Maria Àngels, la madre que presuntamente ahogó a su hija de diez años en la bañera de la casa familiar, le dio antes 80 pastillas de ansiolíticos Lormetazepam. Tras esto, esperó a que estuviese dormida para sumergirla en el agua. Así consta en el auto de prisión del Juzgado de Instrucción 1 de Gerona, que este jueves ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para la presunta parricida, acusada de un delito de asesinato por ahogar a la niña el pasado lunes 30 de diciembre.

Noticias relacionadas

"La menor, tras beberse la medicación -con la excusa que era para su dolor de garganta-, entró en un profundo estado de somnolencia hasta quedarse dormida en el sofá, extremo que aprovechó la investigada para dirigirse al cuarto de baño y llenar de agua la bañera. Acto seguido, la investigada cogió a la niña en brazos y la trasladó hasta el cuarto de baño y, tras introducir a la misma en la bañera vestida, la sumergió durante 10 minutos", relata el auto de prisión.

En su declaración de este jueves ante el juez, la acusada se ha reafirmado en la confesión que hizo ante los Mossos d'Esquadra y durante la reconstrucción de lo sucedido en su casa en la misma tarde del lunes. El fiscal del caso, Enrique Albata, ha explicado en declaraciones a los medios que la acusada ha demostrado una "frialdad emocional terrible". En su declaración ante el juez, la acusada ha dicho que "lo veía negro, que veía desesperanza y sensación de ruina", ha agregado el fiscal.

Según Albata, la presunta parricida ha explicado que el pasado 24 de diciembre le habían dado el alta de un centro psiquiátrico en el que había estado internada y, tres días después, el 27 del mismo mes, acudió a urgencias con ideas suicidas. De hecho, las pastillas que suministró a su hija son las que ella toma por prescripción médica.

Además, la mujer ha reconocido que era consciente que su familia quería retirarle la custodia de la niña. Por su parte, la hermana de la acusada ha pedido respeto para la familia, mientras que el abogado de la defensa, David Muñoz, ha señalado que su cliente tiene un "cuadro psiquiátrico considerable".