"Ahora me toca luchar por mí". Jesús Candel, más conocido bajo el pseudónimo de Spiriman, ha difundido un vídeo en sus redes sociales con esta frase final. Candel comunicaba así su decisión de desconectar de todo durante un tiempo para enfocarse en una batalla personal contra el cáncer, tal y como ha confirmado este martes el sanitario a través de una emotiva carta. Esta lucha le mantendrá alejado de la vida pública, en lo que parece será un largo plazo y que desde su entorno cercano han confirmado a EL ESPAÑOL argumentando que el granadino estaría pasando por "un proceso muy serio".

Noticias relacionadas

Algunas personas han aprovechado esta situación de incertidumbre para difundir el bulo de que Spiriman había fallecido el pasado fin de semana, provocando gran revuelo en las redes. Sin embargo, a lo largo de la mañana del lunes estas informaciones fueron desmentidas y corregidas con severidad. Candel está vivo, pero se encuentra en una situación de salud muy delicada, debido a la gravedad del cáncer que padece.

Jesús Candel es un médico de Urgencias de la provincia de Granada, al que el apodo -que en un principio sólo lo utilizaba en un entorno cercano- le viene por parte de su abuelo, creador del juego de pelota Spiribol. Si bien este deporte no llegó a popularizarse por toda la península, la cara y el nombre de Spiriman sí que lo hicieron, gracias a sus innumerables y llamativas protestas contra el Servicio Andaluz de Salud y las gestiones del gobierno -tanto a nivel autonómico como nacional-.

Candel ha sufrido múltiples críticas por distintos sectores de la sociedad. Políticos, médicos e incluso figuras públicas -como Jorge Javier Vázquez- se han enfrentado a lo largo de los años a este polémico doctor. Sin embargo, nadie puede negar que Spiriman tiene una horda de seguidores en redes sociales que, desde que se dio a conocer, viven pendientes de todas sus movilizaciones y vídeos contra cualquier persona o entidad. Son ellos los que han dado la voz de alarma respecto a su estado de salud y quienes le envían constantemente todo su apoyo en esta lucha que ahora le toca batallar.

Desde su familia tratan toda la información con suma discreción. Si bien han surgido varias especulaciones al respecto, nadie en su entorno cercano había confirmado todavía la enfermedad a la que estaría plantando cara Candel. Hasta este martes, cuando el propio médico la anunciado a través de una misiva. "Jesús está luchando y poniendo todos los medios para recuperarse", es lo ha comunicado a este periódico su compañero, el también médico Antonio Higueras Aranda. Quien precisamente se encargó de desmentir el bulo acerca de la muerte de Spiriman, a través de su cuenta de Twitter.

Pero, además de Higueras, nadie se ha pronunciado al respecto. La cuenta del troll que difundió el bulo ha sido eliminada, al igual que el tweet, y ninguna otra persona ha querido publicar nada al respecto. Ni siquiera lo había hecho Candel.

Además, son varios los conocidos que han confirmado a este medio su delicado estado de salud y desde su familia argumentan que tienen puestas todas sus esperanzas en que "pueda superarlo". Creen que Jesús "es fuerte" y que podrá salir de esta.

Como es lógico, los seguidores de su movimiento se encuentran muy preocupados. La última noticia -antes de esta publicación de despedida- que tuvieron por su parte fue el pasado 4 de agosto. Cuando hizo uso de sus redes sociales para hacer eco de un caso que tachó de "engaño" por parte del gobierno. En esta ocasión, un farmacéutico se habría puesto en contacto con él para mostrarle las mascarillas recibidas por una residencia de ancianos en Jaén y que, según su criterio, no cumplirían con las medidas necesarias de protección. Spiriman, como es habitual, escribió enfurecido contra los políticos -como generalización- y además contra el gobierno andaluz, contra quien mantiene una lucha desde hace años.

Es por ello que, ni en su anuncio de pausa temporal, Jesús se olvida de esta otra batalla a la que hace frente desde sus comienzos, y escribe: "Seguiremos actuando en defensa de la legalidad y en ayuda de aquellos que necesitan de nuestros medios y nuestro cariño". Lanzando un mensaje de esperanza para todos los que le quieren de que volverá y lo hará peleando. 

Jesús Candel, 'Spiriman', médico de Granada que lidera las protestas contra la gestión sanitaria andaluza Fernando Ruso

Polémicas

Esta batalla contra la Junta, fue el principal motivo por el que Spiriman comenzó a hacerse famoso. En 2016 el médico de Urgencias se movilizó contra la fusión hospitalaria de Granada -que desembocaría en la creación de un nuevo Parque Tecnológico de la Salud- sacando a la calle a más de 40.000 granadinos. Poco a poco, comenzó a hacerse un nombre en la ciudad y a nivel nacional y llegó a reunir a más de 150.000 personas en manifestaciones a las que hacía llamamiento a través de sus redes sociales.

Sin embargo, este movimiento se acabó encauzando hacia otra dirección y llegó a reflejar una lucha personal contra la expresidenta de Andalucía Susana Díaz. En una ocasión, una de sus seguidoras llegó a levantarse en un mitin del PSOE en Chiclana de la Frontera (Cádiz) para "reventarle el acto" a la política, como llegó a decir la protagonista en una entrevista con este medio.

Y es que, todo el que le conozca sabe que Jesús Candel ha sido durante años el detractor número uno de Díaz. Con la que ha tenido una lucha encarnizada que le llevó a recibir pintadas de amenazas en la puerta de su casa, con fotografías de sus cuatro hijos incluídas -por supuesto, no realizadas por la expresidenta, pero a la que el médico tachó de "instigadora" y otras tantas cosas más-.

Esas luchas, a las que hace referencia en todo momento, son las que le han llevado además a tener varios problemas judiciales. El último precisamente relacionado con injurias con publicidad contra la propia Susana Díaz y el que fuera viceconsejero de Salud Martín Blanco. La sentencia fue publicada en julio del pasado año y Spiriman tuvo que indemnizarlos con 2.500 euros a cada uno.

El domingo 16 de octubre (2016) Spiriman logró que más de 120.000 granadinos colapsaran las principales vías del centro de la ciudad nazarí. EFE

Pero además, tras el juicio, la Fiscalía solicitó una nueva condena por un delito continuado de injurias y otro de calumnias. Por los que le solicitaron el pago de 9.720 euros de multa -que finalmente quedó en 6.48 euros- y una indemnización de otros 5.000 euros. ¿La prueba? Las descalificaciones que fueron analizadas hasta en 17 vídeos que Candel había difundido por sus redes sociales contra los dos políticos y la falta de justificación del uso que le dio a su "libertad de expresión", como él mismo defendía.

También en este tiempo ha insultado a Pedro Sánchez en repetidas ocasiones, ha increpado a los jóvenes que se desplazaban a los hospitales durante la cuarentena a realizarse pruebas y llegó a llamar "virus de pacotilla" al propio Covid-19. Todo a través de sus famosos vídeos.

Está claro que Spiriman no tiene pelos en la lengua y que nunca será la figura favorita de la mayoría de los políticos, pues no tiene problema en enfrentarse con quien sea. Pero ya acumula en Facebook más de un millón de seguidores, que en Instagram son otros 500 mil, y que le desean una muy pronta recuperación y se mantienen pendientes de todas las noticias que salgan sobre su estado de salud.

[Más información: El esperanzador mensaje de Spiriman: "Tengo un cáncer muy agresivo", pero "los milagros existen"