El Español
Vivir

Adiós a una cafetería histórica en A Coruña: cierra el Copacabana

Anahí y su marido, Rodrigo, se llevan la receta de los calamares a un nuevo local que abrirán en Velouzás, en Paderne.
13:54 · 15/10/2019
LPR
Anahí y Javier Sánchez Velilla, hermanos y propietarios del Copacaban

No hay bocadillo de calamares que iguale al del Copacabana. Todo coruñés ha hecho una parada en esta emblemática cafetería situada en los Jardines de Méndez Núñez. Y es que el Copacabana es historia de A Coruña, una historia que el próximo día 27 de octubre escribe su capítulo final. Cierra la cafetería Copacabana.

La historia del Copacabana se empezó a escribir hace 48 años. Desde aquel momento este mítico local de hostelería no ha conocido el cierre. Anahí Sánchez tenía solo dos años cuando a su padre, Raimundo, le fue adjudicada la concesión del local, entonces situado frente al Kiosco Alfonso, como aún recuerda su hija que echa un vistazo a una de las fotografías que nos devuelven a aquel primer local sobre el que colgaba el cartel de Copacabana. Un nombre que todavía se mantiene en el local que pasó a sus hijos y que desde entonces dirige Anahí.

Imagen del primer Copacabana, frente al Kiosco Alfonso

Tras 48 años de historia, el local, fácil de identificar por la forma ovalada de su terraza y al que todo buen coruñés acudió a comer un delicioso bocadillo de calamares, baja la verja para siempre. Y lo hace después de cuatro años "en precario" esperando la salida del concurso, ya que la la explotación del local venció en 2015.

"En estas condiciones no podemos pasar un invierno más", comenta Anahí, quien espera que, tras su marcha, el local vuelva a tener actividad cuanto antes para que "no quede cerrado en el centro de la ciudad un espacio tan bonito como fue y siempre será el Copacabana".

Raimundo, padre de Anahí, el día de la inauguración del actual local

Anahí y su marido, Rodrigo Valiño Pena, se levantan a las 5.30 de la mañana para abrir puntualmente su local a las 7, ya que actualmente residen en Bemantes, Miño. La distancia, que cuesta cada vez más con el paso de los años, y los problemas de salud de Anahí hacen que todo sea más complicado

Son muchas emociones la que experimenta Anahí estos días en lo que la clientela ya ha ido conociendo el próximo cierre del local. Clientes que le piden que "no lo dejemos", señala emocionada. "Todo en la vida tiene su etapa de principio y final, y para la familia Sánchez Velilla el principio fue mediados de los años 70 y el fin es 2019", dice Anahí, con lágrimas en los ojos.

"Todo en la vida tiene su etapa de principio y final, y para la familia Sánchez Velilla el principio fue mediados de los años 70 y el fin es 2019"

Anahí Sánchez

Los calamares, ahora en O Vimieiro

La actual dueña cree que no le faltarán pretendientes a este local. Le gustaría que el nuevo propietario o propietaria mantenga el nombre de Copacabana y que "siguiesen esos ricos calamares". Unos calamares que exportará a su nuevo local. Sí, Anahí se despide del Copacabana pero no de la hostelería.

El nuevo local abrirá sus puertas cerca de la residencia de este trabajador matrimonio. "Hemos decidido al cierre de este, pegarnos un descanso de un mes y abrir uno cerca de casa, en el concello de Paderne, en la parroquia de Velouzas", avanza Anahí.

Este nuevo proyecto ya tiene local y nombre. O Vimieiro, así se llamará el nuevo bar que abrirá Anahí y su marido. Será un local dedicado a raciones y menús del día. En él también habrá espacio para los platos de parrilla. Pero si hay un plato que no podía faltar son los calamares. "Nos llevaremos nuestra receta de calamares de siempre y lo que dejaremos aquí con mucho dolor es el nombre, Copacabana", apunta.

La semana que viene, el domingo 27, Anahí se despide del lugar que la vio crecer. Su casa, el Copacabana. La familia Sánchez Velilla fue la protagonista de los capítulos de esta historia iniciada a mediados de los 70. Ahora toca empezar a escribir una nueva historia. El titulo, ya los tenemos, O Vimieiro y sus protagonistas también, Anahí y su marido. Un nueva etapa les espera y seguro que tan existosa como la que cierran ahora.

Vivir