Cuando los diputados entregan su declaración de bienes y rentas, siempre pica la misma curiosidad. Quién es el más rico, quién el más pobre, cuántos pisos tiene éste o aquel son las preguntas que permiten a los ciudadanos conocer mejor a aquellos que les representan. El Congreso de los Diputados ha actualizado la Declaración de Bienes y Rentas de sus señorías recientemente, tras las elecciones del 10 de noviembre, y no hay prácticamente sorpresas: casi todas permanecen similares a las publicadas después del 28 de abril. Pero hay particularidades. Es el caso del secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, a quien extrañamente le han desaparecido 47.052 euros, pareciera que se ha arruinado.

Noticias relacionadas

A pesar de que el partido va cada vez mejor y que Ortega acumula puestos políticos por doquier -como concejal de Madrid le corresponde un salario de 65.972 euros y como diputado una base de 41.746 euros, aunque no son compatibles- parece que, sin embargo, tiene menos dinero. Los ingresos que ha declarado han bajado, por un lado, y parte del dinero del que disponía simplemente ha desaparecido. No está ni siquiera en sus cuentas bancarias, dos, en las que sólo tiene 2.500 euros. También ha desaparecido parte de su porcentaje de propiedad sobre una vivienda y un solar. Llama la atención que su patrimonio y sus bienes hayan variado tanto en tan solo siete meses.

En la declaración que entregó cuando entró por primera vez en el Congreso, tras las elecciones del 28 de abril y cuando Vox aún era quinta fuerza política, se recogía que en el ejercicio económico anterior había recibido 23.087 euros bajo el concepto de rendimientos obtenidos. Esto sería, grosso modo, su salario en la anterior declaración de la renta. Además, contaba con que tenía 2.500 euros en cuentas bancarias y, una jugosa cantidad de 38.011 euros bajo el etéreo concepto de “Mutualidad de la abogacía”.

Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, en 2016. Fernando Ruso

Sin embargo, las cifras que aparecen en la declaración posterior a las elecciones del 10 de noviembre, donde Vox cosechó un éxito inaudito y él revalidó su escaño, son bien distintas. Su ‘salario’ ha caído a sólo 14.046 euros anuales -más de 9.000 euros menos-, sus cuentas bancarias siguen exactamente iguales y su “Mutualidad de la abogacía” ya no existe, no está recogida por ningún lado. Entre la bajada de sueldo y esa mutualidad que ha desaparecido, hay 47.052 euros que no se sabe qué ha pasado con ellos. ¿El motivo? EL ESPAÑOL ha preguntado a Vox pero desde la formación no han querido trasladar ninguna explicación.

¿Le han bajado el sueldo?

A priori, a Ortega Smith no debería irle mal en el plano económico. Sí que es verdad que su labor como profesional de la abogacía no ha destacado mucho. Aparte del éxito del procés, con el que logró sentar en el banquillo a los separatistas catalanes y que acabaran con penas que acumulan 89 años, el resto de sus casos han sido de perfil bajo: temas administrativos, multas, recursos leves e indemnizaciones. Pero desde la fuerte irrupción de Vox en la vida política española, él es uno de los que más poder acumula. Es difícil de entender el estado casi ruinoso de sus cuentas.

Él es abogado todavía en ejercicio, secretario general de Vox, diputado en la Cámara Baja y concejal en el Ayuntamiento de Madrid. Cada elemento de ese tándem que es Ortega Smith conlleva un sueldo. Como concejal, sin responsabilidades de gestión pública, tiene una partida asignada de 65.972 euros anuales. Por otro lado, como diputado, tiene un sueldo base de 41.746 euros, a los que habría que añadir complementos según las funciones que desempeñe dentro del Congreso, algo que todavía no se ha determinado ya que la legislatura acaba de arrancar.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, y el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, en una imagen de archivo. Efe

Estos dos sueldos, de todas formas, son incompatibles, aunque no lo es el cargo. Puede desempeñar ambos puestos pero tiene que elegir una de las partidas. Seguramente esté esperando a ver qué añadidos le caen al sueldo de diputado. Lo que sí puede compaginar es, la que elija, más su sueldo como secretario general de Vox y lo que obtenga del desempeño de su profesión como abogado.

No se conoce exactamente cuánto cobra Ortega Smith por ser uno de los cabecillas de Vox. Sí se sabe, en cambio, lo que cobra Santiago Abascal. En la declaración de bienes y rentas que Abascal ha subido a la web del Congreso pone que cobra 55.148,54 euros bajo el concepto “Empleado por cuenta ajena. Partido político Vox. Asalariado con cargo de presidente”. En el mismo apartado, Ortega Smith pone que bajo el concepto de “Actividades económicas realizadas y rendimientos obtenidos” sólo cobra 14.046 euros. ¿Es este el sueldo que Vox le paga a Ortega? ¿Le ha bajado el partido el sueldo, ya que en la declaración anterior cobraba 23.087 euros?.

38.011 euros y propiedades desaparecidas

EL ESPAÑOL se ha puesto en contacto con el Congreso de los Diputados para preguntar a qué se puede deber la variación de cifras en las declaraciones de Ortega Smith y, desde la institución, han respondido que ellos no revisan los datos que cada diputado ha rellenado. Sin embargo, varios trabajadores de la Cámara Baja han remarcado a este diario que se trata de algo extraño y poco usual.

Esta rareza se debe en parte a que la mayoría de diputados apenas han variado sus declaraciones tras el 28 de abril y tras el 10 de noviembre. Es el caso de Santiago Abascal quien, por ejemplo, declara el mismo sueldo pero ha reducido la deuda de dos préstamos que tiene. Gran parte de los diputados de Vox tampoco han variado sus salarios, como tampoco lo han hecho otros personajes como el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Una de las explicaciones que podrían encajar es que en la declaración después del 28-A Ortega Smith hubiera incluido lo puesto en la Declaración de la Renta de 2017 y que tras el 10-N lo haya hecho con la Declaración de la renta de 2018. Esto, sin embargo, podría tratarse de un error ya que en el formulario que los diputados tienen que rellenar pone que “las rentas que han de declararse son las percibidas en el ejercicio económico anterior a la fecha de la declaración”. En todo caso, significaría igualmente que Ortega Smith cada vez tiene menos dinero.

Ortega Smith, durante un mitin de Vox en Navarra. Pablo Lasaosa

Otro de los grandes misterios es que tras el 28-A Ortega Smith declaró tener bienes y rentas por 38.011 euros bajo el concepto “Mutualidad de la abogacía”. La Mutualidad de la abogacía es una especie de aseguradora para abogados alternativa al régimen de autónomos. Así, esos miles de euros podrían deberse a un plan de ahorros que tenga contratado o a un plan de pensiones, por ejemplo. Por eso, tampoco se explica que ese dinero, que era un bien suyo, haya desaparecido.

A pesar de todo, el poco dinero que Ortega Smith tiene entre cuentas bancarias y salarios, lo compensa con un amplio parque de bienes patrimoniales. Tiene ocho propiedades entre viviendas, solares, fincas y locales comerciales. Pero el cambio de declaración también ha tocado con extrañeza esta parte de su patrimonio.

Tras las elecciones del 28-A, declaró, entre otras, una vivienda en Asturias que había adquirido en 2003 y de la que poseía el 100% de la propiedad. En cambio, tras las del 10-N, siete meses después, de esa vivienda pone que sólo posee el 14,3%. Lo mismo pasó con un solar en el Principado del que tenía el 25% tras haberlo heredado y ahora sólo aparece que tiene el 8%. Estas propiedades ahora crecerán porque su padre ha fallecido este lunes y seguramente herede junto a sus tres hermanos. Lo que no se sabe es dónde está el agujero negro por el que se cuela todo el dinero de Ortega Smith. “Eso tenéis que preguntárselo a él”, responden desde el Congreso. Pero nadie de su entorno quiere dar explicaciones.