El Español
Actualidad
|
Santiago

Santiago de Compostela solicitará antidisturbios para disuadir botellones desde el jueves

La Policía Local desalojó a cientos de personas cerca de dos discotecas el fin de semana, pero las incidencias fueron "menores" a las del jueves
El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, en rueda de prensa
Ayuntamiento de Santiago
El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, en rueda de prensa

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) - 

El Ayuntamiento de Santiago solicitará a la Delegación del Gobierno la colaboración de los antidisturbios de la Policía Nacional con "carácter disuasorio" contra botellones y concentraciones nocturnas. "Cuento con el jueves tener refuerzos", ha dicho el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo.

Con el objetivo de concretar este dispositivo, ha avanzado que habrá en los próximos días una reunión entre el concejal de Seguridad Ciudadana, Gonzalo Muíños, y la subdelegada del Gobierno en A Coruña, María Rivas.

En la rueda de prensa posterior a la junta de gobierno local de este lunes, el regidor compostelano ha manifestado la "enorme preocupación por el problema de convivencia" que generan estos episodios. El más grave ocurrió en la noche del jueves al viernes, en la que se produjeron cargas policiales para disolver un botellón con 2.000 jóvenes a la salida de una discoteca.

Con todo, Bugallo ha señalado que no es un asunto "excepcional de Santiago", sino que otras ciudades, entre las que ha mencionado Madrid o Barcelona, tienen "problemas de magnitudes mucho mayores".

Aunque en las noches del fin de semana "las dificultades fueron menores", el alcalde sí ha lamentado estos sucesos "inaceptables para las personas y las familias" que viven en estos entornos. "Seguiremos vigilantes y pediremos un respaldo de la Policía Nacional, concretamente de la Unidad de Intervención en fines de semana sucesivos", ha explicado.

Efectivos "muy limitados"

Tras las críticas de la oposición a la gestión de estos incidentes por parte del gobierno municipal, ha reconocido que hay que "mejorar" y "aprender de cada una de las experiencias". Pero también ha señalado que los efectivos de la Policía Local son "muy limitados": en la noche del jueves al viernes, había 14 agentes y un mando de servicio.

"Indudablemente, si hay cientos o miles de jóvenes, hay una desproporción numérica muy evidente", ha agregado, para recordar que lo que ocurrió el jueves fue que una "pequeña minoría se puso a tirar botellas y vasos a los policías", lo que "acabó por generar incidentes".

A raíz de estas polémicas cargas contra los jóvenes, en redes sociales se difundieron vídeos en los que se puede ver a jóvenes con heridas. Sin embargo, Bugallo considera que "cada uno pone los vídeos que le conviene y le interesa". Además, ha puesto en duda que una pelota de goma "cause sangre".

Stories de personas que estaban anoche en Ruta.

De hecho, ha defendido que tanto "el sentido común" como la "presunción de veracidad" del atestado policial le hace creer la versión de los agentes. "El sentido común nos indica que, si había 2.000 personas, es raro que 10 o 12 (agentes) se metan con 2.000", ha afirmado. Dicho esto, ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad" y a la "colaboración social, que mayoritariamente existe", para que no se produzcan estos altercados.

Incidencias del fin de semana

Aunque la noche más conflictiva en las calles compostelanas fue la del jueves, a lo largo del fin de semana los agentes también tuvieron que personarse en varios puntos de la ciudad para prevenir y disolver aglomeraciones formadas al cierre de los locales del ocio nocturno, en torno a las 03:00 de la madrugada.

En este sentido, según el parte de incidencias del ayuntamiento, en la noche del sábado al domingo el cuerpo municipal acudió al entorno de las calles Alfredo Brañas y República do Salvador porque había unas 500 personas allí concentradas. A estas hay que sumar otras 200 desalojadas del entorno de la discoteca Ruta.

Además, en ese mismo punto, pasadas las 03:00 de la mañana, los agentes tuvieron que intervenir en una pelea que se saldó con tres jóvenes (dos hombres y una mujer) trasladados al Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS).

También en la madrugada del domingo, la Policía Local se personó en varios lugares para disolver botellones. El más grande se organizó en el Parque de Belvís, donde a las 05:30 horas se desalojó a unas 150 personas. En las noches del viernes y el domingo no se registraron botellones masivos, pero sí pequeños grupos de personas que bebían en la calle.

Entre las incidencias contabilizadas a lo largo del fin de semana también hay 12 fiestas en pisos, 32 identificados por consumir alcohol y estupefacientes en la vía pública (25 en la noche del viernes y otros siete en la del sábado), así como dos por faltar el respeto a agentes y otros dos por gritar.

El PP apuesta por "resarcimiento económico"

Por su parte, el PP ha mostrado su "apoyo" a los policías en estos días "desagradables" y "un tanto difíciles". Asimismo, su portavoz municipal, Alejandro Sánchez-Brunete, ha reclamado para los vecinos de las zonas afectadas un "resarcimiento económico" que puede llegar en forma de responsabilidad patrimonial del ayuntamiento o por "bonificaciones" al IBI.

"Si la sociedad está condenada a vivir en zonas donde haya un acumulo de gente cantando, gritando o generando unos estropicios, lo mínimo es que haya una atenuación fiscal", ha explicado. De igual modo, sí ha sugerido al concejal de Seguridad, Gonzalo Muíños, que "revise" el protocolo policial implantado durante el mandato del PP entre 2011 y 2015 y que consiguió "controlar el botellón" en la ciudad.

Compostela aberta pide una investigación

Mientras tanto, la portavoz de Compostela Aberta, Marta Lois, ha vuelto a condenar las cargas policiales de la madrugada del viernes y ha insistido en que hay que se abra una investigación para saber "si toda la actuación" de los agentes "fue proporcionada".

"Seguimos haciendo un llamamiento a la responsabilidad colectiva, pero eso no significa que valga todo para llevar a cabo unas cargas policiales de esa naturaleza", ha añadido, para también preguntarse "qué grado de previsión, organización y gestión previa hizo el gobierno municipal" para evitar estas concentraciones.

Finalmente, Lois ha criticado que las declaraciones de Bugallo sigan "en la línea de llevar a cabo un relato casi criminalizante de los estudiantes, como ya se había hecho el curso anterior".

¡Síguenos en Facebook!
Actualidad