Hardware

Por fin llegan las pantallas de tinta electrónica a color

Las primeras pantallas de tinta electrónica a color de producción están apareciendo ya en algunos dispositivos, después de varios años como prototipos.

Noticias relacionadas

Las pantallas de tinta electrónica tienen muchas ventajas. La principal es que consumen menos energía, así que son ideales para alargar la vida de la batería a varios días, incluso con uso continuo; esto es gracias a que la pantalla no necesita electricidad para mantenerse en un estado.

Además, la tinta electrónica es mucho más fácil para la vista que las pantallas normales; para nuestros ojos, no es muy diferente de leer directamente en papel.

Sin embargo, hasta ahora las pantallas de tinta electrónica apenas se usan en algunos tipos de dispositivos concretos, particularmente lectores de libros electrónicos. Y es que aún tienen demasiadas desventajas que hacen que no puedan sustituir a las pantallas LCD.

La pantalla de tinta electrónica a color

Una de estas desventajas es la falta de color; hasta ahora, todos los dispositivos con pantalla de tinta electrónica son a blanco y negro. Eso está a punto de cambiar, con el inicio de la producción de las primeras pantallas de tinta electrónica a color.

La verdad es que no es un concepto extraño, ya que E Ink, el principal fabricante de este tipo de pantallas, lleva años presentando prototipos. Ha sido con motivo del CES 2020 que ha decidido mostrar una versión de producción, y empezar a ponerla a la venta a través de su página oficial.

A juzgar por las imágenes, esta pantalla puede parecer idéntica a la de tu tablet; pero en realidad está basada en la misma tecnología que tu Kindle. Eso implica que en persona, las imágenes no parecen salidas de una pantalla, sino que es como si estuviesen pintadas.

La tecnología Advanced Color ePaper desarrollada por E Ink funciona de manera similar a la versión en blanco y negro. Por lo tanto, está basada en pequeñas "microcápsulas" que hacen las veces de píxeles; en una pantalla de tinta electrónica normal, están rellenas de pigmentos negros y blancos, que cambian de lado cuando reciben una corriente eléctrica.

En cambio, con esta versión en color cada microcápsula tiene una serie de pigmentos de diversos colores. La clave está en activar cada microcápsula de tal manera que recreen los diferentes colores al juntar los básicos; en total, esta pantalla puede mostrar 40.000 colores diferentes de esta manera.

La nueva pantalla a color aún conserva algunos de los problemas tradicionales de la tinta electrónica, como por ejemplo, los dos segundos que tarda en cargar cada nueva imagen. Es por eso que no es muy práctica para ver vídeo, pero sí para ver fotografías o disfrutar de contenido como cómics; también será muy útil para mostrar carteles programables con información que apenas consuma electricidad.

El mayor inconveniente estará en el precio. Una pantalla de 13,3 pulgadas con esta tecnología cuesta 799 dólares, así que por el momento, no veremos muchos dispositivos que la usen.