Murcia

Ironías de la vida, el activista que logró derogar la reforma sanitaria que la Junta de Andalucía inició en Granada fue un médico que nació en el seno de una familia acaudalada -su padre fue directivo de banca y gerente de Mercagranada- y que en su juventud estudió en un colegio privado del Opus Dei. Los mensajes del facultativo Jesús Candel en redes sociales movilizaron a 80.000 personas para tomar las calles, el 16 de octubre de 2016, contra el proyecto del Gobierno andaluz de fusionar en el Parque Tecnológico de la Salud los hospitales Virgen de las Nieves y San Ceciclio. Ese día supuso el despegue de la viralización sempiterna de su álter ego en Facebook, Twitter, Instagram y Youtube: Spiriman.

Noticias relacionadas

A Jesús Candel lo llamaban Spiriman los niños con los que jugaba en un colegio de monjas que se inventaron ese alias como guiño al deporte que inventó el abuelo del médico: el spiribol. Ese juego de palabras se acabó convirtiendo en su alias en la redes sociales: primero para organizar acciones a beneficio de menores desfavorecidos y después para liderar la lucha social por la sanidad pública en Andalucía. Tan enorme fue el respaldo que se granjeó este facultativo en la sociedad andaluza que en febrero de 2017 constituyó la Asociación Justicia por la Sanidad que tiene más de 15.000 socios.

“Canalizó el descontento de los profesionales del Servicio Andaluz de Salud, de los sindicatos, de colectivos sociales y de los partidos políticos de la oposición contra la fusión hospitalaria”, coinciden en resaltar profesionales sanitarios y sindicalistas granadinos. El discurso de Spiriman en las redes sociales fue el catalizador de las movilizaciones que obligaron a la entonces presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, a derogar la reforma sanitaria iniciada en Granada. “Marcó un antes y un después en la lucha social: generó un movimiento ciudadano que se extendió a otras provincias”.

Los partidos tentaron con dar el salto a la política al médico-activista que lideraba las protestas vistiendo bata blanca, gorra y gafas oscuras y que desde 2012 gestionaba la Fundación Spiribol para ayudar a niños con dificultades sociales. Incluso el presidente del Colegio de Médicos de Granada, Jorge Fernández, pidió que le nombrasen hijo predilecto de la ciudad.

Pasado un tiempo, ese reconocimiento hacia su persona ha dejado paso a expedientes sancionadores, litigios y condenas contra Spiriman por la deriva radical de sus mensajes. “No sabemos en qué momento el personaje se comió a la persona”, lamentan sindicalistas y sanitarios de manera anónima para no sufrir represalias judiciales por parte del facultativo ni acabar en la diana de sus vídeos virales.

El doctor Jesús Candel (Granada, 1976) no comparte esa opinión, tal y como subraya en conversación telefónica con EL ESPAÑOL defendiendo el tono de sus mensajes: “Nunca me plantearé cambiar mi discurso porque soy así en mi vida normal. No tengo necesidad porque vivo de mi trabajo. ¿Necesidad de ser políticamente correcto? No voy a dedicarme a la política y he dicho mil veces que os comáis este sistema partidocrático: donde se vota a partidos que solo piensan en ellos. ¡Anda y os coméis esa mierda: ya lo iréis pagando! Yo lucho por los derechos. A mí no me preocupan las denuncias (...)”.

Inhabilitado tres veces

El facultativo defiende que el insulto es la única arma que tiene para atacar a los criminales y los corruptos, pero el contenido deslenguado de los vídeos de su álter ego Spiriman le ha costado perder el respaldo unánime del que antaño gozaba en el Colegio de Médicos de Granada. “En una asamblea muchos colegiados pidieron medidas: están hartos”, explican miembros del órgano colegial. De hecho, el doctor Candel ha sido denunciado más de media docena de veces por compañeros de profesión.

De momento, entre 2018 y 2019, el Colegio de Médicos le ha notificado a Spiriman tres expedientes sancionándole con la inhabilitación para el ejercicio de la medicina durante 10 días, 30 días y 100 días respectivamente. Tales sanciones, según los citados miembros del órgano colegial, no se han ejecutado porque los expedientes han sido recurridos por la vía judicial paralizando las sanciones.

El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos respaldó dos de esos tres expedientes sancionadores y la respuesta del médico/activista fue denunciar a los presidentes de los colegios de las ocho provincias. Además, Jesús Candel también ha acudido a los juzgados para querellarse dos veces contra el presidente del Colegio de Médicos de Granada, Jorge Fernández. Le ha denunciado por prevaricación administrativa y por revelanción de secretos. Ambas denuncias han sido archivadas.

Condenado varias veces

En el vocabulario de Spiriman no existen las medias tintas, incluso no faltan los insultos a políticos, miembros de la carrera judicial, profesionales sanitarios y colectivos. Todo ello le ha supuesto a Jesús Candel cinco condenas. El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Granada estableció que indemnizase con 5.000 euros a Antonio Osuna, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Virgen de las Nieves, por atentar contra su honor. Spiriman lanzó el hashtag #osunadimisión y le amenazó con difundir imágenes personales suyas: “Pa que vean quién es quien hace tos los conciertos".

El médico también ha sido condenado por un juzgado granadino por intromisión ilegítima en el derecho al honor, por llamar "lameculos de su jefe" a la nefróloga Magdalena Palomares. El fallo sancionaba a Spiriman con el pago de 30.000 euros: lo ha recurrido. El guión de sus mensajes a veces trasciende del activismo a la esfera personal de los profesionales sanitarios. Es el caso de María Jesús González, jefa del Servicio de Hostelería del Hospital Virgen de las Nieves Granada, a la que acusó de haber sido colocada a dedo por ser la “amiguita” del viceconsejero de Salud, Martín Blanco. El juzgado falló al condenar a Candel a pagar 5.000 euros a la jefa del servicio de Hostelería.

El contenido grosero que en ocasiones tienen los vídeos de Spiriman le ha puesto hasta en la diana de la Fiscalía Superior de Andalucía que le denunció de oficio por insultar al Fiscal Jefe Provincial de Granada, Pedro Jiménez. En concreto, dijo que tenía una "boca de chupar culos" durante una grabación en la que denunció supuestas prácticas ilícitas en las farmacias. El Juzgado de lo Penal número 6 le condenó a pagar 4.050 euros por un delito de injurias con publicidad contra el máximo responsable del Ministerio Público en Granada. Este fallo es el tercero que Jesús Candel ha recurrido.

Legiones de seguidores

Cada una de sus apariciones en Youtube siempre las cierra con un sonoro ‘¡Yeahhh!’ generando legiones de seguidores, pero también un buen puñado de enemigos. Valga como ejemplo de esto último que ante la Fiscalía se interpuso una querella contra Spiriman, respaldada por 2.500 firmas, por supuesta incitación al odio y a la violencia contra colectivos profesionales y gestores políticos. Juan Pérez, empresario del sector audiovisual granadino, y el cantaor Juan Pinilla, ganador del Festival del Cante de las Minas, impulsaron esta demanda que motivó que el Juzgado de lo Penal número 6 de Granada abriera diligencias por injurias y calumnias a funcionarios y autoridades públicas.

El magistrado condenó a Jesús Candel por dos delitos continuados de injurias con publicidad, así como a indemnizar al exviceconsejero de Salud, Martín Blanco (2.500 euros), y a la expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (6.480 euros), a la que llamó “hija de puta”. Fuentes de la Fiscalía Superior de Andalucía resaltan que en su informe final el Fiscal Delegado de Delitos Informáticos en Granada calificó al facultativo como “un odiador” y alertó de que había pasado de ser un influencer de las redes sociales a un “troll”. Spiriman también ha recurrido esta sentencia condenatoria.

- Doctor Candel, ¿se han ejecutado estas cinco condenas?

- Solo tengo dos multas por lo civil de 5.000 euros cada una. A mí me da igual pagar 5.000 euros por dos multas, los otros asuntos están en el Tribunal Supremo y los ganaré.

Proceso abierto 

En el horizonte de Spiriman se atisban más visitas a los tribunales porque siguen en trámite las diligencias abiertas por el Juzgado de Instrucción número 6 de Córdoba por presuntas injurias y calumnias al juez decano de la ciudad cordobesa, Miguel Ángel Pareja. El mencionado proceso se inició a raíz de un fallo del magistrado que absolvió al jefe de la Policía Local de Puente Genil de mantener relaciones sexuales con una menor de edad (17 años). Tal sentencia provocó que el médico Jesús Candel tildase presuntamente al juez decano de Córdoba de “mísero y cobarde”.

La Consejería de Salud subraya que “no hace valoraciones” de ninguna de las sentencias ni procesos judiciales abiertos contra Spiriman. El panorama legal del doctor Jesús Candel no ha afectado a su situación laboral con el Servicio Andaluz de Salud donde trabaja como personal interino: es médico de urgencias del Hospital San Cecilio tras realizar su residencia como MIR en el Hospital de Motril.

En el centro hospitalario San Cecilio de Granada donde trabaja Jesús Candel ejerce como intensivista su esposa, a la sazón hija de uno de los mayores empresarios de la construcción de Granada. “Es una grandísima profesional, muy querida por sus compañeros y una mujer muy educada que se mantiene al margen de la acciones de su marido”, apuntan diversos médicos que la conocen.

Doble vara de medir

En la plantilla del Hospital San Cecilio por norma general prefieren no opinar sobre la actividad en redes sociales de Spiriman. “Le guardan el aire porque ha hecho vídeos contra el gerente, el jefe de servicio de Medicina Nuclear...”, enumera una empleada del citado centro hospitalario. Un miembro de UGT sostiene que Jesús Candel tiene una doble vara de medir: él puede decir todo lo que piensa, pero no admite las críticas. De hecho, el facultativo denunció a una usuaria de Facebook que calificó de "incompetente” la atención que prestó en urgencias a su difunto padre.

Spiriman posa con una mascarilla junto a otros compañeros.

El doctor Candel le exigió el pago de 16.550 euros y el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Granada condenó a la mujer a pagar una multa de 500 euros por una intromisión ilegítima en el derecho al honor de este médico de urgencias del San Cecilio. La faceta activista de este facultativo le ha llevado a denunciar ante los tribunales, unas veces personalmente y otras a través de la Asociación Justicia por la Sanidad, al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, al Servicio Andaluz de Salud, a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero...

- Doctor Candel, ¿tiene previsto ejercer acciones legales desde la Asociación Justicia por la Sanidad por la gestión de la pandemia del coronavirus?

- Por supuesto que lo voy a hacer. La gente que trabaja en la asociación ha recibido muchos mails de médicos de España y algún juez indignado se ha puesto en contacto conmigo. Claro que vamos a adoptar medidas, pero no solo contra el Gobierno de España, sino también contra la oposición. El verdadero daño que se ha causado no es la gente que morirá por el coronavirus, sino la gente que morirá por otras enfermedades que están pasando en sus casas por miedo a venir a urgencias.

- ¿Qué es lo que usted considera que el Gobierno de España ha hecho mal?

- No se ha hecho bien la contención de los contagios. En los aeropuertos se tenía que haber cogido a la gente que venía de las zonas (países) con casos positivos para aislarlos y ponerlos en cuarentena y se hubieran evitado los contagios. Y en los aeropuertos no se ha hecho controles a nadie.

Escrito a la comisión 

Entre los 268.000 suscriptores del canal de Youtube de Spiriman se encuentran las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tal y como aseguran fuentes de la Fiscalía: “Tienen monitorizados sus vídeos para controlar su contenido”. Esto es solo una consecuencia de los mensajes que ha lanzado a enfermeras y médicas de las áreas de Urgencias y nefrología que llevaron a más de 60 profesionales de todos los hospitales de Granada a elevar un escrito a la comisión de igualdad solicitando la reprobación del facultativo por supuestos ataques machistas.

“Es públicamente conocido que el doctor Jesús Candel, en sus vídeos de Youtube, insulta sin ningún tipo de corta pisa, pero de una forma progresiva ha ido intensificando sus ataques a compañeras de todas las categorías y especialidades, siendo muchos de estos ataques solo por el hecho de ser mujeres, más aún si cabe si ejercen algún tipo de responsabilidad en los centros hospitalarios”, expone literalmente uno de los párrafos del mencionado escrito.

- Doctor Candel, ¿qué ocurrió con este asunto?

-¿Que yo le diga cabrona a una gerente es machismo? ¿Y si se lo digo a un tío? No. Es una campaña de desprestigio que tengo en los juzgados. Ya tengo las firmas: hay 42 mujeres y 20 hombres. Firmaron un escrito solo para que se creará una comisión de acoso en el hospital y poder lanzar a la prensa una noticia falsa para poder hacerme daño. ¿Tú sabes cómo están esas 42 tías? Tres de esas tías me han llamado llorando para que no las denuncie. Eso está parado y no lo voy contando.

Su discurso 

El discurso sin pelos en la lengua que promueve este médico está marcado por la bipolaridad. De otra forma no se entiende cómo en ocasiones ha menospreciado la labor de los sindicalistas a pesar que desde Comisiones Obreras recuerdan que Jesús Candel estuvo afiliado a este sindicato. La crisis del coronavirus le está generando millones de visualizaciones en su canal de Youtube y entrevistas en televisiones nacionales e internacionales, pero también le ha causado muchos encontronazos con la Consejería de Salud que este martes desmintió a Spiriman después de lanzar un vídeo acusando presuntamente al Gobierno de España de "requisar" respiradores de las ambulancias de Granada.

- Doctor Candel, en sus vídeos a veces sus mensajes pasan de un extremo a otro. El ejemplo más reciente es el coronavirus, del que llegó a decir que “van a pasar un resfriado” y después pidió el cierre de Madrid cuando había miles de contagios en todo el país. ¿Qué opina de esto?

- Eso es mentira. Lo que estáis haciendo los medios de comunicación en España me parece mísero. Los que entendéis eso es porque solo habéis visto un trozo de vídeo. El coronavirus es un tema que los médicos nos lo tomábamos como nos decían que nos lo teníamos que tomar nuestros máximos exponentes: los epidemiólogos, los preventivistas y los de infecciosos. No olvidéis que esto es un virus de mierda que hemos hecho en España que sea una auténtica locura.

Activista y empresario

En algunas grabaciones aparece vestido de facultativo, lo que contribuye a transmitir entre sus followers la imagen de un médico que está al pie del cañón las 24 horas del día. Sin embargo, fuentes sanitarias aclaran que tiene un reducción de jornada para cuidar a sus cuatro hijos. “Trabaja media jornada, un máximo de 17,5 horas semanales, al margen de las guardias que le toque cubrir al mes”, apuntan las mismas fuentes. “Algunos vídeos los hace en el hospital, lo que es objetivable”. Otros los graba en su chalé en una exclusiva urbanización, situada en el término municipal de Albolote.

Posiblemente, lo que tampoco saben muchos seguidores de Spiriman es que antes de su irrupción en el activismo sanitario, el doctor Jesús Candel inició proyectos empresariales. Basta con teclear su nombre en buscadores de empresas para que aparezca como consejero delegado, administrador único o solidario de cinco sociedades que -según esos portales- se centran en actividades sanitarias, hospitalarias y deportivas. Una de ellas es Bioceramic con la que en 2012, junto a otros socios, se dedicó a comercializar camisetas, mallas o calcetines para mejorar el rendimiento deportivo.

- Muchos de sus vídeos suman millones de visualizaciones en Youtube. ¿Es cierto que usted explota su imagen a través de una empresa que gestiona su hermano?

- Eso es mentira. El dinero que me entra por Youtube lo dono para la gente que lo necesita, para la Fundación Spiribol, para la Asociación Justicia por la Sanidad (...). Es difícil que creáis esto, pero me da igual. Mi hermano trabaja en Madrid es economista y abogado (...). A mucha gente le cuesta entender que alguien es feliz siendo médico y que aunque le sigan miles y miles de personas y tenga esa capacidad de enfrentarse a los políticos y de no tener miedo: les cuenta creer que no haya algo detrás que lo mueve. Vivo de cojones y no necesito para nada el dinero.

Información sobre el coronavirus: