El cuerpo de José Alonso Marín el Rosaoha aparecido sin vida un año después de su desaparición. La Policía Nacional ha esclarecido el crimen cometido en Murcia y detenido a los tres presuntos responsables. La víctima, de 35 años, despareció en la localidad de Moratalla el 19 de junio de 2019. Los investigadores siguieron el rastro de los detenidos en diferentes operaciones en el marco de la lucha contra el tráfico de drogas y averiguaron que podrían estar involucrados también en la desaparición y muerte de el Rosao.

Esta información motivó que el pasado jueves se estableciera un macrooperativo policial en torno a un domicilio en donde el cuerpo armado creía que se podría encontrar alguna pista sobre el paradero del desaparecido. Los agentes localizaron emparedado el vehículo que les vinculaba con la desaparición. Los investigadores siguieron una pista.

Se trataba del vehículo que implicaba directamente a los detenidos con la desaparición de el Rosao. El dueño de la vivienda registrada, al parecer, había colaborado con los presuntos autores del homicidio desguazando el vehículo y ocultándolo entre las paredes de su propio domicilio. Los agentes descubrieron una especie de cueva tapiada con un muro de obra a la que tuvo que acceder el Grupo Operativo de Intervención Técnicas (GOIT) con una grúa.

Posteriormente, uno de los detenidos condujo a los agentes hasta el paradero donde habían enterrado el cuepor de la víctima. El cuerpo estaba enterrado en una zona boscosa y de difícil acceso. Los investigadores de la Brigada de Policía Judicial de Murcia han trabajado conjuntamente con especialistas de la Sección de Análisis de la Conducta (SAC) de la Comisaría General de Policía Judicial.

Gracias a las pesquisas conjuntas lograron que los arrestados desvelaran finalmente la ubicación exacta del cadáver. Lo habían enterrado envuelto en un plástico en una zona boscosa y de difícil acceso en una de las sierras de Yecla (Murcia). La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.