laser-para-medir-glucosa

laser-para-medir-glucosa

Tecnología

Adiós a los pinchazos para controlar la glucosa en sangre

Los diabéticos podrán olvidarse pronto de los molestos pinchazos gracias a este nuevo láser para medir la glucosa.

Noticias relacionadas

Los pacientes diabéticos podrían olvidarse pronto de los molestos pinchazos para controlar el nivel de glucosa en sangre gracias a este dispositivo láser no invasivo.

El control continuo de los niveles de glucosa en sangre es fundamental en los diabéticos, sin embargo todavía hoy, pese a la cantidad de tecnología que tenemos a nuestro alrededor, tienen que lidiar con los incómodos pinchazos.

En los últimos tiempos han surgido alternativas para evitarlos, como parches “permanentes” (con una duración de algunas semanas) en los brazos, sin embargo no deja de ser algo ligeramente invasivo y, ante todo, se escapa del presupuesto de muchos pacientes.

Desde la Universidad de Leeds han creado una solución que dice adiós a los pinchazos y molestias, se trata de un dispositivo que hace uso de un láser para realizar la medición y tiene una potencia tan baja que no supone ningún daño para el paciente.

Un láser para medir la glucosa en sangre sin molestias

El proceso es muy similar al método para medir pulsaciones que muchos fabricantes han adoptado en los dispositivos móviles: colocar el dedo sobre el flash o un sensor dedicado y listo. En este caso, cuando el diabético pone el dedo sobre el vidrio del sensor, un láser mide la fluorescencia que indica la concentración de glucosa en sangre.

Las pruebas realizadas por el equipo que ha desarrollado el aparato apuntan a un 95.5% de precisión en comparación con la forma actual. No es la primera vez que vemos formas “diferentes” de medir la glucosa, siendo la más destacada aquellas lentillas de Google, aunque sí son bastante intrusivas.

Precisamente, otra de las ventajas de este sensor láser para medir la glucosa es que, pese a que el dispositivo actual es bastante grande, en un futuro su tamaño podría verse enormemente miniaturizado hasta permitir meterlo en accesorios que cualquier paciente podría llevar en el día a día o, por qué no, integrarlo en smartphones y wearables.