El Español
Cultura

Delgado Gurriarán: de valdeorrés enamorado de su tierra a insignia del exilio cultural gallego

La Guerra Civil lo llevó al exilio, donde se asentó en México y descubrió en la diáspora una línea de actuación literaria, cultural y política siempre apegada a Galicia y al galleguismo
El poeta y abogado Florencio Delgado Gurriarán, homenajeado este año en el Día das Letras Galegas.
Consello da Cultura Galega
El poeta y abogado Florencio Delgado Gurriarán, homenajeado este año en el Día das Letras Galegas.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 May. (EUROPA PRESS) -

Hablar de Florencio Delgado Gurriarán es hablar de Valdeorras, de Córgomo, de sus vinos, sus caminos y su tierra, pero también es hacerlo de compromiso intelectual con el galleguismo, de reivindicación del exilio cultural gallego y de "poesía al servicio de la causa", dos perspectivas que confluyen en el poeta al que este año se dedica el Día das Letras Galegas.

Delgado Gurriarán (Vilamartín de Valdeorras, 1903- Fair Oaks, 1987) "fue el poeta del paisaje, de Valdeorras, con una poesía que tiene un vínculo importante con la tierra", destaca, en declaraciones a Europa Press Rosario Álvarez, presidenta del Consello da Cultura Galega.

Criado en su Córgomo natal por una familia "muy preocupada por la educación", fue un autor "muy galleguista y muy apegado a la tierra", recalca Valentín García, secretario xeral de Política Lingüística, que lo considera "un autor fundamental en la primera mitad del siglo XX", ya que "comenzó a escribir muy joven" dentro de la llamada Generación del 25, que renovó la literatura gallega hacia "estructuras más modernas".

La Guerra Civil lo llevó al exilio, donde se asentó en México y descubrió en la diáspora una línea de actuación literaria, cultural y política. "Es uno de los grandes representantes del exilio, escribiendo y actuando pensando en los exiliados como él, algo que pocos autores hicieron", dibuja Valentín García.

Fue, así, "un representante de los exiliados gallegos de forma consciente y por voluntad propia", sin "decaer nunca en su defensa de la lengua y de la cultura gallega" incluso desde el otro lado del océano.

"Él, como poeta, en aquella situación tan dramática de Guerra Civil y de exilio forzado, de reconstruir su vida y sus vínculos con la tierra al otro lado del mar, opta por poner la poesía al servicio de la causa", destaca Rosario Álvarez en una entrevista a Europa Press, en la que reconoce que, probablemente, el autor no había pensado "unos años atrás" en esa posibilidad.

Activista cultural

Para dedicarle este año las Letras Galegas, en Delgado Gurriarán "se juntan dos perfiles", apunta Rosario Álvarez, el de poeta en lengua gallega, que "recorrió toda su vida", y el de "activista cultural" y "hombre comprometido con la cultura y con Galicia en su conjunto desde el exilio".

Este segundo aspecto, indica la presidenta del CCG, ha pesado "mucho" a la hora de elegirlo como homenajeado. "Se exilia en México y, desde allí, desarrolla de manera continuada en el tiempo un trabajo como intelectual comprometido. Sigue siendo alguien especial dentro de la cultura gallega y, al mismo tiempo, se encarga de promover, de actuar como activista cultura, dentro del galleguismo", destaca.

En todo este proceso, Delgado Gurriarán mantendría el contacto con la "Galicia interior" y, especialmente, con su tierra natal. De hecho, destaca Rosario Álvarez, Valdeorras es "un componente muy importante en esa poesía que tiene un vínculo especial con la tierra, con el paisaje, en el que él nació".

Para el lector actual, Rosario Álvarez incide en la emotividad de sus poemas, tanto aquellos que compone en Galicia, "en la inmediatez del paisaje", como los que produce desde "fuera", donde "habla de su tierra y también de la 'Galicia infinda'". "Él se emociona igualmente con ese paisaje que le habla", apunta.

Cultura