La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha rechazado que la formación presencial obligatoria de 8 horas que propone la Dirección General de Tráfico (DGT) quede restringida a las autoescuelas presenciales porque perjudica "la regulación económica eficiente" al dejar de lado a la enseñanza online.

En un informe hecho público, Competencia señala que la propuesta de Tráfico de que sean las autoescuelas las únicas que puedan impartir esas clases teóricas "favorece" a esos centros de educación vial "frente a otros modelos de negocio sin que exista justificación para ello".

Recuerda que "en el sistema español de acceso a los permisos de conducción no se exige acreditar una formación específica teórica o práctica para acceder a los exámenes".

La CNMC pone además en duda la obligatoriedad para los alumnos que hayan suspendido el examen práctico de realizar al menos 5 horas de clases al volante antes de volver a presentarse, otra de las medidas que Tráfico quiere implantar en la modificación del reglamento de los conductores.

"Esta exigencia genera una carga sobre los alumnos y no está justificada desde la óptica de los principios de necesidad y proporcionalidad", considera Competencia.

Por ello, la CNMC insta al Ministerio del Interior, de quien depende Tráfico, a que estudie otras alternativas frente a una propuesta que "no justifica que haya una relación de causalidad entre el suspenso en el examen práctico y haber tenido una formación insuficiente".

Al mismo tiempo, el organismo regulador agrega que el debate actual en torno a la tramitación del Proyecto de Real Decreto podría repercutir en el mercado de la formación vial al desalentar la entrada de nuevos agentes.