A David Guerrero Guevara se le perdió la pista el 6 de abril de 1987. Hace casi 33 años que el chico, de 13 años, salió de su casa de Málaga para dirigirse a sus clases de pintura. Nunca llegó. Durante todo este tiempo, el caso ha traído de cabeza a los investigadores; marcado por la falta de pistas y por algunos desconcertantes descubrimientos. Ahora, la Policía ha reabierto el caso. Buscan encontrar, desde una perspectiva diferente y nuevos procedimientos científicos, alguna pista que ayude a resolverlo. 

Noticias relacionadas

El caso se archivó de forma provisional el 16 de junio de 1996, tras una resolución del Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga. La ausencia de nuevas líneas de investigación, así como la prescripción de posibles delitos, convirtió el sobreseimiento en firme. Es decir, la desaparición de el niño pintor se convirtió en un caso cerrado. Pero hace unos meses, los investigadores comenzaron a reconstruir paso a paso aquel día de abril. 

[Información ampliada: La red de pederastas que podría estar detrás de la desaparición del niño pintor: sus testimonios]

¿Quién es Gervasio?

Con certeza se sabe que su madre le despidió desde la ventana de su cocina. David tenía que coger un autobús para desplazarse hasta el centro de Málaga. Ninguno de los conductores de las líneas llegó a verle subir a su vehículo. Tampoco se localizó a los testigos que lo vieron en la galería La Maison ni la peña El Cenachero. Desde ese momento, comenzaron a llegar diversos testimonios. Una persona afirmó haberle visto en el mercado de Huelin, mientras que otro explicó que había localizado a David dentro de un autobús. 

La caricatura que dibujó David.

La búsqueda de David sigue activa en Interpol y se considera una de las desapariciones más desconcertantes. Todo por la ausencia de pistas o de alguna hipótesis que pueda agregar un poco de luz. Desde su desaparición, se han seguido pistas -hasta las más inverosímiles- que les han llevado a España y por medio mundo. Como publica Diario Sur, en abril de 2019, la Comisaría Provincial decidió retomar el caso y propuso que el asunto fuese revisado por un grupo diferente. Y así lo han hecho. 

De forma paralela, Jorge Guerrero, el hermano mayor de David, y el periodista, Daniel Carretero, emprendieron una revisión del caso y localizaron y entrevistaron a personas distintas a las conocidas hasta la fecha. En abril del año pasado, la familia recurrió al mencionado diario para pedir la colaboración ciudadana en la búsqueda de Gervasio. Al parecer, se trataba de un hombre relacionado a la peña El Cenachero, a donde David se tenía que haber dirigido la tarde de su desaparición. Según un informante anónimo, Gervasio podía tener alguna implicación en lo que sucedió aquel día de abril.

El dibujo desconcertante

Otro desconcertante hallazgo se produjo en octubre del año pasado. Una caricatura que David dibujó antes de desaparecer, que regaló a una amiga y que esta tuvo que entregar a la Guardia Civil cuando desapareció, fue encontrada en el buzón de la joven. En su momento, los investigadores contemplaron el dibujo como una pista clave para poder resolver el caso. Aunque esa opción se fue desvaneciendo con el paso del tiempo. 

Ese dibujo era muy parecido a otro que realizó David, también, antes de desaparecer. En su momento, se relacionó la caricatura con un turista helvético. Una camarera de pisos, tres años después de que se le perdiera la pista al niño, encontró una servilleta en la que podía leerse: 'David Guerrero. Huelin'. Como ella misma dijo, la tiró a la papelera, por lo que no se pudo comprobar si esta versión era cierta. 

Al reconstruir el sumario, los investigadores comprobaron que la caricatura original no se encuentra en sus dependencias. Por lo que creen que el dibujo que acabó en el buzón de la amiga de David es el original. Pero ahora se preguntan: ¿cómo llegó hasta allí?