Tenerife

“Te quiero hijo, estoy orgulloso de ti”. Desde los  primeros minutos tras la autoproclamación de Juan Guaidó este miércoles, como presidente interino de la República de Venezuela, EL ESPAÑOL acompañó a su padre, Wilmer Guaidó, que reside en Tenerife desde hace 16 años. Wilmer tomó la palabra en una concentración en la capital de la isla ante miles de personas, entusiasmadas con su presencia, en lo que entendían como una jornada histórica para su país. Era la primera vez que Wilmer, un taxista de 60 años cuya verdadera profesión es piloto de aviación, se atrevía a dirigirse a una multitud congregada a más de 5.000 kilómetros de distancia de su amada Venezuela. Le acompañaban su segunda esposa, Esther Pumeda, y sus hijas Mariavalentina y Gabrielle Guaidó. Wilmer Guaidó recibió este jueves a El ESPAÑOL en su domicilio del Médano, en el municipio de Granadilla de Abona (Tenerife).

Noticias relacionadas

¿Por qué su hijo decidió quedarse en Venezuela, tal y como estaba el país en 2003 con el Gobierno de Hugo Chávez, cuando decide marcharse a Canarias con parte de su familia?

Mi hijo decidió quedarse porque estaba empezando con su hermano en la universidad. Entonces me dijeron, no, papá, nosotros terminamos la carrera y nos vamos para allá después. Pero ya empezaron a meterse en la política en sus años de universidad y no pararon hasta hoy. Juan comenzó a participar en manifestaciones, recurrió a huelgas de hambre, se enfrentó al régimen... Como yo digo, él va delante en las concentraciones, se puede ver en las fotos publicadas en la prensa venezolana que no te estoy mintiendo. Juan se quedó en Venezuela junto a Leopoldo López, Freddy Guevara y su equipo, fundando Voluntad Popular, el partido más perseguido de Venezuela. Debe de ser por lo jóvenes que son, más próximos al progreso, más claros en los derechos y en su mensaje. Unos jóvenes valientes capaz de levantar a todo un país.

Juan Guaidó, a la izquierda, junto a su familia.

¿Cómo ve ahora mismo la situación?

Estoy emocionado de lo que hizo y cuándo lo hizo. Sigo tranquilo, con fe, esperanza, porque Venezuela tiene que salir para adelante. No es solo mi hijo, son todos los venezolanos, es la Asamblea Nacional. Ahora mismo mi hijo representa a todo un pueblo. Creo que esta vez se van a hacer las cosas bien.

¿Además de Juan, cuántos hijos tiene?

Tres varones y dos mujeres. En total, con Juan, son cinco.

¿Están todos en Venezuela?

Dos varones están allá, otro se graduó en Londres, donde vive, y las dos pequeñas están aquí conmigo, en Tenerife, y estudian en la Universidad, gracias a Dios.

¿Ha hablado usted con Juan en las últimas horas?

Sí, sí he hablado. Tomamos precauciones porque, ya sabes, controlan las llamadas. Lo hacemos por WhatsApp, que es un sistema más seguro, pero como está muy ocupado, sí le escribo más y siempre me contesta. Hoy (por este jueves) he hablado dos veces con Juan, esta mañana y a las dos de la tarde. Son sus horas más decisivas, acaba de dar un gran paso. Cuando le pregunto por la situación me dice que esté tranquilo. Tú, tranquilo, me repite.

Wilmer Guaido, en el taxi con el que trabaja en Canarias. Sergio Méndez

¿Le ha dado algún consejo al presidente interino?

Como padre, siempre le digo que para adelante, que lo apoyo en todo, que lo quiero mucho... Pero consejos en su trabajo, no, porque él está más capacitado que yo en eso. Todos opinamos sobre lo que deberíamos hacer, pero Juan es el que está ahí, con su equipo, y sabe muy bien lo que tiene que hacer. Mi hijo es muy humilde. Repito, en política creo que yo no soy el más apropiado para darle consejos. 

Juan Guaidó, desde el miércoles, es un hombre que corre peligro en Venezuela, ¿ha temido por su vida? ¿Cuándo cree que lo volverá a ver?

Siempre, como padre, te preocupas por tu hijo, porque es así. Le han lanzado perdigonazos, le rompieron un brazo, bombas lacrimógenas... Cuando le ha pasado algo, me he preocupado mucho. Espero verle en cuanto sea posible.

¿Cómo era Juan Guaidó de pequeño?

Problemas no dio. Nosotros decíamos que era un señorito. Siempre fue muy servicial. Practicaba deporte: tenis, taekwondo y, sobre todo, béisbol. Era un gran deportista y un muy buen estudiante. Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Católica.

¿Cómo lo ha visto en las imágenes? ¿Cómo cree que le han acogido?

Me ha emocionado el apoyo de la gente.

Supongo que uno de los momentos clave de la tarde del miércoles fue el apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Sí, en el momento en que se juramentó, lo empezaron a decir en la concentración. Al mismo tiempo, también dictaron auto de detención, como antes dije. El apoyo de Estados Unidos y el de muchos países en Europa es un asunto clave.

Wilmer Guaidó observa a su hijo Juan con apenas unos meses de vida.

Ya sabemos que Pedro Sánchez, en Dabos, llamó a su hijo y lo felicitó por “su coraje” ¿Ha entendido la reacción del Gobierno español, que se mantiene a la expectativa? ¿Y la de la Unión Europea?

La Unión Europea son 28 universos, pero todos van en el mismo sentido de la paz, la unión y la reconciliación. Sé que España también apoyará finalmente.

¿Cree que Pedro Sánchez lo hará?

Yo creo que sí, se sabrá poner del lado correcto. (Este viernes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha solicitado a la Unión Europea que reconozca a Guaidó como presidente de Venezuela si Nicolás Maduro no convoca elecciones).

¿Tiene algún mensaje para la comunidad internacional?

Confío en su apoyo para con la Asamblea Nacional, pero primero para con Venezuela. El representante de la Asamblea Nacional es mi hijo, que asume la Presidencia interina de Venezuela para la transición. Confío en que lo apoyen y así creo que va a suceder porque el respaldo está llegando de todos lados.

¿Maduro abandonará el poder?

Tengo la certeza de que sí, porque no puede haber tanta nube gris y tanta maldad en un país solo por intereses mezquinos.

Wilmer Guaido, durante la entrevista. Sergio Méndez

Maduro acusa a Estados Unidos de injerencia en Venezuela por su petróleo, su oro, sus recursos…

Venezuela fue la fundadora de la OPEP y Venezuela lo único que quiere es reconstruir su maquinaria petrolera. La gente llegaba por méritos propios, había meritocracia, y no tanta interferencia de la política. Cuando esto pasó, producíamos 3.500.000-3.700.000 barriles diarios y lo hacía la propia Venezuela, y ahora lo que ha sucedido es que estos señores que están en el poder, han hecho todo lo que no tenían que hacer.

En Venezuela hay problemas de abastecimiento generalizado, a juzgar por las noticias que de allí nos llegan…

Ha ido mermando hasta lo básico. Agua, electricidad, medicinas, comida, todo falla de manera habitual. Que la gente tenga que hacer cola para comprar alimentos que el Gobierno distribuye... No tiene nada que ver con lo que ocurre aquí, en España, donde acudes al supermercado y compras lo que quieras.

¿Ha pensado volver a Venezuela?

Siempre quieres volver a tu tierra, es lo que llevas en el corazón. Volveremos... ¿Sabes la parte positiva? Que podrás ir con tranquilidad a tu casa nuevamente si el orden y la democracia se restablecen, y entonces, podremos decidir si nos quedamos en Venezuela o volvemos a Tenerife. 

Juan Guaidó con una máscara antigás, en una de las manifestaciones de su partido, Voluntad Popular, contra el régimen de Nicolás Maduro

¿Cuál fue el motivo que les hizo en su día hacer las maletas y volar a Canarias?

Cuando yo vivía en la Guaira había dos torres grandes en las que estaba el Club Canarias. Ese club era un centro familiar enorme, donde practicabas deporte, había fiestas... En Venezuela se estila muchos los clubes. Ahí, desde pequeñito, me crié con muchos canarios. Yo era venezolano, solo mi bisabuela era de la isla canaria de La Palma, pero éramos socios de allí porque todos mis amigos eran isleños. En la concentración de Santa Cruz de Tenerife, el miércoles, me encontré con gente con la que me crié en Venezuela. y todos están aquí porque tuvieron que emigrar también. Cuando me vine, la situación ya con Chávez, era ya mala en el sentido político. Escuchabas esas ideas y pensabas que todo era muy raro. Era muy difícil hacer muchas cosas. Entonces, consideré que era el momento de buscar camino. Mi profesión era piloto comercial. Solía volar mucho a España, por eso también me vine.

¿Y pudo seguir en lo suyo, pilotando aviones?

Cuando llegué en 2003 tenía que aprobar tres materias y luego cambió la ley, por lo que me vi obligado a desistir.

Juan Guaidó junto a su padre, Wilmer Guaidó.

¿Cómo es su vida actualmente en las Islas, mientras Venezuela arde?

Estoy encantado con el trato porque ya conocía cómo son los canarios. El trabajo es muy importante y siempre me he dedicado a trabajar en el área del turismo. Hace dos años que lo hago en el sector del taxi y me va muy bien, gracias a Dios. La oficina siempre es diferente, porque tienes a alguien distinto continuamente en el coche, de distintas nacionalidades”.“La tranquilidad que hay en Tenerife no tiene precio. Yo lo promociono como un paraíso.