En el madrileño barrio de Opañel hay centenares de tarjetitas de prostitutas por el suelo y decenas de inmigrantes que esperan, mochila a la espalda, a que llegue una furgoneta con trabajo; como las mañanas en el muelle del boxeador James J. Braddock. Hay casas de apuestas, niños que salen del cole, niños que no han llegado a entrar y parroquianos perennes en los bares. Es, con todo, un barrio de profunda clase obrera. Y era el barrio en el que vivía Ángel L. B. J., hasta que el pasado 1 de noviembre falleció a los 51 años en un viaje de trabajo y su empresa lo ocultó.

Noticias relacionadas

Cabría esperar que, por la actitud, la empresa fuera una de esas que explotan y demás. Pero no. Ángel trabajaba en el partido Unidas Podemos. Él era un empleado del departamento de Producción de la formación morada y falleció en Palma, a raíz de un ataque al corazón. Se había trasladado ahí para montar el arranque de la campaña electoral de Podemos en las últimas elecciones generales del 10-N, con un mitin al que acudieron como estrellas Pablo Iglesias e Irene Montero -aunque ella no intervino-, entonces llamados a convertirse vicepresidente y ministra. Ángel estaba muy vinculado al partido y había sido candidato en las primarias de la Comunidad de Madrid en 2015.

EL ESPAÑOL ha investigado para poner rostro a Ángel, averiguar qué pasó con él y por qué la formación morada actuó de esa forma. Según ha podido saber este diario, Podemos tardó hasta cinco días en comunicar a su plantilla el fallecimiento de Ángel y no aclaró las causas del suceso. De haber fallecido a causa del trabajo, por las largas horas que echaba o por el esfuerzo de su labor, su familia tendría derecho a una indemnización económica. Pero la formación ha hecho caso omiso de algunos de sus órganos internos que, en los días posteriores, pidieron una investigación para averiguar las causas. Según han trasladado a EL ESPAÑOL fuentes de Podemos, hay una persona, que ocupa un cargo de relevancia, que ha puesto una denuncia a la Inspección de Trabajo para intentar esclarecer lo sucedido.

En los primeros días tras el fallecimiento, el comité de empresa se enteró de manera extraoficial del fallecimiento de Ángel y pidió a la gerente estatal, Rocío Val, y a la Dirección de Recursos Humanos explicaciones al respecto. Nada. Más tarde, insistió en lo mismo el departamento de Cumplimiento Normativo y la respuesta fue nula. También se pidió la colaboración del secretario de Organización, Alberto Rodríguez, pero el mutismo era absoluto. El 2 de diciembre, un mes después, la abogada de Cumplimiento Normativo, Mónica Carmona, era cesada de su puesto. Pero, por partes.

¿Quién era Ángel?

Me llamo Ángel L. B. J. y me presento a las primarias de Podemos para la Comunidad de Madrid. Para los que no me conozcáis, puedo decir que he trabajado desde el principio en el Círculo TICs, como coordinador del mismo. (...) Por eso soy un firme convencido de que las nuevas tecnologías pueden ser una herramienta para el empoderamiento y el servicio de la ciudadanía. (...) Servirán para que la ciudadanía, todos y todas, podamos tomar decisiones colaborativas y colectivas. (...) Por eso, os pido vuestra confianza para poder llevar vuestras propuestas, de todos y todas, a la Comunidad de Madrid y conseguir que las instituciones estén al servicio de los ciudadanos; no que los ciudadanos tengan que servir a las instituciones.

Así era el vídeo de su puesta de largo. Corría el año 2015. Aunque no ha pasado tanto, suena como lejano. Sólo un año antes, en 2014, Podemos había roto la baraja de la tradición política formándose y presentándose a las elecciones europeas. El proyecto era ilusionante para muchos; nueva política que le decían. Y en esas filas entró Ángel.

Extremeño de nacimiento y de la corriente de Anticapitalistas de la formación, Ángel era un productor audiovisual que pertenecía al llamado Círculo TICs, una agrupación de Podemos con el denominador común de las tecnologías de la información y comunicación. Con ese vídeo se presentaba a las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid pero su fracaso fue absoluto. Si el vídeo de YouTube, a día de hoy, tiene sólo 300 visitas, su candidatura obtuvo aún menos votos: 197, un 1,19%. Quedó el puesto 123 de 124 al Consejo Ciudadano, encabezado por el actor Alberto San Juan.

Ángel, en su vídeo de presentación para las primarias de Madrid, en 2015. E.E.

A pesar de los resultados, en su recorrido dentro de Podemos y de la vertiente de Anticapitalistas llegó a ser bastante conocido. Frecuentaba la sede y distintas acciones de la formación y, prueba de que al menos sabían dónde ubicarlo, es que a día de hoy todavía hay destacados dirigentes de Anticapitalistas, como Miguel Urbán, que le siguen en Twitter. Pero antes de su fallecimiento dejó Anticapitalistas de una forma muy abrupta y criticando la organización.

Manteniendo a un lado las discrepancias, su muerte conmocionó a parte de la plantilla que le conocía. Los trabajadores de Podemos en la sede principal de la formación están agrupados en un chat colectivo de Telegram que lleva el nombre de Princesas, en relación a la calle de Madrid donde se ubica el cuartel estatal de la formación morada. Tras morir, varios compañeros trasladaron sus condolencias por el chat pero desde la dirección se pidió que borraran estos mensajes. ¿Por qué? Es un misterio rodeado de oscurantismo.

Según han trasladado desde Unidas Podemos a este diario, Pablo Iglesias conocía a Ángel y, cuando se enteró de su fallecimiento, se sintió profundamente afectado. Según la versión de la formación, Iglesias entendió entonces que había que parar el mitin, pero fue la propia familia del fallecido la que pidió que no se detuviera la agenda. Este extremo no ha podido ser confirmado. EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con la familia del fallecido pero han rechazado hacer declaraciones al respecto. 

Estancia en la cárcel

Ángel compaginaba sus modestas aspiraciones políticas y su participación de base con su trabajo en el departamento de Producción de Podemos. Pero no ganaba mucho dinero. Vivía en malas condiciones. Siempre empalmaba una habitación alquilada con otra. Esta última vez estaba viviendo en un tercero sin ascensor. Dicen los que le conocen que nunca tenía dinero. Que fumaba tabaco de pipa para liar, porque era más barato.

Frente al piso en el que residía Ángel cuando comenzó en Podemos se encuentra Santiago -nombre ficticio a petición-. Mayor, vestido con un traje, a pesar de que va a comprar el pan, dice que el nombre y la foto le suenan. “El que va a saber algo seguro es Serafín, él lleva toda la vida en este edificio. A esta hora estará en el mercado. Ven, que te llevo”, comenta, este miércoles, al periodista. Con su tiempo libre por bandera, empieza a serpentear por las calles de Opañel.

En el mercado del barrio está Serafín. En cuanto ve la fotografía pronuncia el nombre completo de Ángel. “Le conocí en la cárcel”, dice, con unas cuerdas vocales de prestado y una cicatriz en la garganta que le delatan un pasado de fumador militante. Serafín cuenta que conoció a Ángel allá por los 90, en la cárcel de Carabanchel, donde el luego candidato de Podemos había pasado alrededor de cinco años. Cuenta que Ángel tiene una hermana en Móstoles, una hija que vivía fuera de Madrid. Que, más tarde, al salir del “talego” se volvieron a encontrar y que Ángel estaba viviendo en una pensión y le ofreció quedarse en su casa un tiempo.

Portal en el madrileño barrio de Opañel donde residía Ángel. DRV

-¿Y por qué estuvo en la cárcel?
-Por hacer cosas que no debía.

Bien. Ahí, en casa de Serafín, Ángel pasó un año, justo en 2015 cuando lanzó su delgada candidatura en Podemos. Nunca tenía dinero y a veces había que prestárselo o adelantárselo para pagar la habitación en la que residía. Más allá de eso, contaba muy poco de su vida. Nunca le conoció un trabajo estable y a veces se pasaba temporadas enteras sin pisar el piso. No tenía ni idea de sus aspiraciones políticas. La última vez que intentó contactar con Ángel fue en diciembre, porque le había llegado una carta a su nombre. Saca el móvil y ahí está el mensaje. Pero nunca respondió.

Aquel fatídico 1 de noviembre arrancaba la campaña electoral en España. Podemos había elegido el Palacio de Congresos de Palma para lanzar el pistoletazo de salida y ahí acudieron Pablo Iglesias, Irene Montero y Antònia Jover, la candidata de Baleares, entre otros. Después de ultimar todos los preparativos para el acto, Ángel contó a sus compañeros que no se encontraba del todo bien y que subía a su habitación de hotel para descansar. Acordaron que, antes de empezar el evento, le avisarían. Lo hicieron pero no hubo respuesta.

Sus compañeros empezaron a mandarle mensajes y a llamarle poco antes de que arrancara el acto de campaña. Ante la ausencia de respuesta, se empezaron a preocupar y decidieron ir a buscarle. Subieron a la habitación, abrieron la puerta, y se lo encontraron desplomado. La versión oficial es que le había dado un ataque al corazón. En el acto de campaña ninguno de los participantes pronunció unas palabras en favor de Ángel. Esa noche Pablo Iglesias e Irene Montero fueron a cenar a una conocida marisquería en Palma. Es como si nada hubiera pasado.

“Creemos necesaria una comunicación”

Buenos días. Hemos recibido extraoficialmente la triste noticia del fallecimiento de nuestro compañero de Producción, Ángel, en Palma de Mallorca, desplazado para preparar el evento.
Entendemos que, durante las primeras horas hasta localizar a la familia, hubiera discreción.
[Ahora] creemos necesaria una comunicación oficial a la plantilla.
Os solicitamos que realicéis dicha comunicación oficial, durante el día de hoy, a todas las compañeras, por el canal que veáis más oportuno.
Resultó duro para el equipo sacar adelante un evento con esta triste noticia, que les llegó a cuentagotas sin que nadie reuniera al equipo para informarles. Resultó duro que no se hiciera ni una mención al compañero durante el evento que había preparado él mismo.

Este correo, que fue adelantado por El Confidencial, está fechado el pasado 2 de noviembre, un día después de la muerte de Ángel. Lo mandó el comité de empresa de Podemos -responsable de proteger los derechos de los trabajadores- a la gerente estatal, Rocío Val; a la Dirección de Recursos Humanos; y a Cumplimiento Normativo, el órgano responsable de revisar que las acciones de la formación son conformes a la legalidad y donde trabajaba Mónica Carmona, una de los abogados purgados por investigar las irregularidades del partido. No hubo respuesta.

Ángel L. B. J. falleció el pasado 1 de noviembre mientras preparaba un mitin de Podemos en Palma. E.E.

Dos días después, el 4 de noviembre, Mónica Carmona contactaba de nuevo con la cúpula y les comunicaba que procedía a realizar una revisión interna para ver si todo se había hecho de la mejor manera. “Debo realizar una investigación interna de las circunstancias en las que se produjo el fatídico desenlace, con carácter preventivo, al objeto de evitar cualquier tipo de responsabilidad penal o administrativa para el partido”, escribía en el correo. Faltaba menos de un mes para que la despidieran.

Ese mismo día también se puso en contacto con Alberto Rodríguez, secretario de Organización de la formación morada. A Rodríguez, Carmona le pedía información sobre sus condiciones laborales: su contrato, la jornada contratada, sus funciones y el detalle del control horario de las jornadas laborales realizadas por el trabajador. Además, recordaba que Podemos, como empresa, estaba obligado a comunicar a la Inspección de Trabajo que había fallecido un empleado mientras se había desplazado por trabajo. Presumiblemente, esta comunicación a la autoridad no se realizó y por eso una persona de dentro de la formación decidió denunciar por su cuenta a la Inspección de Trabajo, según ha podido saber EL ESPAÑOL.

“Inexplicable afán de ocultar”

A pesar de la insistencia de parte del organigrama de Podemos para esclarecer las causas, la única comunicación oficial por parte de Podemos llegó el día 6 de noviembre, cinco días después del fallecimiento de Ángel. Unas escasas cuatro líneas cayeron en el chat de Telegram de Princesas e informaban que Ángel había fallecido y que su velatorio sería al día siguiente en el Tanatorio de Móstoles. Ángel no guardaba buena relación con su familia -esto no lo ponía en el comunicado- y tras tardar en localizarla, su hermana decidió hacerse cargo del velatorio en la localidad en la que reside. La familia de Ángel ha rehusado hacer declaraciones para este reportaje.

“Hubo dos personas que manifestaron sus condolencias a través de este grupo de Telegram”, cuenta a este diario una fuente de Podemos que prefiere permanecer en el anonimato. “Se les dio la orden de borrarlo. No sé por qué. Ahí estamos únicamente los trabajadores”, explica. “Dos días después se dijo lo del entierro y el velatorio y, después, la siguiente comunicación que se hizo fue que había una fiesta en la sala Caracol (Madrid) para celebrar los resultados electorales. Es de muy mal gusto porque es una noticia… yo a él no lo conocía personalmente pero sus compañeros sí que estaban muy afectados”, añade.

Inexplicablemente, la formación morada tapó el fallecimiento a su plantilla. Gtres Gtres.

A partir de ahí el nombre de Ángel volvió a caer unos días en el olvido hasta que se rescató el 26 de noviembre. Esta vez fue el comité de empresa y, ya a estas alturas, denunciaban el oscurantismo por parte de la cúpula de Podemos. “El pasado día 2 de noviembre solicitamos por mail la información básica sobre el fallecimiento (...). La información fue denegada y cuestionada en el momento por la gerente Rocío del Val, que finalmente no contestó a ninguno de los requerimientos”, se leía en el correo.

“Han pasado más de 20 días desde el fallecimiento y la Organización asombrosamente no ha comunicado oficialmente la causa, los motivos, las particularidades, ni la relación laboral que pudiera tener o no la causa de la muerte”, seguía, y pedía datos sobre las condiciones laborales de Ángel y sobre las investigaciones internas que podrían estar llevándose a cabo. “Queremos constar nuestra disconformidad por la actuación de la Organización en este asunto en general. Primero, por el inexplicable afán de ocultar el fallecimiento, especialmente a la plantilla”, añadía. Ahora, le toca tirar a la Inspección de Trabajo.