EOS_M_Default_tcm86-945146

EOS_M_Default_tcm86-945146

Tecnología

Todo sobre Canon EOS-M, la nueva mirror-less: Llega tarde, pero llega

Noticias relacionadas

Como es tradición consolidada en el ajetreado mundo de la tecnología y la innovación —apoyado y reseñado por los nuevos medios de comunicación en Internet—, la rumorología ha vuelto a dar su fruto. Uno ya no sabe qué nació primero, si el rumor o la confirmación, y si la definición de rumor sigue siendo la misma —ruido confuso, voz que corre en público— o si, por el contrario, un rumor ya es toda una premonición inexorable. Todo lo que se filtra en la red, termina siendo una realidad al cabo de dos, tres meses a lo sumo. Pues bien, siempre que sea algo bueno, bienvenido sea.

Es así como Canon ha presentado final y oficialmente su formato de cámara sin espejo — también conocidas como EVIL, Mirror-less, CSC o Third Generation Cameras—, siendo la última gran compañía fabricante de cámaras en unirse a este nuevo tipo de cuerpos compactos con sensores, generalmente, heredados de cámaras DSLR.

Ilustrando un diseño de pre-producción muy parecido a su gama de compactas avanzadas Powershot, la nueva Canon EOS-M, según palabras de la propia compañía, pretende ser una cámara de objetivos intercambiables ligera, fácil de transportar y todavía más fácil de utilizar, especialmente dirigida para fotógrafos en aprendizaje o aficionados que deseen ampliar sus posibilidades técnicas y creativas.

EOS_M_Angle4_tcm86-945139

EOS_M_Angle4_tcm86-945139

Muy llanamente y en mis propias palabras, aseveraría que han querido dirigir el target de público hacia esas personas que disfrutan de la fotografía en su tiempo libre, sin llegar a ser una profesión establecida, donde una DSLR es lo suficientemente grande, pesada y aparatosa para molestar y una cámara compacta es demasiado pobre y limitada en funcionalidad como para ofrecer resultados satisfactorios. Sin embargo, un modelo de estas prestaciones, tan compacto, amplía el uso a muchísimas otras situaciones que no necesariamente deben ser para aficionados. De sobra se sabe que un profesional puede dar un uso eficiente y verdaderamente completo a un cuerpo como este, más allá de lo que quiera establecer la propia compañía. El que es cocinero de oficio, también usa todo tipo de herramientas distintas en su cocina, para sacar distintas conclusiones mediante diferentes tipos de cubertería.

Características técnicas:

  • Sensor APS-C de 18MP. Exactamente el mismo que posee la Canon 650D.
  • Procesador DIGIC V.
  • Rango de ISO nativo 100-12.800, forzado hasta 25.600.
  • Vídeo FULL HD con AF continuo, 29’97, 25 y 23’976 fps, formato MOV.
  • Ráfaga máxima a 4.3fps.
  • Sistema AF CMOS Híbrido de 31 puntos.
  • Pantala LCD Clear View II de 3 pulgadas. Táctil, pudiendo enfocar con tan sólo presionar sobre la pantalla en la zona deseada.
  • Compatible con la gama de objetivos EF y EF-S usando un adaptador oficial EF EOS-M.
  • Pancake EF-M 22mm 2f y EF-M 18-55mm 3.5/5-.6f IS como objetivos nuevos de montura EOS-M.
  • Venta oficial en Septiembre. Precio de salida establecido en 799 dólares con el objetivo 22mm 2f.

Para completar la lectura, aquí tenéis la ficha oficial.

En primer lugar, me ha dado la impresión de que los menús internos son ciertamente austeros —heredados de las compactas de la casa, junto con las aparentemente frágiles botoneras—, lo que puede descontentar a los usuarios que prefieran sellados y diales más robustos, junto con un Software interno más completo, aunque esta preferencia siempre dependa de las manías personales. Con un peso realmente liviano de 298g con batería y tarjeta, lo que verdaderamente sobresalta de esta cámara es el sensor incorporado, de 18 MP de resolución operativos en un APS-C con un procesador DIGIC V de última generación. Como he mencionado anteriormente, es exactamente el mismo sensor usado para la Canon 650D, y se posiciona como uno de los sensores de mayor resolución dentro del sistema de las cámaras compactas sin espejo, después de la Sony Nex-7, que encabeza la lista de resolución con 24.3 MP, y también por detrás de la Samsung NX20, con 20.3MP, junto el resto de catálogo de Samsung.

No obstante, de sobra es sabido que la resolución no lo es todo en una cámara, y lo verdaderamente importante en función del tipo de fotografía que se trabaje es la capacidad del sensor a ofrecer un rico rango dinámico, así como una eficaz respuesta al ruido digital o, en cuanto a detalles mecánicos, la velocidad máxima de ráfaga e incluso el propio sellado del equipo para inclemencias metereológicas y situaciones de riesgo extremo. Aprovecho este inciso sobre características externas para mencionar la zapata que incorpora el cuerpo para instalar flashes externos, como pueden ser el Speedlite 90EX o el 270 EXII, lígeros y fáciles de acarrear.

EOS_M_BCK_black_Angle3_tcm86-945137

EOS_M_BCK_black_Angle3_tcm86-945137

Paralelamente, y como se ha citado en las prestaciones, Canon ofrece un adaptador de monturas EF o EF-S a EF-M mediante el accesorio EF-EOS M, lo que nos permitirá usar cualquier focal que ya tengamos de la compañía o queramos adquirir. En mi opinión, el precio del equipo se sitúa en una franja razonable, teniendo en cuenta las siguientes comparaciones:

  • Nikon V1: 10.1MP CX (Menor que APS-C y 4/3), 10-30mm, 749 dólares aprox.
  • Nikon J1: 10.1MP CX (Menor que APS-C y 4/3), 10-30mm, 499 dólares aprox.
  • Panasonic DMC-GH2: 16 MP 4/3, sólo cuerpo, 749 dólares aprox.
  • Panasonic DMC-GF5X: 12.1 MP 4/3, 14-42mm, 749 dólares aprox.
  • Sony Nex-7: 24.3MP APS-C, 18-55mm, 1349 dólares aprox.
  • Sony Nex-5N: 16.1MP APS-C, 18-55mm, 699 dólares aprox.
  • Fujifilm X-Pro1: 16.3 MP APS-C, solo cuerpo, 1699 dólares aprox.
  • Samsung NX20: 20.3MP APS-C, 18-55mm, 1099 dólares aprox.
  • Samsung NX210: 20.3 MP APS-C, 18-55mm, 899 dólares aprox.
  • Olympus OM-D E-M5: 16.1 MP 4/3, 12-50mm, 1299 dólares aprox.
  • Olympus E-P3: 12.3 MP 4/3, 14-42mm, 899 dólares aprox.

Los precios los he sacado de B&H, confirmando similitudes en Adorama. Sin entrar en detalles específicos más allá de la resolución del sensor y los objetivos con los que se suele acompañar el modelo, los precios son, reitero, una aproximación genérica para esbozar una idea del mercado de las CSC,  dejando de lado las demás características técnicas que, en conjunto, complementan la eficiencia de una cámara. De momento, habrá que esperar hasta Septiembre para que el precio preestablecido se regule en el mercado europeo y se adapte al euro, donde el precio tasado en dólares puede sufrir alguna modificación.

Sea como sea, la novedosa Canon EOS-M se sitúa con un precio razonable, dado el sensor que utiliza y las posibilidades que ofrece por su reducido tamaño y la polivalencia en su uso, aunque la construcción y operatividad del cuerpo pueden denotar un aspecto frágil y delicado para los que buscan un buen agarre y controles sólidos en mano.

En conclusión, un producto que parece estar a la altura de las circunstancias según el mercado vigente, pero que tampoco sobrepasa las expectativas de la tecnología actual. Muy interesante incursión y conclusiones bastante positivas al tratarse del primer modelo de pre-producción de lo que puede ser un futuro fértil dentro de la gama de cámaras de Canon.

A continuación, os dejamos un vídeo ilustrativo del producto, cortesía de Digital Camera World:

Y aquí unas cuantas imágenes de la Canon EOS M: