Los análisis complementarios de la autopsia de Laura Luelmo, la joven zamorana asesinada en El Campillo (Huelva), ratificarán con casi total seguridad su muerte dos o tres días después, como apuntan desde la Sociedad Española de Medicina Legal y Forense. Esto echaría por tierra la versión de la Guardia Civil, que, en una rueda de prensa, dijo creer que había fallecido el mismo día de su desaparición.

 

"Los análisis complementarios, que se deben emplear, no suelen corregir de modo sustancial la primera predicción, raramente supondrán una rectificación importante a las conclusiones obtenidas a partir del examen del cadáver", ha señalado la mencionada Sociedad Española de Medicina Legal y Forense en un informe al que ha tenido acceso la agencia Efe. 

Estos especialistas, en declaraciones a Efe, también han pedido respeto al trabajo de los forenses y a las conclusiones obtenidas a partir de la autopsia y las pruebas científicas que la justifican. 

Sin embargo, hasta que no se hagan públicas las conclusiones de la autopsia definitiva quedará existiendo la sombra de la duda. Las dos versiones están ahí. Por un lado, la Guardia Civil dice que murió el mismo día de la desaparición; por otro, la autopsia arroja que fue dos o tres días después. 

Mientras tanto, el cadáver de Laura Luelmo sigue en el Instituto Anatómico Forense de Huelva a la espera de estas pruebas complementarias que arrojen la autopsia definitiva. Por eso, la joven todavía no ha sido trasladada a su Zamora natal ni ha recibido sepultura. 

"La familia espera que sea cuanto antes", ha reconocido su abogada, a la hora de hablar sobre posibles fechas.