Tecnología

El coche y la casa impresos en 3D que pueden compartir la energía que generan

AMIE es una plataforma que ha permitido crear la casa y el coche que comparten energía según la generan.

18 octubre, 2015 11:18

Noticias relacionadas

Con la casa y el coche que comparten energía podremos simplificar enormemente el consumo y ahorrar al mismo tiempo.

Este concepto ha sido creado por investigadores del departamento de energía del Laboratorio Nacional Oak Ridge en EEUU, para demostrar que es posible compartir la energía necesaria entre los edificios y el transporte.

La plataforma que han creado se llama AMIE (Additive Manufacturing Integrated Energy), y se basa en un sistema bidireccional de 6.6 kW. Consta de dos elementos por el momento, un coche y una casa, ambos impresos en 3D usando un material de plástico reforzado de fibra de carbono.

La casa y el coche que comparten energía son una mirada al futuro

amie 1

amie 1

La casa está compuesta en un 80% de este material, y es de unos 19.5 metros cuadrados. Tiene una sola habitación, pero al menos está equipada con una micro-cocina. Por su parte el coche puede variar su aspecto dependiendo de nuestros gustos, imprimiendo las partes necesarias, aunque sólo un 30% de sus componentes son impresos en 3D. Tiene una autonomía de 56 kilómetros y puede alcanzar los 100 km/h.

amie 2

amie 2

La idea del AMIE es que la energía que genera la casa durante el día, gracias a su sistema de paneles fotovoltaicos de 3.2 kW, pueda ser almacenada y usada para recargar las baterías del coche. Y a su vez, el coche también puede aportar energía a la casa gracias a su motor interno de gas natural de 5.5 kW (aunque se plantean otros tipos de motores de combustión), por ejemplo para los días nublados o si necesitamos mucha energía de noche. La eficiencia de la transferencia de energía está en torno al 85%.

Los creadores de AMIE están barajando la posibilidad de liberar la plataforma bajo una licencia open-source, además de crear una segunda versión que mejore en todos los aspectos.

Fuente | Oak Ridge National Laboratory