Luis, un famoso cirujano maxilofacial de Valencia, ha sido detenido por la Policía Nacional como presunto autor de un delito de tráfico de drogas. El hombre, el pasado mes de marzo fue despedido tras grabar varios vídeos de carácter sexual en la clínica. El hombre ingresó en la cárcel de Picassent el pasado domingo. El doctor fue arrestado el viernes en Valencia por agentes de la comisaría de Tránsitos en una operación antidroga que se saldó también con la detención de otro individuo y la incautación de medio kilogramo de cocaína.

Noticias relacionadas

Tras leerles sus derechos, les informaron de los motivos de su detención -un delito contra la salud pública- y fueron trasladados a la Inspección Central de Guardia (ICG) en el complejo de Zapadores para filiarlos, tomar sus huellas y encerrarlos en sendos calabozos. Como apunta Las Provincias, los investigadores realizaron las correspondientes diligencias para remitirlas al día siguiente al Juzgado de Instrucción número 5 de Valencia, que se encontraba de guardia el domingo, y llevar a los detenidos ante la magistrada.

El médico fue detenido al salir de la casa del otro detenido. Tras esto, dos agentes de paisano identificaron al cirujano y confiscaron el medio kilo de cocaína que llevaba en una mochila. La cocaína confiscada por la policía habría alcanzado un valor aproximado de 30.000 euros si la hubiesen adulterado y vendido por gramos, según la Oficina Central de Estupefacientes, un departamento de coordinación policial que realiza informes sobre la calidad y el valor de la droga incautada para remitirlos posteriormente a los juzgados. La juez ha decretado prisión provisional para ambos, que podrán salir de la cárcel si abonan la cantidad de 50.000 y 30.000 euros, respectivamente.

Fue despedido por grabar vídeos porno

Luis, de 46 años, envió a través de Whatsapp varios vídeos de contenido sexual. El destinatario fueron todas las mujeres de su agenda telefónica. El contenido: tres vídeos en los que aparecía practicando sexo explícito con amigas y compañeras de trabajo, y que el cirujano había grabado con su smartphone en los lavabos o incluso en en el antequirófano de algunas clínicas en las que trabajaba.

Luis, oriundo de Castellón de la Plana, llegó a la ciudad del Turía para estudiar medicina, tras lo que se instaló allí definitivamente, empezó a trabajar en un hospital valenciano y abrió la primera de sus clínicas en la calle Colón en el año 2003. Tras ella, llegó la apertura de otras cinco y la creación de su grupo clínico dental repartido en Valencia, Paterna, Aldaia y Castellón. 

El hecho de que todos estos vídeos se propagasen como la pólvora, también hizo que llegasen hasta los profesionales del sector clínico, y especialmente a los cirujanos maxilofaciales de toda España, que durante esta última semana han recibido hasta tres vídeos y varias fotografías del facultativo y sus parejas. Entre ellos, muchos de los cuales habían confiado en su profesionalidad para seguir con sus servicios en varios centros. 

Practicó sexo con una enfermera

Luis trabajaba en un hospital valenciano tras acabar la carrera de medicina. Los vídeos fueron grabados en un antequirófano, es decir, una zona previa a la zona de operación, que debe permanecer totalmente aséptica para evitar infecciones que puedan introducirse en la sala de operaciones y con ello en el paciente. 

Este hecho ha significado más que un problema de imagen, una falta de profesionalidad y una temeridad por parte del cirujano, tras lo que han decidido cortar cualquier relación laboral con él. Y no solo fue ese el único motivo que desencadenó su despido; también lo era una de las escenas sexuales que fue grabada en un aseo del hospital, en la que se puede ver cómo el cirujano y la mujer con la que práctica sexo llevan indumentaria con el logotipo del centro y que suele llevar el personal clínico que trabaja en La Fe.