Tecnología

Un fármaco contra el colesterol podría ayudar en la lucha contra la Malaria

Noticias relacionadas

En nuestros tiempos, una de las causas mayoritarias de muerte, como hemos comentado en otras ocasiones, es la enfermedad cardiovascular (concretamente el infarto de corazón o el accidente cerebrovascular). Para llegar a tales puntos se suelen acumular una serie de factores de riesgo, como una mala dieta, poco ejercicio, tabaco… Y, entre estos factores, se encuentra el temido colesterol, que se va acumulando poco a poco durante los años en nuestras arterias, cosa que deberíamos evitar. Por suerte, existen fármacos para evitar que se acumule más si cabe, y resulta que estos fármacos podrían tener un doble uso, y ayudarnos incluso contra la temida Malaria.

Concretamente, según una investigación publicada hace un par de días en PLoS Pathogens, la lovastatina (un fármaco muy utilizado para reducir el colesterol sanguíneo), podría disminuir la inflamación a nivel de las células cerebrales en los casos de Malaria, según un modelo investigado en ratones. Aunque la malaria en humanos y en ratones es diferente, este hallazgo nos dice mucho, y puede que debamos tener en cuenta a las estatinas (el grupo de fármacos al que pertenece la lovastatina) muy en cuenta para futuros estudios.

Hace tiempo os hablamos en MedCiencia de la malaria, una enfermedad producida por un parásito que infecta al ser humano gracias a un mosquito, Anopheles, y que hoy en día se está intentando erradicar, pero sigue siendo una de las principales enfermedades infecciosas en todo el mundo, sobre todo en África.

Concretamente, el estudio habla de la malaria cerebral, una de las peores complicaciones de la enfermedad, producida por uno de estos parásitos, el Plasmodium falciparum. Si se produce esta complicación se puede llegar a sufrir pérdida de memoria y de aprendizaje, alteraciones del lenguaje y alteraciones de las habilidades matemáticas.

El director de investigación del Departamento de Medicina de la Universidad de Utah y co-autor de este estudio, Guy Zimmerman, nos aporta algunos datos:

“Más de 500.000 niños desarrollan la malaria cerebral cada año en el África subsahariana. La disfunción cognitiva persistente en los supervivientes no es sólo un importante problema de salud, sino que también es una importante carga socioeconómica”

Las estatinas han demostrado ser buenas moduladoras del sistema inmune, aparte de reducir el colesterol. Por ello, esta regulación del sistema inmune podría causar efectos sobre la neuroinflamación que provoca la malaria cerebral.

Mientras esperamos una vacuna satisfactoria, puede que este hallazgo ayude un poco más a aguantar, ya que puede que en occidente no sea una enfermedad tan extendida, pero en el continente africano este mosquito y el parásito que transporta hacen verdaderos estragos en toda la población.

Vía | Newswise.