El Español
Vivir

La Xunta anuncia que las discotecas gallegas no abrirán hasta el 1 de julio

En el resto de España comenzarán a partir de hoy, pero en Galicia se retrasará la apertura hasta el 1 de julio por orden de Feijóo

El Gobierno publicó el sábado pasado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) que las discotecas y bares de ocio nocturno podrían abrir desde hoy, pero también ha delegado ciertas competencias en las comunidades autónomas. Hoy la Xunta de Galicia ha comunicado que en la comunidad gallega las discotecas no podrán abrir hasta el día 1 de julio.

Según el documento publicado por el Ejecutivo nacional, las condiciones para estos establecimientos serían similares a las de otros locales hosteleros que ya han abierto sus puertas, pero con un 30% de aforo. El hecho de no poder usar la pista de baile generó críticas en el sector y numerosas bromas en redes sociales, pero hoy a la mañana los hosteleros gallegos han recibido la comunicación de la Xunta de que no habrá ocio nocturno hasta el 1 de julio.

En la nota de la Xunta de Galicia se aclara que la decisión se ha tomado tras una reunión interdepartamental en la que la Consellería de Sanidade expuso un informe y el presidente Feijóo tomó la decisión de aplazar la apertura de discotecas y ocio nocturno hasta dentro de unas semanas. El motivo de esta decisión es que el funcionamiento de estos locales "no procede por ahora", y considera preferible esperar a evaluar el resultado de levantar otras restricciones, como el libre tránsito entre provincias y otras nuevas medidas.

La Xunta de Galicia agradece y reconoce "el esfuerzo" que está haciendo este sector de la hostelería al ver prolongadas sus restricciones "en aras de una mayor seguridad para el conjunto de los gallegos".

La noticia no ha sentado nada bien en el sector

La noticia no ha sentado bien en el sector, ya que muchos de los propietarios comenzaban a preparar sus locales para su apertura después de tres meses cerrados. A pesar de que la cantidad de clientes que podían acceder a su interior estaba limitado a un tercio de la capacidad, el Gobierno les había dado autorización para abrir las terrazas bajo las mismas condiciones que los dueños de los bares. Esto es, un 75% de la capacidad del espacio exterior, además de las mesas que podían situar en la pista de baile, en la que su principal actividad estaba vetada.

Vivir