Omicrono

Análisis de la Mi TV 4S 55": la mejor TV de Xiaomi

Xiaomi es una de las empresas que más impacto ha tenido en el sector de la telefonía móvil desde que esta se inventó, hace mas de cuatro décadas. Algo especialmente llamativo teniendo en cuenta que no tiene ni diez años de vida.

Pero Xiaomi ha remarcado muchas veces que no se ven como un fabricante de móviles al uso, sino una empresa de Internet que, además, fabrica dispositivos. Y no se limitan a los smartphones. Como seguro que ya sabéis, Xiaomi tiene una ingente cantidad de productos de todo tipo, pero hay una familia que esperábamos con ganas en España.

Nos referimos a las TV de Xiaomi, unos televisores que en países como la India han sido todo un éxito. Ahora llegan a nuestro país, en tres modelos con precios ajustados aunque no rompedores, pero con un equilibrio entre diseño, prestaciones, coste y software que los hace muy relevantes. Nosotros hemos estado algo más de una semana usando la Xiaomi Mi TV 4S de 55 pulgadas y os contamos cómo es vivir con una TV de Xiaomi.

Características de la mayor TV de Xiaomi Mi TV 4S 55"

  • Pantalla de 55 pulgadas con resolución 4K, HDR.
  • Brillo de 330 nits.
  • 2 altavoces de 10 W con refuerzo de bajos.
  • Procesador MediaTek Quad Core a 1.5 GHz.
  • 2 GB de RAM DDR3.
  • 8 GB de almacenamiento interno eMMC.
  • Conexiones: 3 x HDMI, 3 x USB 2.0, Bluetooth 4.2, WiFi de doble banda, puerto ethernet, jack de auriculares, entrada óptica de audio.
  • Software: Android TV 9 Pie con PatchWall.

Un diseño sencillo y discreto

Una de las diferencias de este modelo y del de 43" con el de 32" es que las más grandes tienen mejores materiales. En concreto es metal el material del marco, que es bastante contenido, sobre todo para una tele de gama media.

Es curioso cómo el peso del modelo de 55 pulgadas es bastante correcto, de poco más de 12 kg, y aunque en ningún momento nos ha parecido que la TV fuera poco estable, si da un poco de miedo pasar cerca según dónde la tengamos por si la golpeamos sin querer.

En cuanto al apoyo, se hace mediante dos patas que tenemos que atornillar, y no con un punto central, algo que sería más cómodo ya que podríamos usar un mueble más pequeño. En mi caso he tenido que cambiar la configuración del salón para poner esta Mi 4S temporalmente. Además, no podemos girarla, lo cual también habría valorado.

En la zona trasera tenemos todos los conectores, con algunos en un lateral de esa zona trasera, para ser más accesibles. En la parte inferior, bajo el logotipo de la empresa, tenemos el botón de encendido, aunque lo usaremos poco ya que como es normal podemos controlarla desde el mando a distancia que incluye.

Una pantalla grande y con mucha resolución

Xiaomi tenía claro que para su mejor televisor tenía que usar un panel 4K, algo que a estas alturas es casi la norma en prácticamente todas las gamas de este sector. Así pues, en la Mi TV 4S tenemos una pantalla con tecnología LCD y 55 pulgadas, con resolución 4K con 3840 x 2160 px.

La visualización del panel es el que podríamos esperar de un modelo de unos 500 euros, poco más o poco menos. Se nota la resolución más en algunos vídeos preparados para ello, y los hemos buscado en YouTube, Netflix, Amazon Prime y otras plataformas.

Incluso los canales de televisión o vídeos en FHD parecen verse mejor, seguramente por el sistema de "Movimiento suave" que implementa este modelo.

Aunque una de las características que más criticada ha sido es el brillo, nosotros hemos usado el televisor a un 40% del brillo máximo, que es de 330 nits, y no hemos tenido problemas, aunque obviamente esto dependerá mucho de cada localización en la que se use.

Los ángulos de visión también son bastante elevados. Hemos forzado mucho esto y llega un punto en el que es absurdo ver la tele así, aunque se seguía distinguiendo perfectamente. Xiaomi indica que este modelo se ve bien hasta los 178 grados, lo que en la práctica hace que sea posible verla desde cualquier posición.

Android y PatchWall

Uno de los aspectos que más me gusta de los modelos de televisores de Xiaomi es que incluyen Android TV. En concreto es la versión 9, bastante actual aunque no sea la última.

Podemos vincular sistemas de audio por bluetooth o conectar un mando para jugar, aunque la memoria limitará la cantidad de aplicaciones que podremos instalar. No obstante, que sea Android el sistema nos ayuda a realizar acciones comunes, como conectar nuestra cuenta de Gmail, hacer capturas de pantalla, etc.

Como pasa en muchos sistemas con Android TV, disponemos de un Chromecast integrado, que ha funcionado sin problemas enviando el contenido desde el móvil o desde los altavoces inteligentes.

Pero Xiaomi no se ha limitado a integrar simplemente Android TV, sino que ha instalado una aplicación llamada Patchwall que es un launcher, pudiendo sustituir a Android TV cuando arrancamos la tele.

La idea es buena, un integrador de todo lo que tengamos instalado en la TV, con acceso a Live TV, la app para ver la tele. El problema es que nos hemos encontrado algunos fallos de traducción y, sobre todo, que la integración del contenido es muy limitada, no haciendo uso de los programas de los más de 70 canales que he configurado, solo de unos pocos.

Patchwall como elemento diferenciador puede ser relevante en un futuro, pero a día de hoy necesita mucha mejora. No obstante, como no es obligatorio su uso, tampoco lo vemos como un problema a día de hoy.

Usando la televisión tradicional

Ver la televisión es algo que, como es lógico, necesitamos hacer en cualquier modelo que compremos. Las TV de Xiaomi han integrado un sistema analógico y digital que nos permite sintonizar de forma sencilla los canales territoriales.

Interfaz de Patchwall

Interfaz de Patchwall

Desde Android TV esta opción es una aplicación llamada Live TV, y la interfaz es bastante sencilla, útil y con las opciones correctas. Podemos modificar el orden de los canales, podemos guardarlos como favoritos, e incluso podemos activar algunos por voz.

No obstante, he echado en falta dos funciones relacionadas, que no tenía en mi tele anterior, pero sí en el decodificador de la operadora que uso.

Con el control de TV de la Mi TV 4S no podemos pausar la emisión en directo de los canales convencionales ni realizar grabaciones. Como digo, no es algo que tuviera antes, y que puedo usar simplemente conectado por HDMI mi decodificador, pero hubiera estado bien poder hacer eso. Obviamente para ello necesitaríamos un sistema de almacenamiento de muchos GB, pero con la inclusión de un disco externo por USB sería una opción. Espero que esto lo traigan en un futuro con una actualización de software.

Un mando a distancia muy poco llamativo

Siempre que algún amigo me ha enseñado su TV nuevo me ha gustado su diseño, la calidad de imagen... y horrorizado su mando a distancia. Cuando Xiaomi anunció que llegaban las teles a España me temí que vinieran con el mando de los Xiaomi Mi Box TV, con muy pocos botones.

Pero me equivocaba. El mando de las TV de Xiaomi tienen 27 botones y una cruceta con cinco más. Son muchos menos que lo que vemos en otras marcas y se agradece. No parece haber ningún botón que sobre especialmente, pero sí algunos que faltan.

Tenemos un botón doble vertical para cambiar el volumen, pero no uno igual para cambiar los canales. Es cierto que esto se usa casi exclusivamente cuando hacemos zapping, y en 2019 esto no es algo muy normal, pero aún así creemos que se debería haber puesto. También querríamos un acceso directo para silenciar el sonido, y no hay botón para ello, aunque la velocidad del botón de bajar volumen es muy alta.

Tenemos dos botones que se usan para abrir directamente Netflix y Amazon Prime, lo que en mi caso me viene genial porque uso las dos plataformas, pero nos hubiera gustado un botón más configurable, para lanzar la app que nosotros queramos.

El tacto del mando es bueno, pero su bajo peso nos hace pensar que es demasiado frágil, aunque no se me ha caído ni lo he tirado, como podéis suponer. Quizás un marco de metal en el perímetro o un toque algo mas premium a juego con el televisor se hubiera agradecido, pero no es esto algo que podamos esperar en las teles de gama media, seamos realistas.

Un rendimiento justo, pero se echa en falta más potencia

Xiaomi presume de implementar un procesador de cuatro núcleos en este modelo, y de tener 2 GB de RAM y 8 GB de memoria interna.

La realidad es que este procesador es correcto para mover aplicaciones de streaming y algunos juegos sencillos, pero se queda corto a la hora de correr algunos juegos como Asphalt. La memoria interna también es escasa y tras instalar algunos juegos nos ha saltado el aviso de "Poca memoria disponible".

No esperamos una cantidad de memoria similar a la de los móviles, pero qué menos que 16 o 32 GB en el que por ahora es el mejor TV de Xiaomi que podemos comprar en España.

La respuesta de los juegos menos exigentes es correcta, y el control con el mando a distancia hace que sea muy conveniente el optar por una TV con Android dado el gran catalogo de juegos disponible, lo que nos deja más contrariados por la ausencia de una mayor memoria interna.

El sonido de esta TV esta proporcionado por dos altavoces de 10 W y siendo una pantalla muy delgada y sin altavoces frontales, temía que el sonido no fuera muy potente. Me he encontrado con que si bien el volumen adecuado variaba en función de la aplicación que usara (y eso no me ha gustado), en ningún momento he tenido que ponerlo al máximo.

En concreto con YouTube el sonido es tan elevado que sólo lo he puesto al máximo para probarlo, con algunas canciones como he puesto en redes sociales.

Integración con Google

Actualmente me encuentro en búsqueda de la que será mi próxima TV. Es por eso que me ofrecí a probar este modelo cuando surgió la oportunidad. Uno de los motivos principales era la integración que tenía con el asistente de Google, algo que para mi es clave ya que lo uso decenas de veces cada día a través de los altavoces.

Pero antes de contar eso he de hacer un inciso. En la configuración de la TV se nos invita a que lo hagamos con el asistente de Google en nuestro móvil, diciendo en voz alta el comando "Configura Mi Dispositivo".

A nosotros no nos funcionaba porque el móvil en cuestión abría sus propios ajustes. Probando muchas cosas conseguimos comprobar que el comando correcto era "Configurar Mi Dispositivo". Una única letra cambiaba por completo la orden.

Con el asistente de Google podemos controlar el apagado de la TV, el volumen, elegir la película o serie en la plataforma de streaming que queramos e incluso el poner algunos canales de televisión, simplemente diciendo "OK Google, pon Canal Sur". La parte negativa es que no funciona con todos los canales y demasiadas veces nos abre una búsqueda en YouTube.

Además, aunque como decimos podemos apagar la TV con un comando usando el móvil, el mando a distancia o el altavoz de casa, no podemos hacer lo mismo para encenderla. El asistente reconoce la orden y la lanza, pero el televisor no responde.

Entendemos que estos fallos se pueden pulir por software, pero al menos el de los canales y el encendido sería adecuado que se corrigieran antes de ponerse a la venta en nuestro país.

Una TV que no es para todos, pero sí para la mayoría

Tras varios días habiendo sustituido mi televisor de 2008 por este modelo, no puedo decir menos que el cambio se nota, como es obvio. Mi sensación tras usar la TV de Xiaomi es que es una TV interesante para los que quieren dar el paso a las teles inteligentes, a los paneles 4K y hacerlo a un precio correcto. Justo mi caso.

Al contrario que en otros sectores, Xiaomi no ofrece lo mismo que otros fabricantes por mucho menos, sino mas bien hacerlo por algo menos, pero sobre todo busca un producto equilibrado. Y esto es clave.

Si alguien cree que es mejor un televisor de LG o de Samsung por sus paneles o sus sistemas operativos, es posible que lleve razón. En su caso. Yo, por ejemplo, valoro mucho que tenga Android TV en vez de un sistema diferente, y en este caso hay muchas menos alternativas, y ninguna mas barata.

Pero hay que dejar claro que esta TV no es para ese tipo de usuario que mira al detalle el panel, que busca la mejor configuración de imagen, que no soporta ni la más mínima ralentización. Es decir, esta TV no es para el usuario típico de un iPhone, para que os hagáis una idea. Además, ese tipo de usuario normalmente deberá gastarse el doble de lo que vale esta tele.

¿Que para quién es entonces? Para el tipo de comprador que usa móvil de Xiaomi, para los que buscan una TV que se vea bien, se escuche bien, tenga opciones, no sea especialmente cara y quede bien la ponga donde la ponga. ¿Eso es suficiente para ti?