Amazon no se conforma con vender altavoces inteligentes. La compañía quiere incluir Alexa en todos los electrodomésticos del hogar y su próximo objetivo es integrar la tecnología de sus tiendas físicas de alimentación automatizadas, que aún no están en España, dentro de un frigorífico capaz de analizar lo que come una familia y crear listas de la compra con lo que les falta.

Noticias relacionadas

Hace un mes, el gigante de las ventas por internet lanzaba sus primeras series de televisores de fabricación propia. Según nuevos informes, el siguiente paso será llevar Alexa a la cocina de cada casa con un refrigerador inteligente.

El proyecto se basa en convertir en un recurso casero la tecnología que controla el abastecimiento de los supermercados automatizados de Amazon Go. Sin casi personal, el ecosistema de estas tiendas sabe los productos que necesitan reponerse y controla aquello que coge cada cliente para después cobrarle sin pasar por caja.

Alexa en un frigorífico

Aún es un proyecto en desarrollo, pero detrás de esta iniciativa, que lleva dos años en marcha, está el equipo de sistemas de Amazon Go. También estarían trabajando en este nuevo producto los equipos de hardware de Amazon Fresh y Lab126, lo que da una idea de cómo será el frigorífico.

Amazon Go tienda

Igual que la tecnología Just Walk Out de las tiendas físicas de Amazon, el frigorífico monitorea los artículos de su interior. Aprende de los hábitos alimenticios y gustos de sus dueños para ayudar a la hora de hacer la lista de la compra.

Si se empieza a acabar un producto frecuente en la nevera, Alexa mandará un aviso y facilitará que la persona realice un encargo a Whole Foods o Amazon Fresh, las tiendas de alimentación físicas y online de la compañía.

Amazon Fresh 1 Amazon Omicrono

De igual manera, ese conocimiento de los productos que hay en el frigorífico puede ser útil para recomendar recetas a diario. Los altavoces inteligentes ya cuentan con funciones similares para buscar recetas con uno o varios ingredientes.

Una compra más rápida

Otros fabricantes como Samsung y LG también han presentado neveras capaces de analizar la comida que se guarda dentro y ayudar con la lista de la compra. Sin embargo, la compra en estos electrodomésticos no es tan directa como lo sería con Amazon. 

El sistema vinculado a la compra online de Amazon, recuerda en cierta medida a los fallidos Dash Button de la compañía. Estos accesorios permitían presionar un botón y hacer una compra instantánea de un producto, pero lo que parecía una idea novedosa acabó fracasando y recibiendo críticas por facilitar la compra de productos sin que el usuario comprobara antes el precio actual de estos.

El gigante de internet ha gastado 50 millones de dólares por año en este proyecto, que aún no ha visto la luz. Al igual que con sus nuevos televisores, Amazon no sería el fabricante, solo diseñaría el producto y lo vendería bajo su marca.

De llegar al mercado, si no se queda por el camino como una idea descartada, lo más probable es que cuente con Alexa para vincularse con el resto de productos conectados con este asistente virtual en casa. También es pronto para saber en qué países se comercializará y qué precio alcanzará cada modelo.

También te puede interesar...