sorpresa_pirateria

sorpresa_pirateria

Omicrono

Sorpresa: La discográficas dicen que si bajas música gastas menos dinero

Noticias relacionadas

Si hay algo que las discográficas no se cansan de hacer son estudios para tratar de confirmar en vano que el fruto de su trabajo está pudriéndose. En esta ocasión nos encontramos una vez más con datos tergiversados que no consiguen otra cosa más seguir alimentando unas ideas desfasadas y en desacuerdo con la evolución natural de la tecnología.

Meses atrás, salía a la luz en estudio de manos de la discográfica británica BMI, apuntando que los piratas (los que comparten música, no los de pata de palo…) eran los consumidores que más música legal compran. Algo que podría parecer contrario a lo que nos dicta la lógica, si estas personas pueden encontrar la música que quieren en la red de manera gratuita ¿por qué comprarían más música legal que el resto de los consumidores? El truco está en que no se puede meter a todos los piratas en un mismo saco: hay piratas que descargan y comparten música de manera ilegal y otros piratas que además compran música de manera legal.

Según este estudio, el 55,2% de la gente que comparte música de manera ilegal, son a su vez consumidores de música legal. Los datos apuntan que:

(1) Los consumidores que sólo consumen música legal compran de media £33.43 anuales.
(2) Los piratas, en total, compran de media £26.64 anuales.
(3) Los piratas que no consumen música de manera legal compran de media £0 anuales.
(4) Los piratas que consumen música de manera legal compran de media £48.26 anuales.

Estas cifras muestran que los piratas que compran música (4) consumen un 44% más que las personas que consumen música legal (1). Resultado que se utiliza para poder afirmar que los piratas consumen más música legal que los consumidores exclusivamente legales. Pero si unimos en el mismo grupo a todos los considerados piratas (3 y 4), esta media se reduce drásticamente (2), y por tanto puede llegar a afirmarse que los piratas gastan menos que los consumidores exclusivamente legales (1). Pero ¿podemos considerar consumidores a aquellas pesonas que no compran música de manera legal?

Sin duda lo que queda más que demostrado es que los medios legales de distribución no se ajustan a todos los perfiles del consumidor, gracias a lo cual podemos afirmar, una vez más, que el negocio de distribución de música necesita un cambio radical que aporte nuevas formas a un mercado tan maltratado.

Vía TorrentFreak