El Español
Vivir
|
Moda

The FigBees: un espacio en A Coruña donde aprender a teñir ropa con los restos de cebolla

Beatriz Rocha abandonó su profesión de abogada para abrir su propio negocio de moda sostenible. Además de crear sus propias prendas y complementos, esta coruñesa imparte talleres sobre el proceso de tintado con elementos naturales
Beatriz Rocha es la artífice de FigBees
Cedida
Beatriz Rocha es la artífice de FigBees
Ofrecido por:

¿Teñir una prenda de ropa con la piel de la cebolla? Pues claro, ¡por qué no! Y con los restos de las granadas, castañas, nueces o el hueso de un aguacate. Los productos que tenemos en la nevera funcionan como tintes en prendas de tejidos naturales (algodón, seda, yute...).

En A Coruña hay una persona que sabe, y mucho, sobre el proceso de tintado de tejidos con pigmentos y elementos naturales. Ella es Beatriz Rocha, una abogada de profesión que hace unos años abandonó su carrera en el mundo del derecho para dedicarse a la moda sostenible a través de su propia marca: The FigBees.

Todavía ejerciendo de abogada en Barcelona, donde vivió 14 años, Bea empezó pintando cestos artesanales, cuyo resultado publicaba después en Instagram. Pronto, una tienda de la Costa Brava se interesó por sus diseños. Corría el año 2013. Apenas dos años después, en el 2015, esta mujer dejó su carrera en el mundo del Derecho y se trasladó a su ciudad, A Coruña, para dedicarse de lleno a la moda sostenible.

De vuelta en la ciudad coruñesa, Bea quiso quitarse la "espinita de solidaridad" y empezó a trabajar con oenegés en proyectos de comercio justo de Bangladesh, Sudamérica... Ellos compran los modelos de Bea y los fabrican allí: "la mayoría están fabricados por mujeres en riesgo de exclusión social y con un salario justo", afirma.

Con los bolsos y cestos no era suficiente y Bea se sumergió a diseñar una colección textil elaborada con tejidos naturales. Muchas de las prendas, según nos confiesa, están teñidas por ella misma. "Son tres piezas por tejido y a veces solo una", explica Bea sobre sus creaciones únicas. No hay dos piezas iguales. Piezas, por cierto, fabricadas en A Coruña.

Talleres de tintes naturales en A Coruña

En su taller ubicado en el número 72 de Adelaida Muro, Bea imparte uno o dos cursos mensuales sobre tintes naturales. En ellos, según explica, enseña a los alumnos a teñir prendas (siempre de tejidos naturales) con "productos que tienes en la nevera". Con la piel y el hueso de un aguacate, la piel de la cebolla o la cáscara de una granada. También se puede dar color con castañas, nueces, hojas de eucalipto, ortigas... hasta con la flor del toxo.

Bea, que hizo sus pinitos como modelo, es completamente autodidacta. No tiene formación sobre moda, todos sus conocimientos los fue adquiriendo a base de leer e investigar. "Yo quería una falda en un color en concreto y no la encontraba, así que en 2011 empecé a investigar sobre tintes y reciclaje", comenta.

La información que fue encontrando provenía en su mayoría de países extranjeros y le ayudó a animarse a teñir una de sus faldas. El resultado fue inmejorable; así que, después de este primer experimento, siguió buscando más y más información sobre el tema.

Nueve años después, es ella quien nutre de conocimiento a todas aquellas personas que se acercan hasta su taller ubicado en A Coruña para saber cómo es posible teñir una prenda de ropa con restos de alimentos. Hay gente curiosa que viene a probar suerte, pero hay otra a la que ya le suena este sistema de tintado y quieren profundizar más en ello para poder aplicarlo en casa.

Si estás pensando en cómo es posible teñir una prenda con las pelas de la cebolla, Bea tiene la respuesta. "La prenda tiene que tratarse antes. Además, tiene que ser siempre de tejido natural y de color blanco", nos comenta. Y hasta aquí podemos leer. Para conocer el resto del proceso tendremos que esperar a su siguiente taller.

Vivir