"Es lo que estamos hablando todos, que es muy raro, que en un pueblo tan pequeño nadie la conociera bien", dice un vecino de Villanueva de la Torre. La pequeña localidad de Guadalajara se ha despertado la mañana de este jueves con la noticia de que Miriam Vallejo, una joven de 25 años que residía ahí, había sufrido diez puñaladas hasta morir en un camino de tierra mientras sacaba a pasear a sus perros

Miriam llegó a Villanueva en octubre del año pasado, por eso a muchos vecinos no les dio tiempo a conocerla. Los vecinos que sí cuentan a EL ESPAÑOL que sólo la conocen de verla pasear a los perros. Todos los días salía con cuatro canes: dos eran de ella y otros dos de una pareja de amigos con los que vivía en la calle Sierra de Ayllón, a unos metros de donde han ocurrido los hechos.

"Antes, por la noche, no se movía del parque", relata una vecina de la misma calle en la que vivía Vallejo a este diario. "Pero hace poco le compraron a los perros unos de esos collares con luces, y creo que se atrevió a ir más allá", añade, y dice que la última persona que la vio le dijo que iba sola. "Luego vimos a la Policía y nos dijeron que era muy raro que los perros no hubieran atacado, porque eran grandes y se los encontraron ahí después", comenta.

De día, la zona está muy concurrida por gente con sus mascotas y hay muchas personas haciendo deporte en el camino en el que se encontró a Miriam. No es una zona de difícil acceso y está en campo abierto, fácil de ver, sin embargo por la noche no hay ninguna luz que alumbre la zona

Aunque la autopsia sigue en el anatómico de Madrid, fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil han comentado a este diario que las heridas se produjeron en el abdomen. Ahora, la investigación la está llevando a cabo el Grupo de Homicidios de Tres Cantos, ya que aunque Vallejo residía en Castilla La-Mancha, el lugar exacto del homicidio fue ya dentro de los términos municipales de Madrid.

Aunque los investigadores no descartan que se trate de violencia de género, ella no había interpuesto ninguna denuncia con anterioridad ni los vecinos creen que tuviera pareja. "Hay sentimiento de miedo y sensación de inseguridad", asegura la alcaldesa de Villanueva, Vanessa Sánchez. "Estamos esperando a ver si se esclarece porque estamos muy conmocionados por la noticia", añade.

A pesar de que Miriam residía en Villanueva de la Torre, estaba empadronada en la localidad de Alovera, donde residen sus padres, y estuvo alrededor de ocho años siendo voluntaria en la Protección Civil de Villalbilla. "Era muy solidaria", reconoce el alcalde de esta localidad, Antonio Barahona. "La última vez que la vi fue haciendo de voluntaria en Protección en la cabalgata de Reyes. Es terrible que a una mujer tan llena de vida la maten de esa forma", añade.