Había dos vidas en juego y solo pudieron sacar adelante una de ellas. Este fin de semana la plantilla del Hospital San Cecilio de Granada vivió el episodio más duro desde que en marzo comenzaron a luchar contra la pandemia del coronavirus: una mujer embarazada, de 29 años, que estaba enferma de Covid, murió en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) después de que trajeran al mundo a su bebé.

Noticias relacionadas

“La paciente entró en parada cardiorrespiratoria y los compañeros trataron por todos los medios de sacarla de la parada, pero no pudieron salvarla y tuvieron que someterla a una cesárea de urgencia para evitar el fallecimiento de la neonata”, según confirman fuentes sanitarias a EL ESPAÑOL.

“La paciente llevaba un tiempo ingresada en la UCI por el coronavirus y presentaba patologías previas”. Esta mujer residía junto a su pareja en Granada, tenía una hija, de 3 años, y esperaba otra cuando se contagió. “Al parecer se encontraba en la semana treinta de gestación”, según coinciden en detallar las citadas fuentes sanitarias.

“En la noche del sábado al domingo empeoró el pronóstico de la mujer”. Tan delicada se tornó la situación que la embarazada entró en parada y el personal de la Unidad de Cuidados Intensivos optó por someterla a una cesárea para salvar a la bebé.

“La recién nacida presentaba una hipoxia (un estado de deficiencia de oxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo), tuvo que ser intubada y después la ingresaron de urgencia en la UCI Pediátrica de Neonatos”. Este diario ha podido confirmar a través de estas fuentes sanitarias que la bebé continúa hospitalizada: “Como el embarazo estaba muy avanzado pudieron sacarle la bebé y está bien: nació con siete meses mediante una cesárea”. Un portavoz autorizado del Hospital San Cecilio ha confirmado el deceso de la madre de la neonata y que la paciente estaba ingresada por coronavirus.

Un sanitario detalla que “la embarazada, al parecer, tenía una cardiopatía de la que le habían operado con anterioridad y a esa patología de base se ha sumado la Covid”. A pesar de haber salvado la vida de la pequeña, la pérdida de su madre ha sido un mazazo para todo el personal del Hospital San Cecilio.

Entrada a Urgencias del Hospital San Cecilio de Granada donde este fin de semana murió en la UCI una mujer embarazada que se contagió de Covid. Cedida

“Deja una niña, con 3 años, y la que nació prematura, a los siete meses de gestación, por cesárea, este sábado: esto es una pena muy grande”, lamenta con amargura el personal del mencionado centro hospitalario consultado por EL ESPAÑOL. “La plantilla está agotada física y psicológicamente por la pandemia, pero el no haber podido sacar adelante a una cría de solo 29 años es un palo terrible para todos”.

El mencionado portavoz del Hospital San Cecilio de Granada confirma a este diario que “durante la segunda ola se ha producido un incremento notorio de los contagios de coronavirus entre las embarazadas, respecto a la primera ola”. Precisamente, el Servicio de Ginecología y Obstetricia de este centro hospitalario cuenta con teléfonos específicos de información para gestantes sobre la Covid, que funciona de lunes a viernes, de 8 a 15 horas, con el objetivo de hacer un seguimiento individualizado de cualquier caso.

Imagen del servicio de información para embarazadas del Hospital San Cecilio de Granada.

Primera gestante fallecida

En la ciudad nazarí, según alertan varios sanitarios, “en la segunda ola está habiendo muchos casos de embarazadas con coronavirus: en primavera era extraño ver pacientes así, pero en otoño se ha disparado porcentualmente la incidencia”.

El caso de esta paciente, gestante, de 29 años, con patologías previas, según el personal sanitario, “se ha convertido por desgracia en la primera mujer en estado de gestación que fallece en Granada tras contraer la Covid”.

Llamamiento a la calma

El presidente del Colegio de Médicos de Granada, Jorge Fernández Parra, ha confirmado que es el primer deceso de una embarazada con Covid en la provincia: “Es la primera muerte en Granada de una gestante, pero no en España porque ya se han producido otros casos durante la pandemia en mujeres de Madrid y Galicia”. Fernández Parra es ginecólogo en el Hospital Materno Infantil de la ciudad nazarí y ha hecho un llamamiento a la calma ante la alarma social que ha causado el fallecimiento de esta mujer: “El embarazo no es un factor de riesgo, hay que tener tranquilidad y no crear alarmismo”.

Desde el organismo colegial tan solo han subrayado que las gestantes “tienen que cuidarse” y eso pasa por cumplir con el seguimiento del embarazo que realizan los especialistas y tomar las precauciones propias de esta pandemia: usar mascarilla, gel hidroalcohólico, reducir al máximo los contactos sociales y mantener la distancia de seguridad de metro y medio.

El presidente del Colegio de Médicos de Granadal, Jorge Fernández Parra. Cedida

El presidente del Colegio de Médicos ha recordado que “no está demostrado que el coronavirus pase de la gestante al neonato y la mayoría de embarazadas de Granada que han tenido COVID lo han pasado con un cuadro asintomático o con síntomas leves, hay muy pocos casos que se complican”.