El pelo encontrado dentro del pozo al que cayó Julen en Totalán (Málaga) apareció el pasado domingo. En concreto, se halló entre la tierra acumulada que los equipos de rescate han ido sacando a la superficie. Ese material procede del tapón con el que se toparon a 73 metros de profundidad. Las autoridades piensan que dicho freno natural, compuesto por barro y piedra, podría tener alrededor de siete metros, por lo que podría alcanzar los 80.

Aunque los equipos de rescate entienden que lo más probable es que el niño, de dos años, se encuentre en ese tramo, el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, explica a EL ESPAÑOL que no se tiene seguridad de cuánto mide con exactitud dicho tapón.

“Es obvio que el niño ha de estar en ese tramo que va de los 80 a los ciento y pico metros, que es lo que se cree que mide el pozo. Pero no sabemos si ese tapón mide siete metros, si llega al fondo o tiene unas medidas distintas”, ha señalado.

El cabello encontrado se cotejó con muestras de ADN de sus padres, José y Victoria, y con restos de saliva del biberón del niño. Los análisis han confirmado que se trata de restos biológicos del menor.

“No sabemos a qué metros de profundidad está el niño. La lógica nos dice que tiene que estar entre el metro 80 y el fondo. Pero ahora mismo lo desconocemos. Lo cierto al 99,9% de posibilidades es que el niño esté en ese tramo del pozo. ¿Dónde exactamente? En eso se está trabajando”, ha añadido el delegado del Gobierno en Andalucía en declaraciones a este periódico.

Los trabajos de extracción de tierra no cesan desde el pasado domingo en la finca de Totalán donde se encuentra el pozo. Sobre la mesa hay dos alternativas para dar con el niño. De forma paralela, los equipos de rescate están abriendo un orificio vertical contiguo al primer pozo y también preparan la plataforma necesaria para iniciar la excavación de una galería lateral por la que habrán de acceder mineros procedentes de Asturias. Ellos, una vez se conozca la profundidad exacta a la que se encuentra el niño, serán quienes deberán proceder a su rescate y traslado a cielo abierto.

Las tareas de extracción de tierra del pozo están siendo complejas. Miguel Ángel Nevado, representante de Mianeca, la empresa de mantenimiento de tierras y edificios que trabaja sobre el terreno para evitar posibles derrumbes en el interior de la perforación, ha señalado que cuentan con un espacio de trabajo del tamaño “del culo de una sartén”. “Es como operar con laparoscopia”, ha dicho. “Hay que introducir cámaras, tubos… No es sencillo”.

El coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Málaga, Jesús Esteban, ha indicado que aún no se ha procedido a la geolocalización del niño. Una empresa sueca va a aportar en las próximas horas una geolocalización "muy exacta" de Julen gracias a los avances técnicos de que dispone.

Las autoridades calculan que se podría acceder al punto donde es encuentra Julen en un plazo de entre 24 y 48 horas, por lo que entre este miércoles y el  jueves se podría producir el ansiado rescate.