El Español
Actualidad
|
Galicia

Un agente inmobiliario de Benidorm estafa 70.000 euros a un anciano gallego

El agente inmobiliario casó a su suegra con el gallego de 90 años para estafarle dicha cantidad de dinero en la compra de un piso en Benidorm
Vista de Benidorm
Vista de Benidorm

La Policía Nacional ha detenido a un agente inmobiliario de Benidorm (Alicante), junto a su mujer y a su hijo, por estafarle 70.000 euros a una anciano gallego, al que el presunto estafador habría casado con su suegra para llevar a cabo su maniobra.

Todo comenzó el año pasado. El hombre de 90 años procedente de Galicia visitó la ciudad de Benidorm y conoció al dueño de una inmobiliaria, al que compró un inmueble por 170.000 euros, una cantidad que abonó en efectivo. 

El hecho de haber pagado tal cantidad de dinero en efectivo "no pasó desapercibido por el dueño de la inmobiliaria", quien "se percató rápidamente de la buena voluntad de la víctima y vio una posibilidad de ganarse su confianza para obtener algún beneficio propio", según han explicado fuentes de la Policía Nacional.

El hombre conocía la soltería de la víctima y que además no tenía descendencia directa. Aprovechó y le presentó a su suegra, una mujer de 84 años de edad. "Ambos entablaron una relación de amistad que llegaron a consolidar", lo que dio como resultado "la celebración de un matrimonio en régimen de gananciales entre ambos en el mes de mayo del pasado año".

Pasados unos meses, los acusados ya tenían a su disposición la posibilidad de realizar gestiones económicas de la víctima, y en un primer momento el anciano realizó una entrega de efectivo de 30.000 euros al principal investigado puesto que este último le había convencido para que realizara la compra de otra vivienda que estaba valorada en unos 100.000 euros.

Compra de un segundo piso

En el mes de junio del años pasado, los presuntos autores del delito realizaron una transferencia bancaria, "todo ello sin el consentimiento de la víctima", por la modalidad  de banca on line, traspasando unos 70.000 euros de la cuenta de la víctima a la cuenta corriente de los vendedores de una vivienda en concepto de entrega para la reserva y posterior adquisición.

Sin embargo, esa venta no se completó ante notario, ya que faltaban 30.000 euros. Debido a esto, la Policía señala que el principal investigado "junto con su mujer y su hijo dispusieron los 70.000 euros en varias cuentas bancarias a las cuales no tenía acceso la víctima y que nunca pudo recuperar".

A partir de ahí el Grupo VI de la Policía Judicial de la Comisaría de Benidorm inició una investigación que ha culminado con la detención de los tres presuntos autores, dos de los cuales ya han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Benidorm y un tercero ha quedado en libertad con cargos una vez prestó declaración en dependencias policiales.

Actualidad