El Español
Actualidad
|
Galicia

Interrumpir al profesor o llegar tarde a clase, lo más frecuente en los centros gallegos

La III macroencuesta de convivencia constata que menos de 10 de cada 100 alumnos perciben casos de acoso, ciberacoso o agresiones físicas
Pixabay

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las conductas negativas más habituales que se registran en los centros gallegos se refieren a comportamientos en el aula entre alumnos o interrupciones al profesor durante la clase. Es una de las conclusiones de la III macroencuesta de convivencia realizada en Galicia y que, según destaca la Consellería de Cultura, Educación e Universidade, confirma el "buen clima" del sistema educativo gallego.

El estudio, realizado a partir de las respuestas de más de 218.000 miembros de la comunidad escolar, como alumnos, docentes, familias o trabajadores de los centros, da continuidad a las macroencuestas realizadas en los años 2015 y 2019 y servirá de base para la nueva 'Estratexia Galega de Convivencia Escolar' para el periodo 2021-2025.

El 90 por ciento de las familias, profesorado y personal de los centros consideran que no existen problemas de convivencia o que en todo caso, se trata de situaciones puntuales. En este aspecto se experimenta una mejora de 10 puntos con respecto a la macroencuesta de 2015, mientras que cerca del 60% de los participantes consideran que la convivencia escolar mejoró con respecto a 2019.

Los alumnos aprecian también un descenso de las conductas negativas en comparación con hace dos años. Un 16% de los estudiantes perciben este tipo de actitudes, un porcentaje seis puntos inferior al resultado del último estudio (un 22%).

Los comportamientos problemáticos más frecuentes son aquellos relacionados con el desarrollo de la clase, como llegar tarde o interrumpir al profesor, y con el trato a los compañeros, como reírse de ellos o poner apodos y motes.

Educación destaca, a su vez, que menos de diez de cada cien alumnos encuestados perciben casos de acoso o ciberacoso o agresiones físicas, que se sitúan a la cola de las situaciones y conductas negativas registradas en la encuesta. Asimismo, la mayoría de conflictos se producen durante los recreos o en las inmediaciones de los centros.

Resolución pacífica de conflictos

En contraposición, más del 80% del alumnado muestra respetar las indicaciones del profesorado y adoptar comportamientos positivos como el cumplimiento de las normas de convivencia, atender a las explicaciones o ayudar a los compañeros

Otros resultados apuntan a que más del 80% del alumnado de enseñanzas obligatorias tiene más de tres amigos en el centro (cerca del 80% en etapas postobrigatorias), mientras que el 91% del profesorado y el 85% del personal no docente opina que las instalaciones están bien cuidadas. Las conductas negativas detectadas, en este caso, son el no respeto a los materiales de los demás, pintadas o tirar basura al suelo.

Más del 80% de los encuestados manifestaron que el colegio promueve la convivencia y la resolución pacífica de conflictos y más del 75% de los miembros de la comunidad educativa se muestran receptivos a la variedad de identidad de género. Por otro lado, el 90% del alumnado declara sentirse feliz o muy feliz en su centro y el grado de satisfacción se sitúa entre el 76 y el 90% en el resto de los colectivos.

Nueva estrategia gallega

El titular de Educación, Román Rodríguez, participó este martes en la reunión del Consello Galego da Convivencia, en el que se detallaron y se dieron a conocer los resultados de este informe de diagnóstico sobre los centros gallegos.

"La conclusión principal es que Galicia tiene un buen clima educativo y un buen clima de convivencia en las aulas", ha destacado Rodríguez, en declaraciones a los medios, que incidió además que aquellas situaciones de mayor gravedad, como el acoso o las agresiones, ocupan "los últimos puestos" entre los comportamientos negativos en los centros.

Rodríguez ha destacado que la convivencia es un elemento "fundamental para lograr el éxito educativo" y que influye en todas aquellas variables que afectan a la calidad y equidad del sistema.

Es por ello que la Xunta se servirá de los resultados de esta macroencuesta para trabajar en la nueva estrategia en esta materia que estará en vigor hasta el año 2025 y que atenderá, especialmente, a la prevención y detección de los casos que atenten contra el buen clima en las aulas y los centros educativos gallegos desde una perspectiva "integral", dado que muchas situaciones se registran en el entorno de estas instalaciones o del propio alumno.

Actualidad