El Papa y Domenico Giani en una imagen de archivo

El Papa y Domenico Giani en una imagen de archivo Reuters

Europa Italia

El Papa se queda sin su ‘ángel de la guarda’, el espía del Vaticano dimite por chivato

Bergoglio califica de "pecado mortal" la filtración del jefe de seguridad Domenico Giani, que expuso un caso de financiación irregular. 

Roma

Noticias relacionadas

Para muchos Domenico Giani no fue sólo el jefe de la seguridad del Vaticano, sino el "ángel de la guarda" del Papa Francisco. En menos de dos semanas, sin embargo, el comandante de la Gendarmería vaticana ha tenido que dimitir debido a la fuga de información confidencial en relación a una investigación que está actualmente en marcha en el Estado más pequeño del mundo.

Según las primeras reconstrucciones que publican estos días los principales medios de comunicación italianos, cinco personas del aparato público vaticano – Mauro Carlino, Tommaso Di Ruzza, Vincenzo Mauriello, Fabrizio Tirabassi y Caterina Sansone – estarían supuestamente involucradas en un caso de irregularidades financieras, por un total de 200 millones de euros.

En todo esto, Domenico Giani, en cuanto número uno de la seguridad de la Santa Sede ha sido el principal responsable de no haber impedido la filtración de estos cinco nombres a la prensa, algo que el Pontífice consideró hace unos días un "pecado mortal", una expresión muy grave, además dicha por un Papa, que expresa toda su irritación por un hecho que no permite proteger a los investigados sobre la base de la "presunción de inocencia". El documento interno, filtrado hace dos semanas, estaba firmado por el propio Domenico Giani y contenía también las fotos de los investigados. Al día siguiente de la filtración, el semanal italiano L'Espresso las publicó y, a partir de ahí, terminó siendo noticia en los medios de comunicación internacionales.

Guardián de los secretos del Vaticano

Antes de prestar su servicio a Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco; Domenico Giani fue parte de los servicios secretos italianos durante muchos años antes de servir en el Estado más pequeño del mundo. Giani, que incluso el pasado domingo estuvo operativo en el Vaticano protegiendo al Papa Francisco, entró en la seguridad vaticana en 1999, y en los últimos 20 años ha gestionado los asuntos más delicados de la política vaticana como la desaparición de Emanuela Orlandi, los casos de pedofilia en la Iglesia y las filtraciones del caso Vatileaks. Según se aprende a partir de las principales agencias de noticias italianas, Domenico Giani ha sido clave a la ahora de evitar de las agresiones al Papa Benedicto XVI en las misas de Navidad de 2008 y 2009. Al parecer, Giani también ha sido un elemento clave para el acuerdo de paz entre cristianos y musulmanes que permitió el año pasado el viaje apostólico del Papa Francisco a la República Centroafricana.

"Los eventos que han tenido lugar en los últimos días han provocado un gran dolor al Santo Padre y esto me ha afectado profundamente", ha explicado este lunes Giani en una entrevista muy institucional a través de los medios de comunicación oficiales del Vaticano. "Dado que siempre he dicho que habría estado listo para sacrificar mi vida para defender la del Papa, con este espíritu he decidido de renunciar a mi cargo para no dañar de ninguna forma la imagen y la actividad del Santo Padre", declara Giani, quien añade: "He tenido el honor de servir a tres Papas".

Atendiendo a algunas cabeceras italianas, el ascenso de Giani hacia la cumbre de la seguridad vaticana ha sido muy "rápido". Esto podría deberse, según el periódico turinés La Stampa, a la gran influencia del obispo de su ciudad, Arezzo, el monseñor Roberto Carraro, quien habría sido el artífice de la recomendación con Juan Pablo II como destinatario para proponer las virtudes operativas de Giani.

Con el tiempo, Domenico Giani adquirió un rol cada vez más importante en la seguridad personal de los Papas, en un contexto que, en principio, era más fundamentalmente competencia de la célebre Guardia Suiza. Así pues, la Gendarmería vaticana pasará a consolidarse como cuerpo de policía judicial. Más tarde Giani será la pieza clave de los 70 viajes papales al extranjero en los que estará involucrado. Según apunta el diario Libero, Giani "ha sido el interlocutor de las policías y servicios secretos de todo el mundo".

El ya ex jefe de la seguridad vaticana visitó este domingo al Papa Francisco para acordar cómo proceder con las dimisiones. Tal como recoge el periódico italiano Corriere della Sera, Giani ha expresado su "amargura" por lo ocurrido, aunque siempre haya "actuado correctamente". En un comunicado emitido este lunes, la Santa Sede informó de la salida del comandante de la Gendarmería vaticana "para asegurar la debida serenidad a la investigación en curso" y "por amor a la Iglesia y fidelidad al Sucesor de Pedro". El Vaticano, además, consideró que la publicación de la orden confidencial "perjudicaba gravemente tanto la dignidad de las personas implicadas como la imagen de la Gendarmería". Entre otras cosas, porque el autor de la filtración sigue siendo desconocido.

La carrera profesional de Domenico Giani, ex jefe de la seguridad del Papa Francisco, podría continuar en Italia. Según informa el diario italiano Il Messaggero, desde el Vaticano habría llegado una petición al actual presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, con el objetivo de que se encuentre una solución alternativa para Domenico Giani, quien tiene muchas décadas de experiencia tanto en la seguridad vaticana como en la italiana. "He sentido vergüenza, como comandante, por todo lo ocurrido y por el sufrimiento generado", explica estos días Giani, quien añade: "He dedicado 38 años de mi vida al servicio de las instituciones, antes en Italia y luego 20 años en el Vaticano".

Tras las dimisiones de Domenico Giani este lunes, Gianluca Gauzzi Broccoletti, quien hasta hoy fue su número dos, será el nuevo jefe de la Dirección de los Servicios de Seguridad, de la Protección Civil del Estado de la Ciudad del Vaticano y Comandante del Cuerpo de la Gendarmería. Nacido en la localidad de Gubbio en 1974, entró en la Gendarmería en 1995. En sus años como directivo de seguridad bajo el mandato del Papa Francisco, ha desarrollado un gran clima de confianza con las diferentes secretarías del Santo Padre. Ha sido uno de los principales responsables de la seguridad de Juan Pablo II y Benedicto XVI en Castel Gandolfo al igual que en los cónclaves del año 2005 y 20013. Con el tiempo, informan los medios italianos, Gauzzi Broccoletti "ha demostrado ser competente y profesional en las investigaciones de carácter reservado" y ha acompañado a Jorge Mario Bergoglio en muchos viajes apostólicos y visitas pastorales tanto en Italia como en el resto del mundo.