Tecnología

¿Hay demasiadas series?

La aparición de demasiadas series a lo largo de los años y la proliferación de plataformas web para verlo absolutamente todo, nos han convertido en yonkis.

19 julio, 2015 22:32

Noticias relacionadas

La aparición de algunas series maravillosas a lo largo de los años y la proliferación de plataformas web para verlo absolutamente todo y poder elegir, nos ha convertido en yonkis de las narraciones largas.

Han conseguido moldear nuestro día a día y las relaciones sociales. Incluso hemos llegado al punto de poder ser definidos por las series que vemos. Esto no es malo: se llama cultura.

Conociendo la escasa habilidad que tiene el ser humano para el equilibrio, era de esperar que esa idílica situación cultural acabaría generando un panorama de exagerada sobreproducción televisiva, culminando con un descenso inevitable de calidad, de series sin sal, creadas en piloto automático. Y ya había sucedido antes en el cine: ¿os acordáis de lo que pasó con las películas cuando llegaron los multisalas?

El síndrome de la parrilla vacía

La necesidad de llenar espacios en la carta y competir con las demás cadenas (no olvidemos que el rating sigue mandando) provoca un ansia bestial en productoras y distribuidoras que se traduce en la creación constante de series nuevas para captar espectadores. En principio no es algo negativo.

Ahora bien, si una cadena tiene 20 series en parrilla sea la época que sea y cada año estrenan 4, eso conlleva menos presupuesto, menos tiempo y menos creadores talentosos por proyecto. De esa forma ya no hay manera de crear cuidadosamente un buque insignia, porque los recursos económicos y artísticos están demasiado dispersos en el tiempo y en proyectos en una competición grotesca por ganar público (que no seguidores).

Pero en el fondo la calidad (sobretodo a largo plazo) ya da igual, porque han creado una necesidad en la gente. Y nadie va a pagar 5, 10 o 20 € por una carta de 6 títulos. El único efecto que parece positivo de toda esta infame orgía de series y nuevos estrenos es que al menos se está dando trabajo a muchísima gente del sector. ¡Aunque nada de trabajo fijo!

Mejores_series

Mejores_series

¡Me encanta ver series!

Ahora nos cuesta vivir sin estar enganchados a alguna serie tremenda y poder disfrutar durante años de unos personajes y unas tramas que nos fascinen.

Necesitamos ser fieles porque hemos visto The Wire, Breaking Bad, Los Soprano, Battlestar Galáctica, Six feet under, Lost, Twin Peaks, Futurama, The Shield, Doctor en Alaska y docenas de series que nos han estimulado cabeza y sentidos durante un montón de temporadas. Y continuamos con su búsqueda, empezando todas las que nos recomiendan nuestro amigos porque, en el fondo, aún albergamos esa esperanza de encontrar una serie monumental.

¿Te imaginas tu semana sin un trocito de serie buena que comentar con tu gente?

Fidelidad a corto plazo

Y por esa razón empezamos muchas y no acabamos de seguir ninguna. Toda esa saturación de series nuevas nos condena a un buceo interminable buscando la serie donde querer quedarnos, la definitiva, esa Breaking Bad a la que engancharse y flipar con los amigos (por cierto, Breaking Bad terminó hace dos años). Y mientras buceamos, las cadenas se forran.

Como cada vez vez producen más y más series, tienen a más y más gente catando proyectos nuevos. Seguramente te pasa más a menudo que empiezas una que parece que te gusta y luego seguramente te pases a otra porque la que empezaste mmmmm… no acabó de conectar del todo contigo después de 5 capítulos, o porque en la segunda temporada se olvidaron de la sal.

Pero da igual, la empezaste y pagaste por ella (ya sea por tarifa o por tragarte publicidad). A la cadena y portales ya les viene bien, porque mañana te estrenará otra que seguramente probarás.

Datos de Screnrant: el 68% de las series nuevas no superan la 1ª temporada desde 2011

Serie_cancelada

Serie_cancelada

¿WTF?

Puede que en algún momento enloquezcas con una serie de extrema calidad, una serie diferente, bien cosida, escrita con paciencia y ganas de estremecer que sea merecedora de esa fidelidad a largo plazo que tanto estás dispuesto a dar. Y puede que después de 3 temporadas te la cancelen o que su calidad caiga en picado generándote una más que justificada crisis existencial.

Las cadenas ya no sólo no se esfuerzan nada en ofrecernos productos nuevos que sean serios, bien estudiados, con una calidad establecida a largo plazo que nos genere esa fidelidad que necesitamos, si no que cuando parece que por milagro surge alguna, puede que la corten por ser demasiado cara (si tienes 30 series más en parrilla es normal que una pueda salir cara), tener poco público masivo o porque mágicamente la calidad se fue de vacaciones.

RIP
Treme, Deadwood, Carnivale, Hannibal, Firefly

De las diez millones de series actualmente en antena, y tras la triste desaparición de Sons of Anarchy y Mad Men, podemos decir que tan sólo quedan ya cuatro buques insignias creados con ganas de llegar al público y de ofrecer al mismo tiempo calidad y buen temperamento narrativo: Game of Thrones, The Good Wife, Los Simpsons y Vikingos (tres de ellas no son precisamente nuevas). Habrá que ver si House of Cards mejora un poco, y si Mr. Robot acaba siendo lo que promete.

Próximamente elaboraremos un detallado y divertido análisis de las trilladísimas fórmulas televisivas de las que echan mano las cadenas, para que veáis qué es realmente lo que nos están vendiendo y por qué casi nada nos entusiasma como antes.