Noticias relacionadas

Si bien se ha especulado mucho sobre si la baja estatura conlleva una menor esperanza de vida, en su momento quisimos desmentir tal mito. Por otra parte, la estatura ha sido objetivo de diversos estudios, unos a favor y otros en contra de su relación con la longevidad, o incluso relacionando diversos problemas de salud tan solo por dicha baja estatura. Hoy volvemos a hablar de uno de esos problemas de salud, gracias a un estudio que ha relacionado genética, baja estatura y enfermedades cardíacas.

La relación genética entre baja estatura y enfermedad cardíaca

Si bien en 2006 ya apareció un estudio al respecto, ahora se ha confirmado la sospecha de que la gente de baja estatura tendría un mayor riesgo de sufrir enfermedades del corazón, y el problema estaría en sus genes. Al menos así lo afirma una reciente investigación llevada a cabo por los científicos de la Universidad de Leicester de Reino Unido y publicada en el New England Journal of Medicine, tras analizar la información de más de 65.000 personas con enfermedad arterial coronaria y 128.000 individuos sanos.

Se llegó a estudiar hasta 180 marcadores genéticos relacionados con la altura, para ver si también podrían estar vinculados con la enfermedad arterial coronaria. Resultó que, por cada 2,5 pulgadas de altura (poco más de 6 centímetros), el riesgo de enfermedad coronaria se reducía un 13,5 % de media. Es decir, que a mayor altura, menor riesgo, según esta relación estadística.

Por otra parte, el estudio también encontró que la relación no era solo por altura, sino también genética, pues aquellos con un mayor número de marcadores genéticos relacionados con una mayor altura también tenían un menor riesgo de sufrir enfermedades arteriales coronarias, llegando a tener hasta un 26% menos de riesgo de enfermedad.

Como curiosidad, esta relación entre baja estatura, enfermedad cardíaca y genética tan solo se daba en hombres, pero no en mujeres. Pero cabe destacar que también había menos mujeres que hombres en el estudio, por lo que podría haber cierto error estadístico en esta afirmación.

Repetimos: Correlación no implica causalidad

Asimismo, en el estudio también se encontró una relación significativa entre los marcadores genéticos que determinan la altura, el colesterol y los niveles de grasa de los individuos, ambos factores de riesgo conocidos para sufrir enfermedad arterial coronaria. Esto sugeriría, según los investigadores, una relación entre la baja estatura (determinada genéticamente) y la enfermedad arterial, mediada en parte por el aumento de los niveles de colesterol y grasa en los individuos de talla baja.

Aún así, estos factores de riesgo tan solo podrían explicar parte de la relación, jugando un papel importante pero no determinante en dicha correlación. No se ha podido explicar un proceso biológico común que determine tanto la altura como el desarrollo de enfermedades cardíacas, según los investigadores.

En otras palabras: Existe una asociación, pero no una relación causa-efecto, por lo que no podemos afirmar rotundamente que los mismos genes que producen la baja estatura también serían responsables de producir enfermedades del corazón. Además, tan solo se incluyó a individuos occidentales, cuyos factores de estilo de vida se intentaron tener en cuenta, pero que probablemente no pudieron ser abarcados en su totalidad.

Por ello, es conveniente afirmar que “correlación no implica causalidad“, solo implica eso, una relación estadística.

Vía | LiveScience.

Fuente | New England Journal of Medicine.