Alberto Rodríguez, el diputado por Santa Cruz de Tenerife de Podemos que peina rastas y que sustituirá a Pablo Echenique al frente de la secretaría de organización del partido, saltó definitivamente a la fama el pasado 13 de diciembre de 2018, cuando sorprendió a todos los diputados del Congreso con sus piropos.

Noticias relacionadas

Aquel día, tras una sesión bronca, Rodríguez quiso dejar constancia de la buena relación que tenía con Alfonso Candón, diputado del PP que ese día se despedía del hemiciclo para formar parte del Parlamento andaluz. Así, y pese a sus reticencias iniciales, sorprendió a todos los presentes con sus halagos hacia Candón.

"Bueno, llevo un rato pensándomelo y como sé que esto queda grabado y queda para la historia y para los anales de este país, no sé si me voy a arrepentir. Pero creo que lo voy a decir y queda en el diario de sesiones", comenzó Rodríguez entre las risas de los diputados y la mirada cómplice de Candón.

Sin embargo, las palabras que siguieron silenciaron las bancadas: "Nunca pensé que le fuera a decir algo así a alguien en esta Cámara, y menos a un diputado del Partido Popular, pero creo que le vamos a echar de menos. Es usted una buena persona y le pone calidad humana a este sitio", prosiguió. Rodríguez también añadió que este mensaje contenía "una de las cosas más bonitas que se le puede decir a alguien".

"Por encima de todas las ideologías están las personas"

Todos los parlamentarios respondieron a esta despedida con una gran ovación y el diputado popular quiso agradecer públicamente el gesto de su 'contrincante', a quien puso en valor por encima de las ideologías.

Con este gesto, el diputado canario también demostró que no guarda rencor a la bancada popular por el comentario que le dedicó Celia Villalobos cuando le vio por primera vez en la Cámara Baja con sus características rastas. "A mí me da igual que lleven rastas, pero que las lleven limpias para no pegarme piojos", comentó la exdiputada popular. Pero Rodríguez, criado políticamente en Izquierda Unida y defensor de los derechos de los trabajadores, no le dio importancia a estas declaraciones: "Si lo que tienen para criticarnos es nuestra imagen, será porque tal vez nuestras medidas son difícilmente criticables", sentenció.