Omicrono

Nuevo McLaren Elva: quién necesita parabrisas cuando tienes 804 caballos

El nuevo McLaren es un "roadster", un descapotable único en el mercado, tanto por su precio como por su absurdo rendimiento, así como la no presencia de un parabrisas.

Noticias relacionadas

El renacimiento de McLaren como fabricante de coches fue una de las mejores noticias para los fanáticos del motor. Todos los modelos lanzados son de alto rendimiento y con un diseño deportivo, y eso no cambia sin importar el tipo de coche que sea.

El nuevo Elva presentado hoy es otro buen ejemplo de la filosofía de McLaren de siempre apuntar alto. No es el primer McLaren descapotable, pero sí que es el primero que apuesta completamente por el concepto roadster, hasta el punto de que no tiene techo.

En efecto, mejor que primero compruebes el parte meteorológico antes de salir con este coche. Pero si la apuesta de McLaren por el aire libre terminase ahí, tampoco sería muy diferente de otros coches. Lo verdaderamente chocante es que McLaren ha decidido eliminar completamente partes que consideraríamos básicas en un coche.

El McLaren sin parabrisas

Como por ejemplo, las puertas. El Elva tiene puertas, pero son tan pequeñas y se abren tan poco por culpa de su diseño de alas de gaviota, que probablemente sea más fácil simplemente entrar en el coche sin abrirlas. Esto se ha hecho para crear un panel lateral que dirija el flujo de aire de manera más eficiente.

Pero tal vez el sacrificio más extremo que hace el Elva es en el parabrisas, en el sentido de que no tiene. Junto con el diseño de las puertas y del resto de la carrocería, eso significa que estarás completamente al descubierto montado en este coche.

Ahora es cuando hablamos del motor, el mismo V8 usado en todos los McLaren, pero potenciado hasta los 804 caballos. ¿Qué puede hacer semejante potencia a nuestra cara en un coche sin parabrisas?

Puede que el nombre Ariel Atom no te suene, pero probablemente habrás visto la cara de uno de los presentadores de Top Gear cuando se le ocurrió meterse en ese coche sin parabrisas y acelerar al máximo. Baste decir que no es bonito.

Pero en McLaren también han visto ese vídeo, y su solución es muy enrevesada tecnológicamente hablando, mucho más que simplemente ponerse un casco.

McLaren ha desarrollado un sistema que llama AAMS en la parte frontal del coche; se activa sólo a altas velocidades, y consiste en reflectar el flujo de aire para que no impacte a los asientos.

Esto implica mover varios elementos aerodinámicos en el frontal para canalizar el aire alrededor de la cabina, creando una especie de "burbuja"; incluyendo un deflector justo delante de los ocupantes.

Cuando circulamos a bajas velocidades, estos elementos se mueven para asegurar la refrigeración de los componentes internos como el motor, que podrían calentarse demasiado. Pero a altas velocidades, eso no es necesario, así que se mueven para proteger a los ocupantes del viento.

Por último, en la parte superior hay sendos dispositivos que se activan de manera instantánea en cuanto el sistema detecta un posible vuelco; esto evitará que nuestra cabeza impacte contra el asfalto.

Con todo esto, debería ser seguro conducir el McLaren Elva sin casco; aunque seguimos recomendándolo a altas velocidades, especialmente para protegerse contra piedras y otros peligros.

Toda esta tecnología del McLaren Elva no será barata. Se trata de un coche de edición limitada a sólo 399 unidades, y cada una costará 1,425 millones de libras (1,66 millones de euros), sólo en su versión básica.