McLaren

Omicrono

El nuevo McLaren no tiene parabrisas para ser lo más ligero posible

Noticias relacionadas

Cuando McLaren volvió a diseñar y fabricar coches de calle, después de más de una década desde el legendario F1, dejó bien claro que todos iban a ser especiales. Dicho y hecho, todos los modelos lanzados desde el relanzamiento de McLaren Cars han sido objeto de envidia por los aficionados a la conducción.

El nuevo McLaren, mostrado hoy por primera vez en Pebble Beach, California, tiene pinta de continuar esta tradición. De hecho, probablemente se trate del diseño más espectacular hasta ahora de la compañía, y eso es decir mucho teniendo en cuenta que también produjo el Senna o el P1.

Eso es porque el nuevo modelo (que aún no tiene nombre) es un descapotable. Pero no uno normal, por supuesto; estamos ante un "roadster" centrado exclusivamente en la reducción de peso, llegando a tomar medidas extremas, como por ejemplo, no poner un parabrisas.

El nuevo McLaren es un roadster

La imagen oficial compartida por McLaren no deja lugar a dudas: el nuevo modelo no tiene ni techo ni parabrisas. Esto no solo sirve para ahorrarse unos kilos, sino también para bajar el centro de gravedad del coche y así mejorar la conducción; los cambios de dirección deberían ser más precisos, ya que no hay tanta masa lejos de la carretera.

Sólo las protecciones antivuelco están por encima de la cabeza del conductor, algo no muy diferente de lo que hacen los diseñadores del equipo de Formula 1. Que no haya parabrisas supone, por supuesto, que al acelerar un poco sentirás todas las sensaciones en tu cuerpo, sin ninguna barrera... casi.

McLaren

Porque en realidad, sí nos fijamos bien, en la zona en la que debería empezar el parabrisas hay una pequeña pieza de cristal. Es un deflector, y está situado de tal manera que la mayor parte del viento pase por encima de nuestras cabezas, aunque por supuesto, está por ver cómo funciona a las velocidades que podrá alcanzar este coche.

Por que McLaren ha decidido usar el mismo motor del Senna, un V8 biturbo de 4.0 litros, que en el Senna es capaz de alcanzar los 789 caballos pero que podría ser "exprimido" incluso más. No podemos esperar a ver (y oir) la versión final.