A la izquierda el alcalde de Manacor Miquel Oliver. A la derecha, el tenista Rafael Nadal.

A la izquierda el alcalde de Manacor Miquel Oliver. A la derecha, el tenista Rafael Nadal.

Reportajes

El único enemigo de Rafa Nadal se llama Miquel y es el alcalde de su pueblo: historia de una venganza

Miquel Oliver, primer edil de Manacor, se tatuó en el brazo el número de días que pudo gobernar antes de ser cesado por una moción de censura del PP.

Noticias relacionadas

- Alcalde, ¿es cierto que lleva tatuado en el brazo el número 144 porque fueron los días que gobernó en Manacor antes de que le echasen mediante una moción de censura?

Miquel Oliver, alcalde de Manacor, recibe a EL ESPAÑOL en su despacho. Con gesto serio se arremanga el jersey y deja ver su tatuaje en el antebrazo. Es, en efecto, el número 144 con una almohadilla. Pero pregunta: “¿Eso que tiene que ver con Rafa Nadal?”.

En Manacor hay muchos que no piensan igual. Dicen que los ataques a Nadal que ha protagonizado estos días no son más que la extensión del enfado por aquella moción de censura. Su forma de vengarse de todo lo que huela a España, al Partido Popular o a la familia Nadal. Miquel Oliver Gomila, candidato del partido independentista Més-Esquerra, fue nombrado alcalde de Manacor (Mallorca) en junio de 2015. Sólo 144 días más tarde, la oposición presentó una moción de censura y fue fulminado de la alcaldía. Aquello le marcó literalmente. Para no olvidarse, Miquel Oliver se marcó la afrenta en la piel; se tatuó el número 144 en su brazo.

Cuentan algunos de sus conciudadanos que ese es uno de los principales motivos por los que Oliver, que a día de hoy vuelve a ser alcalde, se ha metido en el charco de criticar a Nadal. A Rafa, que sin lugar a dudas es el manacorí más universal de todos los tiempos. El símbolo del pueblo, de Mallorca, de las Islas Baleares y hasta de España. El que ha puesto a Manacor en el mapa. El mejor deportista español de la historia (para muchos) se ha visto envuelto en una polémica provocada por el alcalde, que le acusa de que su academia de tenis no ha pagado impuestos y que ha disfrutado de un urbanismo hecho a medida. Rafa le contestó en una carta y a partir de ahí todo explotó, con los vecinos tomando partido por uno un otro lado.

El Kyrgios de la política

Rafa Nadal es un tipo al que no se le conocen enemigos, más allá de las bravuconadas y provocaciones del díscolo tenista australiano Nick Kyrgios. Rafa es uno de los deportistas más queridos del planeta, incluso por sus rivales. Arrastra fans de todo el mundo allá donde juega. Rafa solamente tiene un enemigo reconocido. El problema es que es el alcalde de su pueblo.

Tatuaje del alcalde.

Tatuaje del alcalde. DLF

“Es rencor; nada de esto hubiera pasado si Rafa Nadal fuese independentista”. Lo aseguran muchos manacorís que sostienen que todo el revuelo suscitado estos días en torno a la Academia de Tenis Rafa Nadal tiene un trasfondo político. Una tesis que ha sido llevada al pleno esta misma semana por el grupo local del Partido Popular. Su portavoz, Maria Antonia Sansó lo sostiene: “Si Rafa llevase una estelada en lugar de la bandera de España, no hubiera pasado nada”.

Miquel Oliver disiente. Una de las puertas del Ayuntamiento de Manacor está empapelada con pósters de los triunfos del tenista. “Le tengo mucho respeto como deportista”, sostiene Oliver, que no comprende la polémica generada en torno a su figura en los últimos días. Sostiene que solamente defiende una legalidad igualitaria para todos los vecinos del pueblo. Pero no todos piensan igual.

El indepe de Manacor

Miquel Oliver i Gomila (Manacor, 12-11-74) hizo de la alcaldía de su pueblo su obsesión. Empezó en las filas socialistas del PSM (Partit Socialista de Mallorca). El socialismo en Manacor era una especie de monstruo bicéfalo que contaba con representación en dos formaciones: PSIB-PSOE y el PSM, la formación en la que empezó Oliver, de corte más separatista. El alcalde acabó en Més-Esquerra, el grupo de ERC en el municipio.

Es Oliver un tipo al que le han acompañado las polémicas en los últimos tiempos, aunque él asegure que no las busca. La de Nadal ha sido la última, pero no la única: tras la última visita del Rey Juan Carlos a Mallorca, subió un tuit provocador: “Realizado el recuento de elefantes en Manacor, parece ser que no se ha echado en falta a ninguno”. Explica ahora que “fue un tuit escrito un viernes por la noche. Si yo hubiera sabido que iba a tener tanta repercusión, al menos le hubiera puesto algún emoticono para que se viese más bonito”. En aquella ocasión, el motivo que llevó al rey emérito a Mallorca fue precisamente para visitar la Rafa Nadal Academy.

Vista aérea de la academia de Rafa Nadal.

Vista aérea de la academia de Rafa Nadal.

Parar el pleno por los presos

Sonada también fue su espantá del Ayuntamiento cuando se hizo pública la sentencia que condenaba a los políticos separatistas catalanes presos. Esa tarde había pleno de la corporación, así como una concentración de apoyo a los presos. En mitad de la sesión ordenó una suspensión, ante la perplejidad de los concejales del PP, que le preguntaron a qué se debía. Él dijo que, como alcalde, podía hacerlo. De hecho lo hizo sin dar más explicaciones y se marchó a la concentración independentista. Esto fue después de otra polémica: la de la toma de posesión de su cargo. Tanto Oliver como los otros 5 ediles de su formación juraron el cargo “por imperativo legal de un estado con presos políticos y exiliados y sin renunciar al derecho de autodeterminación de los pueblos.

Procedente de la empresa privada, donde desempeñaba labores de prevención de riesgos laborales, Miquel Oliver tomó posesión de su cargo de concejal en 2009. Estuvo 6 años en la oposición, hasta que los comicios municipales de 2015 le permitieron hacerse con el bastón de mando. Lo logró mediante una coalición en minoría con PSOE-PSIB y el partido local Volem Manacor. Como alcalde duró 5 meses, porque la oposición aprovechó esta debilidad: El Partido Popular el PI (Proposta per les Illes, los convergentes baleares) y AIPC (Agrupación Independente de Portocristo), que es otra formación local que aboga por la independencia… de Portocristo, un núcleo residencial que pertenece a Manacor, municipio del cual se quieren separar. Entre los tres echaron a Oliver de la alcaldía. 144 días duró. Corría noviembre de 2015.

El PP y el PI se repartieron la alcaldía los dos años siguientes, siendo los populares los primeros en asumirla. Oliver se tatuó el número 144 en su brazo. Sus detractores recuerdan que “el tío de Rafa Nadal, que también se llama Rafael, ha estado siempre en el PP. Primero en el Ayuntamiento de Manacor y luego en el Parlament balear. Todo esto huele a venganza contra todo lo que huela a Nadal y a España”.

#144

Oliver niega a EL ESPAÑOL que el tatuaje entrañe rencor: “El tatuaje me lo hice en clave contraria a lo que me dices. No tiene nada que ver con el resentimiento, sino con la ilusión y los compromisos que adquirimos aquel equipo de gobierno de aquellos 4 meses, Sobre la ilusión que pusimos los partidos que participamos en aquellos 144 días de gobierno y que el pueblo de Manacor nos ha permitido volver a gobernar, porque ahora contamos con una mayoría”.

Revela también Oliver en esta entrevista que “durante esos 144 días que estuve en el gobierno, el padre de Rafa Nadal vino para ver si yo le podía acompañar a ver el Conseller de Turisme, que también es de Més-Esquerra, y le facilitábamos la tramitación de residencia de tenistas a centro hotelero.. Si tú conviertes un centro de tecnificación en un complejo comercial, estás haciendo trampa”. Y añade que “la ley se hizo tan mal a medida de ellos, que ni especificaba qué usos se le tenía que dar”.

Respecto a si su discurso tiene como objetivo al tenista, Oliver asegura que no: “Si me dices si es contra Rafa Nadal, te digo que no. Él no sabe de urbanismo. Él se dedica a pegar raquetazos, a ganar puntos y torneos y a poner el nombre de Manacor lo más alto posible. Yo soy aficionado al tenis y un admirador suyo en su faceta deportiva. Insisto: si me dices si es contra Rafa Nadal, te digo que no. Si me dices que es contra los Nadal… eso ya es otra cosa. Pero porque no han hecho las cosas bien”.

Malestar en su propio equipo

Se refiere Oliver, entre otras cosas, a que “la academia no pagó los recibos de IBI y basuras desde 2016”. Acusa al tenista de moroso. Una afirmación que es falsa, y a la que contestó Rafa Nadal con un drive contundente: el tenista envió una carta a Manacor Comercal en la que detallaba los pagos que ha llevado a cabo su academia por esos conceptos. En efecto, está al día. Nadal explicó que ha pagado los recibos cuando han llegado a la academia.

¿Dónde radica el malentendido? En que los terrenos donde se aloja la Rafa Nadal Academy fueron objeto de una revisión catastral, por lo que el pago de esos impuestos se paralizó y el Ayuntamiento no envió los recibos correspondientes. Oliver reconoce que ha sido así y que el Ayuntamiento no los remitió desde 2016. ¿Es válida la explicación para el alcalde? Para él no: “Sí que es cierto que no se le mandaron recibos, pero aunque no los reciban, ellos saben que los tienen que pagar y es su obligación venir ellos a abonarlos. La academia está acabada desde 2016 y en ningún momento han venido a pagar”.

Amenazas que ha recibido el alcalde de Manacor.

Amenazas que ha recibido el alcalde de Manacor. DLF

Lo que sí que es cierto es que las polémicas declaraciones de Miquel Oliver, acusando a Nadal de haber contado con un urbanismo a la carta, han provocado malestar incluso en el seno del propio equipo de gobierno. Oliver lo reconoce: “Nuria Hinojosa, del PSOE, dijo que no le parecía bien. Y ha criticado, aunque con otro tono, lo mismo que critica el PP. Pero es que no tenemos que olvidar que la enmienda a la ley que se aprobo en 2018 y que cambiaba los usos del terreno para permitir que la familia Nadal hiciese un hotel, estuvo impulsada por el PP y apoyada por el PSOE”. No obstante, Oliver está seguro de que este episodio no va a poner en peligro la solidez del actual equipo de gobierno.

Oliver tiene detractores, pero también muchos partidarios en el pueblo. No en vano los manacorenses le han devuelto la alcaldía. Y lo que también tiene es a gente mandándole amenazas de muerte: “¿De esto qué me dices? Esto viene de Palma”, pregunta Oliver sacando un fajo de papeles del cajón de su escritorio. Son amenazas escritas a mano que ha recibido en los últimos días, en las que se mezclan los insultos, fotos de Pablo Iglesias y advertencias: “Si te pillo te voy a matar. Tendrás que ir con tres tipos como tú porque no vas a poder conmigo, soy 3° DAM (sic) de karate”.

“No seas cabrón”

- Alcalde, ¿se arrepiente de las declaraciones hechas, una vez visto el revuelo que han suscitado?

- Me saben mal dos circunstancias: me duele la interpretación que ha hecho la extrema derecha de este caso y el uso que están haciendo de Rafa Nadal. Eso lo primero. Y me arrepentiría también si alguien considerase que se trata de algo personal contra Rafa, al que yo admiro en su faceta deportiva. Pero nada más. He dicho la verdad y es lo que hay.

- Bueno, pues si no tienes nada en contra de él... he visto que en la puerta del Ayuntamiento hay varios pósters de Rafa Nadal. ¿Te importa que te haga una foto ahí con él?

- No seas cabrón… - concluye riéndose.

Y no se las hace. Con un apretón de manos zanja su breve entrevista con EL ESPAÑOL y pone punto final al encuentro. Asegura que está bastante aislado del ruido mediático. Que no ha leído la mayoría de los artículos críticos y que se mantiene en su postura.

Aunque dudó de la manacorinidad de Nadal, reconoce que Rafa ha puesto a su pueblo en el mapa y que la creación de la academia redunda en beneficio de Manacor. La academia es un centro deportivo de referencia que forma a jóvenes deportistas con la misma metodología que ha seguido Nadal para convertirse en uno de los mejores deportistas españoles. Además, supone un atractivo turístico para el pueblo y ofrece trabajo a cerca de 300 personas. 

Fachada del Ayuntamiento manacorí.

Fachada del Ayuntamiento manacorí. DLF

Pero sigue en sus trece: “la ley debería ser igual para todos y aquí se ha hecho a su medida, eso es un hecho. Esto no tiene nada que ver con la independencia ni tiene trasfondo político. Ni contra Rafa,q ue él lo que hace es encargarse de pegar raquetazos y de poner el nombre de Manacor lo más arriba posible", acaba. Y estamos seguros de que Rafa lo seguirá haciendo, aunque el alcalde de su pueblo le siga poniendo palos en las ruedas.