Los Mossos d’Esquadra investigan una agresión sexual a una mujer portuguesa de 37 años. Se produjo en los jardines del Museu Marítim de Barcelona, en la avenida de Drassanes, con una violencia inusitada: el hombre la violó, le golpeó, le arrancó una oreja de un mordisco y casi le rompe la otra, le rompió un brazo y la parte superior del labio. Fue encontraba cuando deambulaba, después de la agresión, en estado de shock, sin poder articular palabra y afectada por lo vivido minutos antes. 

Los Mossos d'Esquadra han anunciado la detención de un hombre como el posible agresor. 

Fuentes policiales han confirmado a Crónica Global que la Guardia Urbana ha localizado al presunto atacante, un súbdito nacional francés de origen magrebí de 32 años. Lo habrían interceptado porque un botón de su chaqueta coincidía con el que apareció en la escena del brutal crimen. En este momento, Omar, Pascal o Sebi, según la ficha policial contra la que se está cotejando la identidad del sospechoso de perpetrar la agresión sexual, que acabó con la víctima con la oreja amputada de un mordisco, está detenido por los Mossos d'Esquadra en la comisaría de Les Corts de la capital catalana.

Las manos de Pascal, Omar o Sebi, el presunto 'violador de Drassanes' detenido por la Guardia Urbana de Barcelona. C.G.

La agresión se produjo a las cinco de la madrugada. La joven, de 37 años, de nacionalidad portuguesa y residente en Barcelona, caminaba por la calle el viernes por la noche arrastrando los pies, sin fuerzas para hablar, llorar o hacer caso a las palabras de alguien. Minutos antes, había sufrido una de las agresiones sexuales más salvajes que se recuerdan en los últimos tiempos.

El hombre, con fuerza y saña, la había golpeado produciéndole hematomas por todo el cuerpo. Ante esa imagen, los servicios de limpieza de la Guardia Urbana, que se encontraban haciendo su trabajo, la ayudaron y alertaron al Servicio de Emergencias Médicas. 

Voces cercanas a la investigación han explicado que una patrulla del cuerpo municipal de seguridad de Barcelona ha localizado a este individuo presuntamente vinculado a la salvaje agresión sexual cometida la madrugada de ayer en un rincón del Museo Marítimo de Barcelona, que ocupa las dependencias de las antiguas Drassanes, por Atarazanas en catalán. Tras interceptarlo, lo han trasladado a Les Corts, donde la división científica de los Mossos d'Esquadra se ha cerciorado de que la persona llevaba una chaqueta a la que faltaba un botón.

Precisamente, el complemento de esta prenda fue hallado en el lugar en el que se produjo el salvaje ataque a la ciudadana, que pudo zafarse de su agresor, no sin antes perder la oreja de un mordisco y acabar con el labio partido de la pelea. La víctima fue llevaba por un vehículo de emergencias al Hospital Clínic Barcelona, donde los Mossos acudieron a depositar la oreja de la mujer. Los médicos intentaron reconstruir el órgano a la agredida mediante cirugía.

Desde entonces, la joven se encuentra en el hospital, según Cadena Ser. Esos mismos Policías encontraron poco después la oreja de la víctima donde se produjo la violación. La metieron en un recipiente con hielo y la llevaron al Clínico, donde están tratando de reconstruir el órgano mutilado. 

Tras el suceso, los propios Mossos d’Esquadra recogieron los restos de sangre y acordonaron la zona para intentar saber quién es el agresor, al que buscan incesantemente desde el viernes por la noche, cuando fue encontrada deambulando la víctima por las calles. Lo que se sospecha es que el hombre podría haber tenido alguna relación con la mujer o que, al menos, se conocían antes de que se diera la violación. 

El presunto violador de Drassanes (Barcelona). C.G.

Por el momento, un hombre ha sido detenido como el posible autor de la agresión a la víctima y continúa la investigación a través de las cámaras de la zona por si hubiera grabaciones con lo ocurrido y por el testimonio de un mendigo, que los vio "hablando portugués" y señaló a los agentes el lugar de la agresión.