El Español
Vivir
|
Gastrocoruña

La Mar Salada: Cinco años tomando copas en un bar de playa de los años 80

Fernando Grobas lleva cinco años regentando este local, uno de los impulsores de la nueva zona de copas de la ciudad. Situado en la Comerlana, La Mar Salada es uno de los bares con "más rollo" de A Coruña.
14:01 · 19/07/2019
LPR
Fernando Grobas, propietario de La Mar Salada

Acaba de soplar las velas de su quinto aniversario. El 18 de julio de 2014 abría sus puertas La Mar Salada. Fernando Grobas, junto con su socio David, apostaron por una zona que aspiraba a convertirse en la nueva zona de movida de la ciudad de A Coruña y, desde luego, acertaron. Ahora, este pub situado en La Cormelana es, según su dueño, "uno de los bares con más rollo de A Coruña".

Aunque se encuentra en el barrio del Orzán, muy próximo a la calle San Andrés, en este local uno tiene la sensación de estar tomando una cerveza en la playa. Concretamente, a través de su decoración, nos traslada a los típicos chiringuitos de playa de los años 80. La pasión por el mar y los recuerdos de juventud de sus dueños quedan reflejados en cada tabla de madera y en cada objeto de inspiración marina que nos encontramos en el interior de este bar.

Tanto Fernando como David son unos expertos hosteleros, ambos regentaban locales de hostelería. En el caso del primero, el antiguo Blend; y David, La Sal en el puerto de Sada. La unión de sus ganas y experiencia dio como resultado La Mar Salada, un pub en el que uno puedo degustar un gin tonic mientras escucha el último tema musical indie o pop. Un estilo bien distinto al del Soho, el local que antiguamente ocupaba este bajo.

Cinco años después, el balance no puede ser más positivo. Han conseguido convertir, junto con otros hosteleros, una zona semiabandonada en una referencia del ocio coruñés. Una zona que, según cuenta Grobas, ahora está sometida a una "desmedida" presión policial.

La regeneración del ocio coruñés

Fernando Grobas en el interior de La Mar Salada

¿Cómo surgió el proyecto de La Mar Salada?

Yo tenía otro local en la zona de Artillería que se llamaba el Blend, antiguamente el Telefunken; y con mi socio, David, estábamos mirando de abrir otro local. Justo coincidió que este local se alquilaba, pero era una zona un poco rara: había muy mal ambiente porque todo el mundo sabe lo que había en la plaza de la Cormelana hace cinco o seis años.

Nos jugamos venir hasta aquí porque se veía que era una zona que tarde o temprano tendría que renovarse. El primer año fue muy duro porque la gente nos decía que "estábamos locos" por venirnos a esta zona, pero teníamos esperanza.

¿Cómo ha cambiado la zona en estos últimos años?

Cuando decidimos venirnos, La Urbana ya estaba abierta y tenía su público... Era cuestión de tiempo que despegase la zona. Yo creo que el punto de inflexión fue cuando abrieron la calle, ahí empezó a haber más gente por la zona.

Además, también influyó la labor de los locales, que se fueron renovando con gente nueva y echando a la gente que no interesaba. A día de hoy, creo que es la zona de A Coruña que está más en auge. Y todo gracias a la hostelería: los que han levantado este barrio fueron los locales.

"Creo que es la zona de ocio de A Coruña que está más en auge"

En poco tiempo se ha convertido en una nueva zona de copas de la ciudad.

Nosotros abrimos en julio y fue a partir del San Juan del siguiente año cuando notamos que la cosa iba para arriba. Aquí al lado abrieron más locales, como La Tacaña o el Búnker. Se fue renovando todo.

¿Por qué el nombre de La Mar Salada?

Mi socio tenía un bar en el puerto de Sada que se llama La Sal, muy chulo. Nosotros queríamos intentar hacer como un chiringuito de playa de los años 80. Yo le quería poner La Sal, pero mi socio no quería repetir el nombre; así que decidimos ponerle La Mar Salada. Así le quedó.

El estilo del bar nos traslada hasta la playa.

Sí, queríamos tratar de hacer como los antiguos chiringuitos de playa de los años 80. Fue un poco nuestra juventud y queríamos darle un poco ese toque vintage. Yo hago surf, el mar me encanta... Y queríamos darle este toque. Al final quedó un bar diferente.

¿En qué se diferencia La Mar Salada de otros locales de copas de A Coruña?

Principalmente, la decoración. Hemos hecho el mobiliario nosotros y le hemos dado ese aire que, al menos yo, no conozco ningún bar que lo tenga. Cuando entra gente nueva se queda mirando para todos lados. Yo creo que es uno de los bares con más rollo de A Coruña.

A Coruña, a la vanguardia del ocio nocturno

Terraza de La Mar Salada

¿Cuál es la copa que más se pide?

El Gin Tonic. Seagram's con tónica es lo que más se pide, pero también el ron y el whisky. Y, por supuesto, mucha cerveza: mucha Estrella Galicia.

¿Cuál es el público que acude a este local?

Tenemos un público muy variado. Tenemos gente desde los 20 hasta los 50 años. Te puedes encontrar gente que trabaja en Inditex, gente que viene de la playa, skaters... Esto no es un gueto, es un sitio plural. Aquí pasa todo tipo de gente.

Y entre copa y copa, ¿hay alguna anécdota que os haya ocurrido en estos cinco años?

Aquí ha venido mucha gente, como Luis Tosar o Marta Ortega. Yo creo que ya somos un bar que nos conocen en toda España, porque vienen muchos madrileños, andaluces, catalanes. Yo creo que el ocio en A Coruña está muy bien. Yo llevo casi 30 años trabajando en la noche y creo que A Coruña se ha posicionado en Galicia como la ciudad más potente, muy influenciada por el efecto Inditex. Yo espero que dure y que las autoridades nos lo faciliten.

"Por aquí ha venido mucha gente, como Luis Tosar o Marta Ortega"

¿Tenéis algún tipo de dificultad ahora mismo?

Estamos empezando a tener problemas con los vecinos, además de una mayor vigilancia de policías, que creo que es desmedida. La mayoría de vecinos están muy contentos con el cambio pero hay a algunos que nos les gusta. Y en cuanto a la Policía, hasta ahora no tuvimos problemas pero hemos notado una mayor presión policial con el cambio de gobierno municipal.

¿Y de cara al futuro?

Seguir trabajando y manteniendo el buen ambiente del bar. ¡Y a por otros cinco años más! (se ríe)

Vivir