El Español
Vivir
|
Mascotas

Montegatto cuida gratis a los perros de sanitarios y enfermos por el coronavirus

La residencia canina de Octavio Villazala atiende en estos momentos a seis canes, dos de ellos son de una persona contagiada por el virus
Perros en Montegatto
Cedida
Perros en Montegatto
Ofrecido por:

La solidaridad se propaga en tiempos del coronavirus. Es el caso de Montegatto, el centro canino de Octavio Villazala, que ofrece las instalaciones de su residencia canina, en Oza-Cesuras, de forma gratuita a todo personal sanitario y enfermos por coronavirus que durante las próximas semanas no se puedan hacer cargo de sus mascotas.

"Intento ayudar en todo lo posible", asegura Octavio, quien, con esta iniciativa solidaria, quiere "aportar su granito de arena" en estos tiempos de dificultad para la sociedad, inmersa en un estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus, que ya se ha llevado por delante la vida de una tercera persona en Galicia.

Estos días, según nos cuenta Octavio, están cuidando a seis perros. Todos los canes, a excepción de dos, son de profesionales sanitarios que por su trabajo y sus circunstancias personales -la mayoría viven solos- no pueden cuidar de sus mascotas.

Los perros de una familia infectada

Pero hay dos perros que guardan una historia digna de contar. Se trata de dos canes pertenecientes a una familia afectada por el coronavirus. Se trata de un matrimonio mayor. La mujer fue contagiada por el virus y su marido se veía incapaz de poder atender a los animales y cuidar de su esposa al mismo tiempo, así que no lo dudó y llevó sus mascotas hasta Montegatto.

Una vez allí estos dos animales, al igual que el resto de perros que llegan estos días a esta residencia canina, son bañados por personal de Montegatto. Se trata de eliminar cualquier posible presencia de virus, puesto que, pese que los perros no son contagiados, lo cierto es que "sí pueden ser portadores del virus", explica Octavio.

Así que, para prevenir, nada más llegar a estas instalaciones lavan los perros con un champú especial. Después ya están listos para ocupar su habitación y para correr por dentro de las instalaciones. No salen fuera.

En Montegatto cuidan cada detalle, por ello, para evitar posibles contagios, ruegan a los dueños de los animales que no traigan absolutamente ningún accesorio. Ni siquiera correa. Se lo dan todo higienizado en la residencia. Únicamente es necesario llevarles su pienso.

"Perdemos dinero pero ganamos solidaridad", confiesa Octavio, a quien no deja de sorprenderle la buena intención de muchas de las personas que se acercan hasta Montegatto. Nos cuenta, por ejemplo, el caso de una señora que les llamó hace unos días para advertirles de que había estado hace poco en sus instalaciones y que, aunque ella no está infectada, sí lo esta su hermana. Desde luego, todo un gesto de generosidad.

Generosidad que, sin duda, muestra Octavio Villazala, quien por el momento cuida de seis animales, pero "yo creo que llegarán más". Las puertas de Montegatto están abiertas a la solidaridad.

Vivir