Barcelona

Siempre hay mucha actividad por la montaña de Montjuic (Barcelona). Unos jóvenes hacen footing (o running, o como se llame ahora…) por las laderas. Otros sacan a pasear a sus perros. Algún músico callejero toca al sol, sentado en un banco. Por una esquina aparecen un hombre y una mujer que llevan a una chica atada y encadenada. La exhiben semidesnuda mientras dos tipos graban y los transeúntes tiran fotos. El hombre y la chica se ponen a practicar sexo en un parque. Mientras, la otra mujer azota a la encadenada con un látigo. Todo a plena luz del día, todo a la vista de todo el mundo. 

El párrafo anterior describe el rodaje de una escena de porno en público. Y como la Sagrada Familia o la Torre Agbar, se ha convertido ya una estampa clásica de Barcelona. La ciudad condal acaba de ser coronada como la nueva capital mundial del porno. Desbanca así a otros gigantes de la industria como Praga, Budapest o Miami. Barcelona es el vivero de actores porno de las grandes empresas mundiales, las productoras americanas se vienen a España a grabar en desbandada y hasta la BBC acaba de desplazar a un equipo para rodar un documental sobre la cultura porno de Barcelona. 

Los datos proceden del estudio anual que hace la web Xhamster.com. Es la tercera web porno más grande del mundo. Estos portales publican periódicamente unos informes extraídos de sus bases de datos. Con motivo del comienzo del año, Xhamster ha elaborado el documento de tendencias porno para 2019 del que hasta la revista Forbes se ha hecho eco. Y en materia geográfica es clara: Barcelona es la nueva jefa del cotarro. 

Este es el mapa con la principales localizaciones de la industria en la ciudad Silvia Pérez

¿Cuáles son los factores que la han catapultado a la cumbre de la industria? El informe cita la importancia de las productoras establecidas, el número creciente de escenas rodadas en la ciudad, el clima, los costes, la legislación, el montón de profesionales del sector que están afincados en la ciudad, las buenas comunicaciones con otros puntos estratégicos del porno, la mentalidad de abierta de los barceloneses e incluso las nuevas rutas de las aerolíneas.

Ada Colau también influye

“Olvídese de Los Ángeles o Las Vegas. Gracias al bajo coste de la vida y a la laxitud de las leyes hacia el nudismo en público, Barcelona ha emergido como la nueva capital mundial del porno (…) Ni se imagina la cantidad de películas que se están rodando ahí”, dice literalmente el informe. 

El Festival Erótico de Barcelona es uno de los referentes mundiales

No sólo es cuestión de cantidad, sino de calidad. De innovación. En Barcelona se han asentado empresas que inventan en esto del porno. Por ejemplo Erika Lust, la mayor productora de cine X feminista del mundo. O Badoink VR, la galardonada como mejor página del mundo de realidad virtual porno. Estos factores, junto a que “la alcaldesa Ada Colau ha manifestado su apoyo a las trabajadoras sexuales” (dice textualmente el documento) han motivado en gran parte que Barcelona se convierta en el nuevo polo de atracción erótica mundial.

Esta progresión va en aumento. Las previsiones pasan porque en 2019, la ciudad se consolide como la nueva “San Fernando Valley” (una zona de Los Angeles que ha sido hasta la fecha el epicentro de la industria). “La ciudad no solo es hermosa y progresiva en su forma de pensar, sino que recibe una tremenda cantidad de luz solar y es legal rodar al aire libre. Estos factores son tremendamente atractivos para los productores de pornografía de EE. UU”, explican los creadores del informe.

El porno toma la calle

Barcelona tiene productoras, tiene un festival erótico, un museo erótico, una entrega de premios de Cine X y una sala de porno en vivo pionera en España. Pero si hay algo que caracteriza a la nueva Barcelona porno es la cantidad de películas que se están rodando en la ciudad. En estudios, en casas, en bares… pero sobre todo en la calle. El porno en público es una de las fortalezas de Barcelona. ¿Cuál es el motivo?

“Pregúntale a un actor que dónde prefiere rodar una escena en público: en Barcelona o en Praga. No se lo va a pensar”. Lo dice Dani, director de contenidos de Cumlouder. Es tal vez la principal web porno de España. Podría decirse que fueron pioneros en el mundo del porno en regalar los contenidos y lograr que el modelo fuese rentable. Tal es su renombre, que la BBC ha estado rodando un documental con ellos acerca de la pornografía en Barcelona.

Una imagen promocional de vídeos de Cumlouder con la Sagrada Familia de fondo

Aunque la empresa está radicada en Gijón, la mayor parte de sus contenidos se ruedan en Barcelona. “Aquí vive mucha gente que se dedica al porno, el clima es bueno para hacer exteriores y los Mossos son bastante comprensivos si te ven rodando. Te llaman la atención, te cae alguna multa… pero no hay muchos problemas”, revela Dani.

Los puntos calientes

Si hubiese que situar geográficamente los puntos más utilizados por las productoras porno para rodar porno, los más frecuentados están ubicados en el mar, la montaña y el centro histórico. Cuando hay que roda runa escena de playa, el destino es la Barceloneta o el Bogatell. Si hay que buscar intimidad para rodar una escena más dura, se opta por la montaña de Montjuic, un terreno vasto y con escondites. Y si lo que se pretende es la interacción del público, la Rambla, el Raval o la plaza de Cataluña son los puntos calientes, nunca mejor dicho, en la que encontrar a gente dispuesta a participar.

No es sólo Barcelona ciudad. También los alrededores. El Festival Erótico de Barcelona se ha celebrado en la Fira de Cornellà. La famosa productora sueca Private se ha establecido en Sant Cugat, a un cuarto de hora de la capital. Y la zona costera del Garraf (la playa de Sitges, por ejemplo) también es frecuentada en los rodajes. 

Que vienen los americanos

Barcelona no es importante solamente por el porno nacional que aquí se rueda. También por el montón de productoras extranjeras que se vienen aquí a rodar o que encargan sus trabajos a personal español. “Durante años, el centro de la industria fue San Fernando Valley (Los Ángeles) y Miami. Pero hace unos cinco años las cosas empezaron a cambiar. Esas ciudades se volvieron caras para muchos estudios, y las regulaciones locales dificultaron los rodajes. Comenzaron a buscar otros lugares. En Europa, las principales ciudades son Praga y Budapest, que no tienen buen clima, y el Reino Unido prohibió la producción local justo cuando aumentaban los alquileres en Londres”, explica a EL ESPAÑOL Alex Hawkins, director de XHamster. 

Una escena de BDSM rodada en el puerto de Barcelona Public Disgrace

A esta carestía de los alquileres se le unió que Norwegian Airlines puso en marcha el año pasado un vuelo directo desde Los Angeles hasta Barcelona. Esto, según Hawkins, fue el detonante definitivo que hizo que los americanos viniesen cada vez con más asiduidad a Barcelona. 

De hecho, hay compañías como Badoink VR que están radicadas en Estados Unidos pero tienen al grueso de su plantilla en Barcelona. Esta empresa de porno virtual tiene su base en Rochester (Nueva York), pero allí apenas hay una decena de empleados. En Barcelona tienen a más de 100: "Se forma como un polo de atracción. Es una ciudad con empresas potentes, tanto de rodaje porno como de tecnología, que es muy importante para este negocio. Hay mucho talento"; resumen desde a empresa.

Pero aunque ahora esté en boga, esto del porno no es nuevo en Barcelona. Es la ciudad que introdujo oficialmente el porno en vivo en España, justo un mes después de que muriese Franco. Es la ciudad donde se empezó a rodar porno en España y es la ciudad que lleva 25 años celebrando un festival erótico. 

Bagdad, contigo empezó todo. 

No se puede conjugar en un mismo discurso las palabras porno y Barcelona sin hacer referencia a la Sala Bagdad. Es el origen de todo. Ubicada en una esquina del Paralelo, fue el primer lugar de España donde se hicieron espectáculos pornográficos. Fue en 1975, y el modelo empresarial a día de hoy ha cambiado muy poco, pero sigue teniendo el mismo éxito. Es una sala tan emblemática para Barcelona por allí han pasado gente como Magic Johnson, Leonardo DiCaprio o Wesley Snipes (ojo, todos ellos como público). Y hasta Rosalía, el gran nuevo fenómeno musical mundial, ha titulado una de sus canciones como Bagdad. El videoclip lo ha rodado en el interior de la sala.  

La fundadora del Bagdad, Juana de Lucía, explica los orígenes: “Mi marido y yo fuimos a Alemania y nos quedamos embelesados con los peep shows que había en el puerto de  Sant Pauli, en Hamburgo. Ahora es una zona muy degradada, pero en los 70 había unos espectáculos eróticos maravillosos. Ahí decidimos abrir uno de esos en Barcelona”.

La Sala Bagdad, inspirada en los peep shows de Sankt Paulï

Dicho y hecho. La Sala Bagdad empezó la transición democrática mucho antes que nadie en España: “Compramos este local, que antes fue un tablao flamenco. Lo abrimos como sala porno justo un mes después de que muriese Franco. Nos trajimos de Alemania a un enano “con tres piernas”. Se corrió la voz y aquello revolucionó la ciudad. Todo el mundo quería verlo. Piensa que te estoy hablando de la época en la que la gente se iba a Francia a ver El último tango en París. Cuando se enteraron de que aquí hacíamos espectáculos porno con un enano superdotado, la cola daba dos vueltas a la manzana”, recuerda divertida. 

¿Cunnilingus?

Aquel shock generalizado le trajo a la propietaria del Bagdad más de un quebradero de cabeza: “Eran los 70. La mentalidad era muy distinta. Una vez vino una pareja de los grises (policía nacional) a preguntarle al portero si era verdad que en aquel lugar se practicaban cunnilingus y no sé qué más. “No, mire usted, aquí hay unos actores y follan”, le contestó el portero al agente. ¡Qué coño iba a saber aquel hombre lo que era un cunnilingus!”, ríe Juani. 

La clave de que el Bagdad siga teniendo éxito tantos años después, según Juani, es que “aunque la mentalidad está cambiando, el porno siempre ha sido un tema muy tabú. Todo el mundo lo ve, pero nadie habla. La clave es que aquí somos 40 personas trabajando que nos tomamos el porno muy en serio”. El resultado: una sala que incluso sale en las guías turísticas de todo el mundo como una visita ineludible. “Lo que más sorprende en los los últimos años es el montón de mujeres del público que se animan a salir al escenario a interactuar con los actores”, apunta Juani. 

Juani de Lucía es la fundadora de la Sala Bagdad

Del Bagdad han salido los principales actores porno que ha dado España: desde el más universal, Nacho Vidal, a la última estrella rutilante del panorama X mundial: Ramón Nomar. “Esto es la gran cantera de actores porno. Los productores no se la juegan; antes de incorporar a un hombre que no saben cómo va a rendir delante de las cámaras, prefieren fichar a alguien rodado y con tablas frente al público. Eso lo encuentran aquí en el Bagdad”, sentencia la propietaria. 

Nacho Vidal advierte

Uno de los grandes mitos del porno que surgió del Bagdad fue Nacho Vidal. El actor X más universal de nuestro país también fue pionero en lo suyo y contribuyó de forma decisiva a que ahora Barcelona tenga este estatus: “Monté aquí mi productora en 1998, cuando todavía nadie rodaba en Barcelona”, apunta, añadiendo que  “la celebración de un festival erótico durante 25 años en esta ciudad ha sido fundamental para que crezca la industria”. Además de apuntar al Bagdad como “la gran cantera del porno mundial”. 

El Festival Erótico de Barcelona, clave en el éxito de la ciudad en la industria

No obstante, justo cuando Barcelona se pone de moda, Nacho Vidal se larga de aquí. “Yo he dejado de rodar en Barcelona. Me he venido a Valencia. Hay más horas de sol, los alquileres son mucho más baratos, las comunicaciones son mejores para gente que tenga que venir desde Madrid o Andalucía… y no tenemos ninguno de los problemas que tiene ahora Barcelona”, resume, haciendo especial inciso en el escollo que es el precio de la vivienda: “Allí pago mil euros por lo que en un pueblo de Valencia pago 250. Barcelona se ha puesto imposible”, concluye. 

Así, aviso para navegantes: uno de los principales factores por los que Barcelona se ha convertido en la capital mundial del porno ha sido, según el informe de XHamster, el bajo coste de la vida. Pero si el precio de los alquileres sigue desmadrándose, la ciudad puede perder su corona otra vez. Valencia está al acecho.