Sony-Alpha-NEX-7-4

Sony-Alpha-NEX-7-4

Tecnología

Sony Alpha NEX-7: Una cámara obra maestra de la ingeniería

Noticias relacionadas

Sony Alpha NEX-7 es la última innovación por parte de la casa Sony en sus cámaras tipo MILC (Mirrorless Interchangeable-Lens), también conocidas como EVIL (Electronic Viewfinder with Interchangeable Lens). Se usen las siglas que se usen –hay otros sinónimos–, estamos frente a un nuevo concepto de cámara digital que recoge la ergonomía y ligereza de una cámara compacta con la calidad de una robusta réflex digital, permitiéndonos, además, intercambiar lentes a nuestro libre antojo.
Sony-Alpha-NEX-7-4-2

Sony-Alpha-NEX-7-4-2

Sucesora de la NEX-5 –o mejor dicho, la más reciente NEX-5N potenciada–, ofrece unas características que impresionan en todos los aspectos teóricos:

En un cuerpo compacto de 291g –sin batería ni accesorios–, Sony ha sido capaz de introducir un sensor APS-C en el que, hasta la fecha, usa la mayor resolución en semejante superficie: 24.3MP efectivos. La ráfaga en formato RAW alcanza los 10fps, el ISO, los 16.000. Las imágenes resultantes se procesan con la última versión del procesador BIONZ, que, si realmente han mejorado el Hardware interno y los algoritmos, los resultados de calidad pueden llegar a ser muy elevados.

Tampoco han dejado de lado a los operadores de vídeo, porque éste modelo incorpora grabación en FULL HD, tanto en 24p como en 60p y 60i, usando el conocido códec AVCHD, que, dependiendo del procesador del sensor, puede llegar a un bit rate de 24mpbs, lo que, en una cámara así, es una obra de arte técnica. Además, se puede manipular manualmente cualquier valor de velocidad de obturación, apertura de diafragma y foco en modo vídeo.

Su LCD posee un tamaño de 3 pulgadas a unos restringidos 0.9MP de resolución, pero quedan  perdonados gracias al primer visor electrónico instalado en una cámara EVIL, el OLED, de 2.3 MP de resolución.

Sony-Alpha-NEX-7-1

Sony-Alpha-NEX-7-1

Ya que el resto de especificaciones técnicas las podéis encontrar mucho más detalladamente en la ficha oficial de Sony, prefiero ultimar el artículo hablando de la personal curiosidad por un mercado que, en apenas dos años desde la aparición de la primera EVIL, la Panasonic Lumix DMC-G1 de 4/3 de sensor, ha replanteado completamente el mercado de la fotografía digital hacia nuevos horizontes antes considerados inalcanzables.

Cuando se trabaja en formatos tan extendidos como el retrato social, naturaleza  salvaje o viajes extensos –de interminables destinos–, una de las cosas que más molestan, y, personalmente, limitan la comodidad de trabajo, es el peso del equipo, tanto el de la cámara, como el de los objetivos y complementos. Pero, más que el peso, es el espacio que ocupan, la tosquedad de muchos cuerpos y la falta de operatividad en momentos inoportunos.

Una NEX-7 cabe en la palma de la mano y puede ser enfundada en el bolsillo de cualquier cazadora. Fácil de ocultar tanto como de manejar. Es una pequeña delicia que facilita muchas situaciones (sean o no laborales), puesto que su aspecto y tamaño pasan totalmente desapercibido, que es precisamente lo que se busca en esos formatos de fotografía: la naturalidad del mundo registrada en un momento específico.

Sony-Alpha-NEX-7-4-3

Sony-Alpha-NEX-7-4-3

Además, la mejor parte está por llegar. Si nos desviamos ligeramente de lo oficial y trasteamos como buenos aventureros, encontraremos, a precios muy interesantes, anillos adaptadores de numerosos objetivos para todo tipo de cuerpos, entre los que están, obviamente, los de la gama NEX de Sony.

Es decir, podremos montar un objetivo Leica-R en una NEX y trastear. Si nos dejamos llevar por lo estrictamente oficial, la propia casa de Sony vende anillos adaptadores para montar sus propios objetivos diseñados para DSLR.

Personalmente, he usado objetivos Leica en cuerpos EOS Canon. Los resultados son simplemente interesantísimos, más aún si estamos hablando de cámaras tan operativas y compactas como las EVIL.

En definitiva, el primer paso evolutivo fue incluir el vídeo en las DSLR. El segundo, crear unas cámaras entre las compactas de aficionado y las DSLR de consumo y semi-profesionales. Ahora, tener un cuerpo compacto con capacidades amplias como cualquier DSLR profesional.