El Español
Actualidad
|
Santiago

La Policía Autonómica, Nacional y Local colaborarán para prevenir el botellón en Santiago

Las fuerzas de seguridad extremarán la vigilancia para evitar aglomeraciones e incumplimientos de las normas de seguridad ante la Covid-19
La subdelegada del Gobierno en A Coruña, María Rivas, se reúne con el concejal de Seguridad Ciudadana de Santiago, Gonzalo Muíños.
Subdelegación del Gobierno de A Coruña
La subdelegada del Gobierno en A Coruña, María Rivas, se reúne con el concejal de Seguridad Ciudadana de Santiago, Gonzalo Muíños.

La Policía Autonómica colaborará en el operativo con la Policía Nacional y la Policía Local a través de un plan de actuaciones específicas, en la prevención, la inspección y el control del cumplimiento de las medidas adoptadas por las autoridades para frenar el avance de la Covid-19.  Estos operativos se enmarcarán además en el seno de la colaboración entre las fuerzas y cuerpos de seguridad, cada una en el marco de sus competencias.

Durante estos dispositivos los agentes controlarán, por ejemplo, que en los establecimientos abiertos al público, terrazas y espectáculos se cumplan las normas aprobadas ante la Covid-19, como el uso obligatorio de mascarilla, el cumplimento de la distancia de seguridad, así como el aforo y el horario de cierre de los locales y la prevención del botellón. 

Refuerzo preventivo

La Subdelegación del Gobierno en A Coruña y el Ayuntamiento han acordado este martes reforzar la coordinación y la presencia de policías nacionales y locales en Santiago "desde primera hora" de la noche, para evitar aglomeraciones y botellones como los ocurridos en jornadas pasadas, sobre todo a las salidas de las discotecas.

Según ha explicado la subdelegada del Gobierno, María Rivas, se ha tomado "buena nota" de lo sucedido el pasado jueves en el entorno de la discoteca Ruta --los antidisturbios desalojaron un botellón de 2.000 personas con cargas policiales--, por lo que habrá "más presencia" de los agentes para prevenir estas concentraciones, aunque no han concretado cifras. Además, se hará "desde primera hora de la noche, no se va a esperar a horas avanzadas" de la madrugada.

"Sobre todo" desde el miércoles

El concejal de Seguridad Ciudadana, Gonzalo Muíños, ha matizado que, si bien desde este mismo martes "ya se está trabajando" en esos refuerzos, actuarán "sobre todo" desde la noche del miércoles y la del jueves, cuando se espera "la mayor afluencia de gente”.

Esta reunión en el Pazo de Raxoi se ha celebrado un día después de que el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, anunciase que solicitaría la colaboración de la Unidad de Intervención de la Policía Nacional con "carácter disuasorio" de los botellones.

Pero esto no se traducirá en una presencia de los antidisturbios en las calles, sino que, tal y como ha explicado la subdelegada del Gobierno, "todos los recursos" de las dos policías actuarán "de manera coordinada" y estarán "en disposición de intervenir ante cualquier situación”.

Eso sí, todo este dispositivo está "a la espera" de lo que ocurra con el nuevo protocolo que, previsiblemente, el comité clínico de la Xunta aprobará este martes para el ocio nocturno y que podría entrar en vigor este fin de semana si el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) lo ratifica. María Rivas ha incidido en que "es necesario definir ese marco" y "se clarifique lo antes posible", porque el cierre de las discotecas podría ampliarse de las 3,00 a las 4,00 de la madrugada en uno de los niveles que contempla el protocolo --en el nivel 2, de mayor seguridad—.

Reuniones periódicas

La subdelegada del Gobierno ha explicado que reuniones como la de este martes no son algo "excepcional", sino que son "periódicas" con todas las fuerzas de seguridad de la provincia. Es más, ha destacado la "frecuente" colaboración entre la Policía Nacional y la Local en Santiago.

"De hecho, en lo que va de año, hemos realizado 1.900 dispositivos, la mayoría en colaboración con la Policía Local. Y en hostelería, en esos dispositivos se han identificado 18.000 personas y se ha propuesto cerca de 1.700 sanciones por parte de los agentes de la Policía Nacional", ha concretado.

Los disturbios del jueves, un caso "aislado"

Así las cosas, tanto Rivas como Muíños han insistido en la idea de que lo ocurrido el pasado jueves fue una situación "aislada" y han hecho una llamada "a la responsabilidad y a la tranquilidad”. "Tenemos una juventud sana y responsable que durante este año y medio ha hecho un esfuerzo increíble a la par que el resto de la sociedad. Comprendo que no es una situación fácil para ellos, pero en este sentido creo que todavía hay que hacer un pequeño esfuerzo y así lo van a entender", ha expresado la subdelegada.

Por su parte, el concejal ha apelado a los universitarios --"no estamos hablando de niños, sino de gente adulta", ha matizado-- para que "valoren lo que ocurrió durante el último año y medio" y "el gran esfuerzo que tienen que hacer sus padres para que estén estudiando" en Santiago.

Asimismo, ha reiterado que lo del jueves pasado fue "un hecho aislado": "Ya sabemos cómo son los inicios de curso y aún encima con buena climatología. El comportamiento que tuvo la juventud no tuvo nada que ver con los comportamientos de otros días”. El concejal ha recalcado que hubo vigilancia "desde el primer minuto" que se conoció la concentración de miles de personas, pero ha reconocido que "a lo mejor hay que modificar en sí los horarios" de presencia policial y hacer "esa prevención antes de que se empiece a aglomerar la gente".

¡Síguenos en Facebook!
Actualidad