El Español
Opinión

Galicia, el mejor camino en biotecnología

Un vistazo a una industria gallega emergente, pero que va a tener mucho que decir en los próximos años.
Pedro Arenas Barreiro
Por Pedro Arenas Barreiro

Hace no mucho tiempo, 11 años para ser exactos, la biotecnología Gallega eran cinco amigos que coincidían de cuando en vez para compartir tormentos y lamentos acerca de las dificultades de desarrollar una empresa de base científica en el extremo noroeste del país. En uno de esos cafés, alguien (Carme Pampín, cómo no) propuso crear una asociación que representase intereses comunes al tiempo que visibilizase a nivel social e institucional los logros y potencial de sector. 2 se rieron y 3, lo creímos posible. Así nació Bioga, el cluster de las ciencias de la vida de Galicia.

Comenzamos en modo “do it yourself”, aprovechando los contactos propios y el poco tiempo libre que teníamos para dinamizar actividades en las que compartir experiencias y definir visiones. Había 2 grandes alicientes: lo que aprendíamos unos de otros y lo bien que nos lo pasábamos (profesión y diversión no tienen porqué estar reñidas). 

Conseguir los primeros socios fue extremadamente difícil, la gente ya había escuchado o participado en iniciativas similares que habían fracasado, las empresas no estaban acostumbradas a colaborar y las instituciones no estaban ni siquiera acostumbradas a hablar en su mismo idioma. Recuerdo con especial cariño a 3 personas que confiaron desde el comienzo en la iniciativa, Jacobo García Durán desde el extinto BIC Galicia, Rogelio Conde-Pumpido desde la Universidade de Santiago de Compostela y Carlos Peña desde la Plataforma de Innovación del Sergas. Ellos fueron indispensables para conseguir dar los primeros pasos y comenzar a darlos cada vez más seguros.

Así, poco a poco, Bioga se fue convirtiendo en una familia cada vez más grande en la que compartir y construir experiencias, conocimientos y negocio. La casa de todo el que quería innovar y, como tales innovadores, nuestras actividades no eran comunes (alguna cena con queimada mediante) pero sí nuestro objetivo, generar valor a partir de las capacidades biotecnológicas de Galicia.

Llamar la atención se convirtió en una de nuestras especialidades y alguien tan atento  y especial como Francisco Conde, actual vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, enseguida entendió y apoyó nuestra propuesta de camino para convertir a la biotecnología en uno de los ejes industriales de nuestro futuro. Puso una única condición para acompañarnos: no perder nunca la visión empresarial para generar valor económico y social desde Galicia. 

El 7 de Febrero de 2013 tuvimos la fortuna de convencer a Loli Pereiro de sumarse al equipo y pese a que su última frase en la entrevista fue “¿os dais cuenta de que yo no sé nada de biotecnología, verdad?”, ella lo cambió todo , consiguiendo estructurar nuestras actividades, manteniendo e incluso mejorando el nivel de atención a los socios en el camino hacia la profesionalización junto a todos los que han pasado profesionalmente por Bioga gracias al apoyo del IGAPE: Dani, Adrián, Sara, Bego o actualmente Julio y Jano. Nunca he visto tanto talento por metro cuadrado. Hoy, Loliña te baila una muñeira con la misma soltura que te da una charla sobre los últimos avances internacionales de la biotecnología. Todo, siempre con una sonrisa. 

En 2014, también tomando un café, el director de la Axencia Galega de Innovación nos ofreció la posibilidad de dar un salto y definir en conjunto las bases para el desarrollo del sector, agrupando las necesidades percibidas por el propio ecosistema en lo que sería la “Estrategia de Impulso a la Biotecnología 2015-2020”. Una de las pocas estrategias para este sector a nivel nacional y una de las poquísimas que conozco lideradas claramente en su definición por el propio tejido industrial. Sin duda, esta orientación fue clave para su ejecución y, dotada con 200 Millones de Euros, la estrategia de impulso superó con creces los objetivos definidos inicialmente en términos de creación de nuevas empresas, crecimiento en facturación y generación de empleo.

Hoy disponemos en Galicia de uno de los mas completos ecosistemas de iniciativas y apoyos del panorama europeo para el desarrollo de iniciativas biosanitarias, con incubadoras para el desarrollo temprano de fármacos como la Business Factory Medicine liderada por los profesores Mabel Loza y Ángel Carracedo, Unidades mixtas como Roche-Chus trabajando en oncología de precisión o compañías tractoras como Zendal, que no sólo continúa con el desarrollo de su vacuna contra la tuberculosis sino que ha sido y será pieza clave para la producción de vacunas contra el coronavirus en y desde nuestro país. 

En estos años, nos hemos convertido en la tercera región con mayor ritmo de creación de bioempresas, gran parte de ellas surgidas a partir del conocimiento y resultados de nuestros centros de conocimiento, como Allgenetics, Biostatech, Origo Biopharma o Qubiotech y en un eje de captación de recursos nacionales y europeos para la investigación de vanguardia en nuestras empresas pero también en nuestros centros de investigación como el CICA en la Universidade de A Coruña, el CiMUS en la de Santiago de Compostela o CINBIO en la de Vigo.

La biotecnología sigue avanzando además en su hibridación con otros sectores, potenciando el desarrollo de soluciones innovadoras que fortalecen la competitividad de ámbitos tan estratégicos para Galicia como el agroalimentario, el textil e incluso otros aparentemente alejados como la automoción. Cada día son más los proyectos de desarrollo biotecnológicos en estos y otros sectores y las compañías como AMSlab, Hifas da Terra o CEAMSA que consideran la biotecnología como núcleo de su actividad.

Hace una semana, la Axencia Galega de Innovación, presentó la nueva “Estrategia de consolidación del sector biotecnológico 2021-2025” promovida por la Xunta de Galicia y en la que, nuevamente bajo la coordinación Bioga, han participado más de 120 agentes y representantes de todos los agentes de la cadena de valor de este sector.

No sólo es una apuesta renovada sino una autopista para consolidar nuestro avance, mirando hacia el futuro con la ambición y las capacidades para convertirse en uno de los líderes europeos en este sector. 

En los últimos 10 años, muchas cosas han cambiad. Hemos ido creciendo y madurando año a año, demostrando que el conocimiento, la colaboración y el talento son clave para desarrollar eficientemente una industrial alrededor de la innovación. En los próximos 5 años, cambiaremos muchas más cosas aún, consolidando la transferencia tecnológica, la internacionalización, la digitalización o la economía circular como ejes estratégicos para fortalecer y maximizar el potencial de la biotecnología en Galicia, pero, en todo este tiempo, siempre ha habido algo invariable y que apuesto a que no cambiará porque eso ya está consolidado: la ilusión por hacer este camino todos, juntos.

Resumen ejecutivo de la Estrategia de  consolidación del sector biotecnológico de Galicia 2021-2025: http://gain.xunta.gal/repo/3-ResumenEjecutivoEGCB.pdf

Pedro Arenas Barreiro
Pedro Arenas Barreiro
LinkedIn
Pedro Arenas es, ante todo, un tío de acción (y nunca utiliza dobles aunque haya muchas escenas de riesgo). A lo largo de sus más de 15 años de carrera, ha sido autónomo, emprendedor, empleado por cuenta ajena e incluso responsable público en la Axencia Galega de Innovación. Ha sido el promotor principal de 2 empresas (Ingenyus, Marketing Inteligente y Qubiotech) y ha participado en la constitución de otras 2 startups de base tecnológica. Actualmente compagina la coordinación del área de relaciones institucionales de CEAMSA con la dirección del departamento de Innovación de Hifas da Terra.