gps-coche

gps-coche

Omicrono

Los accidentes provocados por el GPS más surrealistas

Los GPS pueden ser muy útiles, pero también son los responsables de accidentes de lo más surrealistas.

Noticias relacionadas

Los GPS son los responsables de 300.000 accidentes en suelo británico según Wired, y la lista de irresponsabilidades que cometemos por seguir las indicaciones del GPS al pie de la letra sería tronchante de no ser por el peligro que suponen.

Conducir en dirección contraria, ignorar las señales de la carretera, quedarse atrapado debajo de un puente o incluso meterse en las vías del tren sin pensárselo dos veces. Es de sentido común ignorar indicaciones del GPS o de un sistema de navegación que puedan ponerte en peligro, o que pongan en peligro al resto de conductores de la carretera. Pero en fin, a los siguientes usuarios les falta bastante sentido común, así que haceros unas palomitas y prepararos para alucinar un poco.

La británica que metió un Mercedes en una carretera inundada

mercedes-inundado-gps

mercedes-inundado-gps

No sabemos muy bien por qué los coches caros tienden a ser destruidos, pero sí sabemos que este Mercedes SL500 está en el fondo de un río por culpa de su conductora, una inglesa de 28 años que siguió demasiado en serio las indicaciones del GPS integrado.

Ignoró todas las señales colocadas en la carretera y el hecho de encontrarse una río inundado al final de la carretera para meterse en la inundación. La dueña pudo salir con la ayuda de un transeúnte, pero se necesitó una semana para sacar el coche del agua.

El camionero alemán que se metió en un paseo peatonal

camion-arbol-accidente

camion-arbol-accidente

Lo de este camionero alemán de 37 años no tiene nombre. El citado hombre estaba buscando una fábrica donde dejar la carga que llevaba con el GPS en Suiza, y el GPS le indicó que entrara en una calle peatonal: lo hizo ignorando las numerosas señales que prohibían la entrada.

En su excursión rompió dos farolas, un seto, y dejó el camión encajado en un cerezo que tuvo que ser cortado por traajadores suizos. ¿El precio? 650 francos suizos de multa, unos 600 euros al cambio.

La estadounidense que cruzó una autopista sin pestañear

carretera-utah-accidente-gps

carretera-utah-accidente-gps

Si el GPS te dice que te tienes que meter en una calle, te metes. Y si te dice que cruces a pie una autopista, lo haces sin dudarlo. Esto me lo acabo de inventar, pero podría ser la filosofía de vida de Lauren Rosenberg, una californiana de veintitantos años que estaba dando una vuelta por Utah con la ayuda de su BlackBerry y Google Maps.

El GPS programó una ruta de 1.2 kilómetros a través de una autopista sin camino peatonal, y Lauren la tomó sin dudarlo ni un segundo. Obviamente fue atropellada en su intento por cruzar la autopista, y a Lauren no se le ocurrió otra cosa que demandar a Google y al conductor por considerarlos responsables de su accidente.

El suizo que se quedó atrapado en un camino de cabras

rescate-furgoneta-helicoptero-gps

rescate-furgoneta-helicoptero-gps

Robert Ziegler debe seguir la misma filosofía que Lauren Rosenberg, porque este hombre de 37 años se quedó atrapado en una carretera de montaña con su furgoneta. Para ser honestos, la carretera tiene más bien poco de carretera, y lo habéis adivinado, llegó hasta allí con la inestimable ayuda del GPS.

Ziegler siguió las indicaciones del GPS hasta llegar a un punto en el que no podía ni continuar hacia delante ni retroceder, punto en el que llamó a emergencias: los servicios de emergencia tuvieron que desplegar un helicóptero de carga y llevarse volando la furgoneta a un lugar seguro. En palabras de uno de los responsables del rescate, tiene que ser buen conductor para haber llegado tan alto en esa carretera.

La canadiense que terminó en el fondo de un lago

coche-lago-gps-accidente

coche-lago-gps-accidente

El caso más reciente nos hace viajar hasta la canadiense población de Tobermory, Ontario, donde una chica de 23 años ha terminado en medio de un lago. Era un día de niebla y lluvia, y al llegar a un puerto el GPS le indicó que siguiera recto; lo hizo y podéis admirar el resultado justo encima.

Por suerte no hay nada que lamentar, porque la canadiense tuvo tiempo para bajar la ventanilla, coger su bolso y nadar hasta la orilla antes de que el coche se hundiese en el fondo del lago, según Cosmopolitan. La mujer se encuentra bien y no se han presentado cargos, pero, comprensiblemente, ha decidido no realizar declaraciones a los medios.

Extra: La anciana que iba a Bruselas y terminó en Croacia

croacia-belgica-anciana-gps

croacia-belgica-anciana-gps

Terminamos este curioso recopilatorio con un clásico que hizo mucho ruido en su momento: una señora de 67 años tenía que recoger a un amigo en la Estación del Norte de Bruselas, estando a 95 kilómetros de su casa en Erquelinnes. Lo gracioso viene cuando nos enteramos de que recorrió 1330 kilómetros y llegó a Zagreb, una localidad situada en Croacia.

Sabine Moreau, la protagonista de esta historia, padece demencia senil leve y se equivocó al introducir el destino en el GPS: una combinación fatal que la llevó hasta Croacia, pasando dos días en el coche. Volvió cuando se dió cuenta de su error, aunque la policía consiguió rastrear su itinerario a partir de los pagos que había hecho con su tarjeta de crédito.