El Español
Treintayseis
Vivir
|
Moda

Obradoiro Vailuj: Terapia con pendientes de cerámica convertida en marca gallega emprendedora

La compostelana Julia Vilela se metió en el mundo de los pendientes de cerámica como terapia para salir de una mala situación personal y meses después esta labor es para ella un hobby que sueña que pueda ser su trabajo en un futuro
Julia Vilela, creadora de Obradoiro de Vailuj.
CEDIDA
Julia Vilela, creadora de Obradoiro de Vailuj.

Vailuj significa la primera letra del apellido Vilela y Julia al revés, pero también una marca gallega creada por una emprendedora que en pocos meses ya ha sabido hacerse un sitio en el sector de los complementos. La compostelana Julia Vilela se metió en el mundo de los pendientes de cerámica como terapia para salir de una mala situación personal y meses después esta labor es para ella un disfrute a todas horas y un hobby que desea que en un tiempo pudiera ser un trabajo a tiempo completo.

El resultado de esta evolución ha sido obradoiro Vailuj, la marca de joyas hechas a mano de esta gallega de 28 años y ya ha vendido sus productos en toda Galicia y otros puntos de España como Andalucía, Barcelona, Madrid o Asturias. De momento su trayectoria es ascendente, con medio millar de seguidores en redes sociales que aumentan casi a diario. Una de las fortalezas del proyecto es que Vilela, además de emprendedora, es autodidacta, y decidió emprender esta particular aventura gracias a su afición por la pintura y manualidades, algo que le atrajo desde pequeña.

Foto: CEDIDA

Su formación profesional es como veterinaria y trabajó como autónoma durante tres años y medio en ganaderías, sobre todo orientada a vacas (inseminación, enfermedades, incidencias...), algunas ovejas y cabras y también perros. A pesar de lo atractivo que puede resultar desde fuera trabajar con animales, la joven reconoce que "es un mundo muy esclavo sin horarios", algo que le acabó quemando y creando ansiedad, razones que le llevaron a una baja y consecuentemente a un cambio de vida necesario.

Arcilla polimérica y Pinterest como inspiración

Foto: CEDIDA

Vilela rememora divertida como en 2021 fue el "boom" de la arcilla polimérica, razón por la que decidió comprar material "y se le fue de las manos", matiza entre risas. Sobre la FIMO, tal como se define esta modalidad de arcilla, expone que "es muy ligera, lo que hace que los pendientes pesen menos que una moneda de dos euros y no notes que los llevas puestos".

La arcilla se hornea a una temperatura y un tiempo determinados y posteriormente se corta de la forma que se desee. "El material es muy moldeable y puedes hacer lo que quieras. Flores o cadenas son las formas que más hago y en Navidad empleé algunos diseños con dorados", cuenta, sobre lo que añade con humor que "de repente me convertí en una especie de fábrica de pendientes". En esta línea, lo que empezó como una obligación de su psicóloga para distraer la mente se convirtió casi en obsesión y asegura que hay días que se pasa más de seis horas de una tarde hasta la noche elaborando sus modelos sin apenas darse cuenta.

Foto: CEDIDA

Actualmente dispone de cinco bandejas de horno donde elabora sus piezas para los pendientes y una vez listas las lima, limpia y corta si es necesario, aparte de añadirles enganches. Su principal inspiración y con lo que empezó en el mundillo fueron moldes con formas ya hechas disponibles en Amazon, algo que con el tiempo cambió a moldes con diseños personalizados al mismo tiempo que buscaba inspiración en influencers del sector de otras partes del mundo o en Pinterest. Le gusta cuidar todos los detalles, dado que las tarjetas de su marca las pinta ella misma y cuida la presentación de los productos a la hora de enviarlos, un empaquetado en el que incluso incluye confeti a modo festivo.

Foto: CEDIDA

Gran tamaño y colorido, unidos a la exclusividad

Sus modelos más vendidos son el integrado por cinco eslabones en forma de flor y otro de círculos de diferentes tamaños, aunque ha llegado a hacer de todo, incluidos dinosaurios. Lo distintivo de sus pendientes es que son, como ella misma apunta, "atrevidos y grandes". "Para tener pendientes más pequeños hay mil sitios, a mí lo que me gusta es que se vean y precisamente por eso la mayoría son de colores llamativos", dice.

Foto: CEDIDA

Otra de las ventajas de Obradoiro Vailuj es la exclusividad, porque es muy complicado que dos personas puedan llevar exactamente el mismo diseño al realizarse las piezas artesanalmente. "Hay cosas que es imposible duplicar al detalle. De algún color puedo llegar a hacer seis modelos pero otros como flúor con translúcido dos modelos no van a quedar igual", detalla. La elaboración de los diseños es bajo demanda y el precio más alto es de 15 euros. Todos los modelos están disponibles en la página de instagram de la marca y en el enlace de su biografía, desde donde se pueden encargar con envíos gratuitos a toda España.

Vivir