El Español
Vivir
|
Moda

Julia Vilariño, sombrerera artesana gallega: "Hay una corriente de consumo consciente"

Esta artesana de Pontedeume (A Coruña) estrena tienda 'online' y su primera colección que está muy orientada al folclore gallego
Julia Vilariño se lanza con su primera colección.
@corporativo_rayonubesol
Julia Vilariño se lanza con su primera colección.
Ofrecido por:

Julia Vilariño es una sombrerera artesana de Pontedeume (A Coruña) que mantiene el pulso de los oficios tradicionales con su marca de sombreros y tocados que cuenta, además, con el sello de artesanía de la Xunta de Galicia. Presenta, ahora, tienda online y su primera colección, ‘Folkclore’, con la que busca acercarse a aquellas personas que prefieran adquirir el producto final de manera directa.

El convento de San Agostiño, en su localidad natal, acogió, en el día de ayer, la presentación del fruto de un trabajo que se ha prolongado durante cerca de medio año. Un total de 9 sombreros forman parte de esta colección con la que Julia ha querido rendir tributo a otra de sus pasiones, el baile tradicional gallego.

«A través del baile conocí a mi pandilla de amigos, a mi marido», detalla esta sombrerera eumesa que ha bautizado a cada una de sus creaciones con el nombre de un baile grupal. Cada una de las propuestas hará, además, un guiño a alguna de las partes del traje tradicional gallego.

«La esencia de Julia Vilariño es el orgullo ciego por mis raíces, la historia de Galicia, la tradición de Pontedeume y, por ello, es indispensable que este proyecto muestre mis orígenes a través de mis creaciones», detalla en la invitación al evento de presentación de esta colección.

Toda una declaración de intenciones de lo que es para Julia Vilariño la sombrerería. Una Julia que, todavía, conserva un sombrero que pertenecía a su abuelo y que tiene claro que tiene claro lo que quiere hacer y que «es el momento de lucharlo y de pelearlo».

Inicios

Julia confiesa que llegó a la sombrerería un «poco por casualidad» y es que esta artesana eumesa inició, en Compostela, estudios de ‘Estilismo e Indumentaria’ y acabó cambiando de tercio y realizando carrera en la rama del Trabajo Social, a la que dedicó buena parte de su vida profesional.

En el año 2013, Julia y su madre abrieron una mercería creativa en Pontedeume y ahí comenzaron sus pinitos en la realización de tocados por encargo. «Ahí supe que quería dedicarme a esto y me puse en contacto con Felipe Martín, un sombrerero gallego que me formó», relata la artesana a Quincemil.

La mercería terminó cerrando, pero Julia no cejó en su empeño de seguir creando e ideando en su taller y el estallido de la pandemia sería el detonante para lanzarse al 100% a esta aventura.

Su primera colección estará, a partir del lunes, disponible en su página web y Julia seguirá, también, trabajando por encargo, como venía haciendo hasta la fecha. Indica, además, que entre sus servicios está el mantenimiento y reajuste de sombreros para que estas piezas puedan durar toda una vida en óptimas condiciones.

Un sombrero para cada persona

«Yo siempre digo que hay un sombrero para cada persona» y es necesario llevar a cabo una buena medición para que los clientes se sientan plenamente cómodos con una creación de este tipo, relata Julia.

El proceso de fabricación requiere de costura, vapor, paso por la horma, planchado y «mucha paciencia», detalla Julia que añade que una creación puede prolongarse unos 15 días aproximadamente.

Este mimo y este cuidado permiten al cliente «encontrar el sombrero perfecto» que se ajuste a sus facciones, a la forma de su cabeza e incluso a su altura, según explica la sombrerera eumesa a Quincemil.

En el norte, explica Julia, somos más «contenidos» que en el sur. Más en la línea de la sombrerería inglesa que es más sobria, pero empieza a existir cierto atrevimiento. La clave está en «sentirte tú», detalla la experta en sombreros.

Con un mantenimiento adecuado y que en Galicia consiste fundamentalmente en proteger las creaciones de la «humedad y la polilla», un sombrero artesano es una «compra para toda la vida».

Consumo consciente

La intención de Julia pasa por sacar dos colecciones al año, una para otoño-invierno y otra para primavera-verano, y confía en que su nueva apuesta tenga buena aceptación por la «corriente de consumo consciente» que está detectando.

«Se está volviendo al consumo consciente; a las cosas hechas a mano, con conciencia y cariño y allá vamos«, determina Julia. Una nueva realidad que la artesana percibe en la propia comarca, en su localidad y en la sociedad en general.

«La gente valora que puede invertir en un sombrero, un bolso que te pueden durar para siempre», reflexiona Julia que considera, además, que esta nueva forma de consumo es extensible a todas las franjas de edad. «Hay mucha gente joven que compra de segunda mano, moda sostenible y que traen esa mentalidad y lo van a valorar desde mucho antes«, concluye.

Las redes sociales permiten humanizar y acercar el proceso creativo al cliente y Julia explica que, en esa línea, realiza vídeos y publicaciones con el objetivo de que la sombrerería no se pierda.

«Tengo esa responsabilidad de poner mi granito de arena para que la sombrerería siga adelante«, expone la eumesa que seguirá trabajando en su taller en nuevas creaciones que, gracias a su web, podrán poner un pedacito de Galicia sobre las cabezas de los amantes de lo artesano de distintos puntos de la geografía mundial.

Vivir