La tecnología avanza a pasos agigantados y los supermercados parecen no aprovecharla del todo. En este sentido, Amazon no ha perdido el tiempo y se ha propuesto modernizar el sector de las compras físicas. La multinacional ya ha abierto seis establecimientos de Amazon Go, sus supermercados automatizados. ¿Cómo funcionan y en qué se diferencian de los tradicionales?

Amazon Go, el supermercado futurista que ya existe

Noticias relacionadas

Los únicos seis Amazon Go del mundo están en Estados Unidos, concretamente en Seattle, Chicago y San Francisco. La compañía de Jeff Bezos está analizando qué resultados obtienen sus tiendas; pero, parecen estar contentos, puesto que Bloomberg ha informado que la empresa quiere contar con 3 000 establecimientos en Estados Unidos para 2021.

Lo más seguro es que Amazon Go termine recalando también en el viejo continente. Según The Times, Amazon ya está buscando locales de entre 4 000 y 5 000 metros cuadrados para abrir establecimientos en Reino Unido, con lo que daría comienzo a su expansión europea.

Amazon Go 1

¿Qué se puede comprar en Amazon Go?

La oferta de productos de Amazon Go es similar a la de cualquier supermercado tradicional. En este particular establecimiento se pueden comprar desde productos básicos como pan y leche hasta quesos artesanales y chocolate fabricado localmente.

Amazon Go también ofrece desayunos, almuerzos, cenas y bocadillos preparados por sus propios cocineros; sin embargo, también se vende comida de restaurantes y panaderías locales.

Otra opción interesante son los kits de comidas de Amazon. Éstos incluyen todos los ingredientes para preparar una comida para dos en 30 minutos, según explica la compañía.

De todas formas, en la pestaña “Descubrir” de Amazon Go pueden consultarse los productos a la venta en cada uno de los supermercados. Una buena opción para los que no quieran llevarse sorpresas al llegar a la tienda.

Comida

Para entrar se necesita un código QR

Para poder entrar a estos supermercados hay que tener descargada la app móvil de Amazon Go. En ella podremos vincular nuestra cuenta de Amazon estándar y seleccionar el método de pago para las compras que efectuemos en la tienda.

La configuración es sencilla y no lleva más que un par de minutos. Una vez finalizada se nos mostrará un código QR que tendremos que utilizar para pasar al supermercado. Es importante saber que las capturas de pantalla del código QR no funcionarán en los tornos; sin embargo, la app móvil los muestra aunque el terminal no tenga conexión a Internet.

La función del código QR es rastrear los movimientos del cliente en la tienda y determinar así cuáles son los productos que coge de las estanterías. También existe la posibilidad de que varias personas entren al establecimiento con la misma cuenta de Amazon y carguen sus compras en la misma tarjeta. Éste es un planteamiento lógico de Amazon pensando en las familias o grupos que entren a comprar.

En Amazon Go sí hay personal

Antes de que los supermercados se abriesen al público se especuló con que no habría personal en las tiendas; pero, fue un razonamiento equivocado. Nada más entrar hay empleados que dan la bienvenida a los clientes y resuelven las dudas que haya sobre cómo acceder.

Dentro también hay empleados encargados de ordenar las estanterías y pedir la identificación a aquellos que deseen comprar bebidas alcohólicas. Del mismo modo, hay personal dedicado a preparar la comida que se vende en el establecimiento.

Amazon opta por automatizar gran parte del proceso; pero, no por ello deja de apostar por las personas. La estrategia de la empresa en la actualidad es combinar esfuerzos de personas y máquinas para obtener lo mejor para el cliente.

¿Cómo sabe Amazon lo que compro si no hay caja?

Precisamente por esta razón Amazon nos pide un código QR al entrar. Los supermercados Amazon Go incorporan un gran número de cámaras y sensores que logran determinar los productos que nos llevamos trabajando en conjunto.

En la web de Amazon Go se explica que sus supermercados emplean el mismo tipo de tecnología utilizada en los coches autónomos: visionados por ordenador, una fusión de sensores y deep learning. La tecnología que ellos denominan “Just Walk Out” detecta automáticamente cuándo los productos se retiran o devuelven a los estantes, además de añadirlos a nuestro carrito virtual.

Desde Amazon recomiendan que no cojamos de las estanterías un producto para otra persona. Éste se añadiría a nuestro carrito y no al del otro comprador. Es una regla a la que tendremos que acostumbrarnos o habrá sorpresas en la cuenta bancaria.

Un gran fallo que vemos en el sistema es que el carrito virtual no se puede consultar en tiempo real mientras compramos; esto es, solo puede verse una vez hayamos salido de la tienda, antes de que se nos cobren los productos. Si Amazon Go quiere expandirse mundialmente debería pulir ese sistema.

Amazon Go 2

Salir de la tienda sin pasar por caja

Una vez el usuario haya finalizado la compra puede salir de la tienda sin pasar por ninguna caja. Extraño, ¿verdad? La solución de Amazon es perfecta para aquellos que odian esperar esas colas interminables al pagar sus productos.

Los productos pueden guardarse en una bolsa o simplemente salir con ellos en la mano o mochila. Aunque parezca que estamos robando, el sistema ha detectado todos nuestros movimientos.

Minutos después de haber salido del supermercado, Amazon enviará al cliente un recibo con los artículos comprados y cargarán el importe en la cuenta de Amazon seleccionada. Varios clientes han reportado un pequeño inconveniente en este punto.

Amazon Go 3

Al coger y devolver un producto muchas veces al estante, el sistema duda sobre finalmente lo hemos cogido o no. Entonces, en la app se nos pregunta si finalmente lo hemos comprado o no. Si no lo hemos cogido Amazon nos dará la opción de obtener la devolución del importe.

Parece que Amazon confía demasiado en los ciudadanos, dudo mucho que algunos sean sinceros al recibir esa pregunta.

Cola supermercado

La evolución de los supermercados ha llegado

El primer gran cambio en las compras de alimentación llegó cuando las pequeñas tiendas quedaron bajo el yugo de las grandes cadenas de supermercados. Las primeras han desaparecido casi por completo y los supermercados a gran escala son los que dominan el mercado.

Los supermercados tradicionales podrían vivir pronto una situación similar frente a los establecimientos modernos como Amazon Go. También cabe la posibilidad de que los tradicionales se adapten y usen tecnología punta al nivel de Amazon Go; sin embargo, no parece tan fácil teniendo en cuenta el alto coste para su implantación.

Es indudable que el sistema de Amazon beneficia a los ciudadanos y supone un gran cambio en la sociedad. Como ha ocurrido durante toda la historia, sus rivales del mercado tendrán que adaptarse o morir.

Foto destacada: Pxhere.