Las periodistas Isabel García-Zarza y Charo Izquierdo.

Las periodistas Isabel García-Zarza y Charo Izquierdo. Javier Carbajal

Protagonistas

Isabel García-Zarza, del periódico a la abogacía: “Timoshenko alertaba de la amenaza rusa en 2005”

Charo Izquierdo e Isabel García-Zarza, del Consejo General de la Abogacía, charlan sobre temas tan relevantes como la conciliación o la maternidad. 

7 agosto, 2022 01:28

Conversar con Isabel García Zarza me produce una especial satisfacción. Y al mismo tiempo una cierta intimidación, teniendo en cuenta que trabajamos juntas durante ocho años, con una complicidad muy especial. Me hace gracia descubrir que ella también siente emociones similares. Y estoy segura de que entre las dos, lograremos una charla animada, si bien tranquila y en modo un poco castellano, aunque ella siempre intente escapar de ese cliché que imprime haber nacido en Salamanca.

[Marian Rojas Estapé, habla la psiquiatra del momento: "Sentirse solo es el gran veneno del siglo XXI"]

De Isabel sé bastante. Sé de su trabajo en agencia de prensa. Sé de su pasión por la corresponsalía en La Habana. No sabe ella que la envidié (sanamente) por ello, pues fue un destino con el que siempre soñé.

Trabajamos juntas en Yo Dona, con la pasión y el desgaste que significa poner en marcha un medio y un concepto nuevo. Nos bregamos en temas que eran excepcionales, y que hoy no tanto, como la conciliación, aunque siga siendo necesario rescatarlos. Fuimos (lo fue mucho) ambiciosas en la consecución de exclusivas. Tengo la sensación de que nos retroalimentamos. Todo ello nos generó mucho  cariño.

Las periodistas Isabel García-Zarza y Charo Izquierdo.

Las periodistas Isabel García-Zarza y Charo Izquierdo. Javier Carbajal

Trabajar con y por mujeres sigue siendo uno de sus objetivos, tanto que ha puesto en marcha con otras periodistas la plataforma Indómitas. Y en su recorrido se ha pasado a eso que en periodismo a veces se denomina el lado oscuro, que es la comunicación institucional, en su caso como periodista en el Consejo General de la Abogacía.

[Eva Piera: "No renuncié a nada importante como formar una familia y avanzar en mi profesión"]

“Son cosas que han ido surgiendo, y lo que une todo este recorrido es el interés por ir cortando historias. Y he ido aprovechando las oportunidades que me han surgido para hacerlo. Cuando estaba como corresponsal en Europa, en Bruselas, lo aproveché, y cuando surgió la oportunidad de irme de corresponsal a Cuba fue de esas veces que dices `esto no se puede desperdiciar y me tengo que ir a contar esas historias`", asegura.

Y añade: "Y lo mismo cuando estando allí me dijeron que se empezaba a montar un medio para hablar de mujeres y contar otras historias de mujeres y me pareció que era un momento trepidante, y que tampoco podía dejar pasar la ocasión. O sea que al final el hilo conductor ha sido eso, contar historias, que es lo que sigo haciendo a día de hoy, Y no voy a parar". 

Entrevista a Isabel García-Zarza Javier Carbajal

Charo Izquierdo.- Desembocar en el Consejo General de la Abogacía es algo más raro, ¿no? 

Isabel García-Zarza.- Se pueden contar muchas historias también desde el otro lado, desde la comunicación corporativa e institucional. Al fin y al cabo es lo que hago, con un foco legal, de abogados, de letrados… No he perdido mi misión, que es contar historias, en la medida que puedo con el foco puesto en las mujeres.

Ch.I.- De las que has contado, ¿con cuál o cuáles te quedas? 

I.G-Z.- Tengo un problema, y es que me enamoro de las historias que cuento, y no suelo enamorarme de las de presidentes o celebridades. Me enamoro de las personas, de la gente corriente que me transmite algo.

En Cuba descubrí gente fantástica que hacía cosas por sobrevivir, por ejemplo, que se echaba al mar en un bote. Y me sorprende que veinte años después se sigan echando al mar. Me atraparon muchísimo las historias de Yo Dona de mujeres increíbles a las que dimos la oportunidad de dar a conocer lo que estaban haciendo, cómo estaban luchando por conseguir sus sueños o por romper el techo de cristal. Fue fantástico. No sabría elegir una.

Y ahora, en el Consejo General de la Abogacía, me fascina conocer la labor que, por ejemplo, están haciendo los letrados del turno de oficio. Me fui hace unas semanas con motivo del Día de la Justicia Gratuita, el 12 de julio, con una de las 20.000 que atienden a las víctimas de violencia de género. Me pasé 24 horas con ella por las comisarías, viendo cómo están al lado de las víctimas. Esas historias me fascinan. 

Charo Izquierdo e Isabel García-Zarza.

Charo Izquierdo e Isabel García-Zarza.

Ch.I.- En estos últimos meses, con la ocupación rusa de Ucrania, me he acordado mucho de tu entrevista a Yulia Timoshenko, recién nombrada primera ministra…

I.G-Z.- Me he acordado muchísimo de cómo fue, cómo fue estar allí esperando aquella entrevista, lo complicada que fue y lo complicado que es y las vueltas que ha dado la historia. Me acuerdo muchísimo de la semana que pasamos en Kiev para conseguir aquella entrevista exclusiva. Fue la primera que concedió a un medio occidental.

En aquel momento, ya hablamos del conflicto ucraniano, porque ella claramente era muy partidaria de una Ucrania soberana, más democrática y más vinculada a Occidente. Ya hablamos de la presión rusa. Fue probablemente en 2006 (Lo comprobé días después de esta entrevista, y fue en 2005, el mismo año del nacimiento de la publicación).

Ch.I.- Siempre te recuerdo a la caza de la exclusiva.

I.G-Z.- Era la búsqueda de mujeres que tenían algo que decir. Nos dedicamos a descubrir mujeres, pero no solo conocidas, sino también muchísimas de a pie que estaban haciendo cosas, queríamos darles un papel en los medios, darles voz, visibilizarlas.

Ch.I.- Hablando de visibilizar, ¿no te parece extraño que siga habiendo tantas mujeres abogadas y tan pocas mandando? 

I.G-Z.- En el mundo jurídico ocurre como en otros ámbitos o incluso a lo mejor un poco más acentuado, porque es cierto que la pirámide es tremenda. En el Tribunal Supremo hay un doce por ciento de mujeres. En el Constitucional son tres de doce. El Consejo General del Poder Judicial no lo ha presidido nunca una mujer.

Hoy en día, la mayoría de licenciadas en Derecho son mujeres, también en las oposiciones a la judicatura y a los puestos del ámbito judicial. Sin embargo, les cuesta muchísimo ascender en la pirámide y por diversas razones.

Ch.I.- ¿Como cuáles?

I.G-Z.- Hay algunas específicas, como los plazos judiciales, o sea, su suspensión. Es una reforma que se está trabajando para que se contemple la suspensión del plazo judicial si una abogada va a dar a luz o está de baja, es decir que no le toque ir a juicio, que es algo que ocurre. Claro, no pueden dejar tirado ni a su cliente, ni el juicio.

Eso es un inconveniente para la conciliación y al final, influye en que a muchas mujeres les cueste seguir ascendiendo hacia puestos más altos. Es lo que pasa siempre, el techo de cristal, las dificultades para conciliar, el problema de la corresponsabilidad. Y eso les pesa a las mujeres y hace que la maternidad y tener hijos sea un estigma, como estamos viendo a diario.

Estamos en 2022 y seguimos hablando de eso, de que una mujer se quede embarazada, de que tenga que dar explicaciones si se coge la baja, si no se la coge… No se ha normalizado que las mujeres puedan seguir adelante con su carrera teniendo hijos. 

"Hay que dotar al sistema de cuidados, de un respaldo social para que sea compatible una vida profesional"

Ch.I.- Otro tema son la cantidad de leyes que afectan a las mujeres que en realidad son dictadas por hombres. 

I.G-Z.- Por eso es muy importante que haya justicia con perspectiva de género. No se trata tanto de quién la dicta, sino de que a la hora de ejecutar, de interpretar las leyes, haya una perspectiva de género, tanto si lo mira un hombre, como si lo mira una mujer. Eso lo cambia todo, porque debajo de muchas leyes que aparentemente son neutrales se esconden discriminaciones, sesgos y estereotipos. En el tema de las pensiones, por ejemplo.

Es importantísimo el complemento de maternidad en las pensiones para las mujeres que se han ocupado y han interrumpido su carrera profesional para cuidar de los hijos. Pero, ojo, que también hay hombres que han abandonado o descuidado o parado su carrera profesional por los hijos, y es muy importante que se les reconozca. Y los tribunales también lo están haciendo. La discriminación no solo afecta a las mujeres.

Ch.I.- Has hablado de baja y yo siempre insisto en no usar ese término, sino permiso, porque la baja es una enfermedad.

I.G-Z.- Lo importante es que se llame prestación por nacimiento y que sea igual para hombres y mujeres. Para mí es el principal cambio y puede ser un motor de cambio para ayudar a las mujeres en el mercado laboral. Porque cuando ves las cifras, lo que les penaliza es la maternidad. Ahí empiezan a descender en su carrera profesional, mientras que ellos se promocionan.

A una mujer se le cuestiona todo lo que hace, tanto si deja su profesión para ocuparse del hijo como si se embaraza, como si se incorpora al trabajo justo después de haber dado a luz. 

Ch.I.- ¿Hay una manera de cambiar esto desde el punto de vista legal? 

I.G-Z.- Es una labor social, la de entender que los cuidados han de tener un respaldo social, que no es algo que deban llevar solo las mujeres. Al final es como que ellas deben trabajar como si no tuvieran hijos. Hay que dotar al sistema de cuidados, de un respaldo social para que sea compatible una vida profesional plena con el cuidado de la familia para la persona que decida tenerla.

Nos estamos encontrando con muchísimos casos de mujeres que se ven obligadas a realizar elecciones que a lo mejor no querrían, porque no encuentran posibilidades para poder mantener ambas opciones, la carrera profesional por un lado y la familia por otro. 

Ch.I.- Y entonces tú que siempre has sido inconformista, te pones a lanzar algo que se llama Indómitas. ¿Qué es eso? 

I.G-Z.- Lo hemos lanzado tres periodistas con bastante recorrido en temas de comunicación, reporterismo, gestión cultural..., Silvia Oviaño, Pilar Forcén y yo. Nos parecía que había necesidad de impulsar estos contenidos sobre mujeres, para esto que hablábamos de la importancia de visibilizarlas.

Queremos hablar de pioneras aquí en España y ahora, no del siglo pasado, que están cambiando las cosas, incursionando por primera vez en mundos de hombres, cumpliendo sus sueños. Queremos contar lo que están haciendo y darlas a conocer.

Nos parecía que había hueco para este tipo de contenidos y propuestas. Por ejemplo, es muy importante que las niñas tengan referentes y que les digamos que pueden ser lo que quieran porque lo están haciendo otras mujeres y que lo vean, que vean en el espejo lo que se puede hacer.

Y también para que mujeres de otras edades se sientan capaces de cambiar su vida en cualquier momento, que sepan que nunca es tarde para perseguir sus sueños, para hacer lo que siempre han querido, para dar un vuelco a su vida. Queríamos lanzar ese mensaje en un momento en el que nos parece que la igualdad no es un proceso lineal. No todo avanza hacia adelante, sino que vemos riesgos de retrocesos. Y todo con un tono positivo, de celebración. Vamos a celebrar lo que están haciendo las mujeres y vamos a contarlo para inspirar a otras. 

Ch.I.- ¿En formato digital?

I.G-Z.- Empezamos como plataforma online antes de la pandemia. Ahora también queremos convertirlo en eventos culturales. Tenemos una exposición con fotos de mujeres maravillosas y potentísimas, sobre todo gallegas, que está itinerando por Galicia desde Navidades. Y vamos a montar en otoño el primer Indómitas de y en Asturias.

Ch.I.- Mujeres potentes del Norte.

I.G-Z.- De hecho, una de nuestras primeras 'indómitas' es una minera asturiana de la que hemos aprendido muchísimo. A la Direccion General de la Mujer del Principado de Asturias, que dirige Nuria Varela, le interesa el proyecto y nos están apoyando para hacer el primer Indómitas de ahí. Pero la idea es llevarlo a otros lugares de España.

[Nuria Varela: "Estamos pagando muy caro el éxito del feminismo del 8 de marzo de 2018"]

Ch.I.- ¿Y en qué consiste?

I.G-Z.- Es un encuentro. Queremos que sea un día súper festivo con charlas, mesas redondas, talleres…, que todo sea de cercanía…, que estamos todos hartos de pantallas, de zoom y de ver cosas por internet. La idea es que puedas ir allí y conocer a estas mujeres, compartir con ellas; tenemos desde la minera a una piloto, científicas, abogadas… 

"Cuando ves las estadísticas de violencia de género y los casos en menores y en adolescentes, claramente percibimos que algo estamos haciendo mal"

Ch.I.- Antes te preguntaba por la historia que más te había impresionado de las que habías contado. Ahora te pregunto por alguna indómita especial.

I.G-Z.- Me impresionó muchísimo una piloto del Ejército del Aire, la capitana Torres, que estuvo en la Patrulla Águila. Por su fuerza y por cómo me contó que tenía hijos gemelos y cómo llegaba a la guardería de la base en Torrejón de Ardoz, cómo llegaba su marido, también piloto, cómo los dejaba allí y cómo se iba a poner el uniforme especial para hacer maniobras en las que se arriesga la vida.

Me impresionó tantísimo esa dualidad de alguien que deja a los niños en la guardería y se sube al caza. Sobre todo, por su determinación, no tenía dudas. También me impresionó muchísimo la minera, la verdad.

O una capitana, piloto de helicóptero, Nuria Bravo, que está haciendo rescates en el Cantábrico con Salvamento Marítimo. Es brutal. Dirige el helicóptero y es la jefa de la operación, o sea que cuando está haciendo un rescate la que manda es ella. Dice que le costó que sus compañeros confiaran en que una mujer iba a dirigir el operativo de rescate.

Y una percebeira que de repente decidió irse a mariscar y tirarse a las aguas con una cuerda porque era su vocación. Todas hacen lo que quieren en contra de todo. 

Ch.I.- ¿Qué crecimiento tendrá Indómitas?

I.G-Z.- Llevarlo por toda España, queremos dar un chute de energía con mujeres maravillosas. Como una que se propuso hacer viticultura heroica, con vides antiguas, abandonadas en la Ribeira Sacra, que se disponen en terrazas de dificilísimo acceso, por eso se llama heroica…  Se trata de reconocer a estas mujeres que están en su pequeño entorno, cambiando las cosas verdaderamente. 

Ch.I.- ¿No crees que hay una generación que vuelve a ser muy feminista? 

I.G-Z.- Sí, sin duda, pero me preocupa el retroceso que se está viendo en todas las encuestas. En temas como la violencia de género o la percepción de las relaciones hombre y mujer. Me preocupan muchísimo las adolescentes y creo que es importante que hagamos todos una labor de educarlas, de mostrarles referentes y de enseñarles a lo que pueden aspirar. Es fundamental que estemos todos ahí como sociedad, para que no haya un retroceso en las posiciones que ocupamos las mujeres. 

Ch.I.- También habrá que educar a los niños…

I.G-Z.- Cuando ves las estadísticas de violencia de género y los casos en menores y en adolescentes, claramente percibimos que algo estamos haciendo mal. Si las jóvenes creen que los celos son una muestra de amor y les parece normal que su novio o su pareja o el chico que les gusta les controle el móvil, algo estamos haciendo muy mal. También si a los chicos les parece que es propio de una relación de pareja controlar a su chica de esa manera.

"Las españolas están dejando de tener hijos. Nos afecta como país, porque vamos hacia una pirámide demográfica muy difícil de mantener"

Ch.I.- Me temo que en la base de muchas de estos comportamientos, de muchos de estos casos de violencia y sobre todo, de la manera tan brutal en la que algunos niños tratan a las niñas está el consumo de porno. 

I.G-Z.- Sin duda, porque es su referente a falta de una educación sexual mejor en las familias o en los centros educativos. Están aprendiendo a través del porno al que tienen facilísimo acceso. Pero, ¿qué modelo de relación de pareja y de relación sexual están viendo a través del porno? Patrones no sanos.

Se está cosificando a las mujeres, estamos viendo niñas híper sexualizadas. Se les está enseñando que valen por su físico, que es su principal arma. Habría que dar alternativas de educación a los jóvenes. No se puede desligar la violencia del porno. 

Ch.I.- Te voy a decir una frase, a ver si la reconoces: “Llegará un día en el que no conciliar estará tan mal visto como un vertido tóxico”. 

I.G-Z.- Sí, sí. 

Ch.I.- Creo que en las primeras jornadas de conciliación que organizamos en la revista. Me la apunté y siempre que hablo de estos temas la repito, por supuesto reconociendo tu autoría. Y resulta que se está legislando para frenar el cambio climático y sin embargo, cuando se habla de conciliación se abre una inmensa duda social.

I.G-Z.- Se está avanzando muy poco. Pensábamos que se iba a avanzar mucho más rápido. Lo que hablábamos antes del permiso por nacimientos creo que es un paso importantísimo, pero hay que seguir avanzando en otros frentes y con menos tibieza. Yo creo que hay margen para impulsarlo con otro tipo de incentivos, como son los fiscales. No se puede dejar al libre albedrío, ni a las empresas ni a las personas.

Creo que hace falta ser muchísimo más firmes en este tema para conseguir un cambio, porque al fin y al cabo, ¿de qué estamos hablando? Estamos hablando de algo tan básico como que las españolas están dejando de tener hijos. Nos afecta como país, porque vamos hacia una pirámide demográfica muy difícil de mantener. Entonces, hay que ser menos tibio.

Hace falta un impulso muchísimo más firme, más decidido porque es una cuestión de sostenibilidad del país. Ya no es solo un tema de igualdad de género; va mucho más allá. Pero por alguna razón no acabamos de concienciarnos sobre este asunto complicado; al fin al cabo, todos los temas de igualdad se resumen en algo tan sencillo como repartir el espacio que hay en la mesa. Yo siempre lo digo, hay que repartir los sitios que hay en la mesa y cuesta mucho levantarse de una en la que has estado sentado mucho tiempo. 

Ch.I.- O sea, que hace falta una regulación… 

I.G-Z.- …mucho más decidida y mucho más clara. 

Cuenta Isabel lo importante que es que en el Consejo General de la Abogacía la presidenta sea una mujer, pero la realidad es que la justicia que es femenina no está precisamente dirigida por mujeres. De hecho, “de 83 colegios de Abogados, solo hay 18 decanas. En torno al 20 por ciento, que curiosamente es el mismo porcentaje de socias en los bufetes de abogados. Y hay muy pocas socias directoras”.

Esta es la Isabel periodista. Hay otra Isabel, que es la escritora, que ha publicado cinco libros. Le pregunto si tendrá alguno nuevo entre manos. Y con la discreción que le caracteriza solo contesta que “siempre se escribe, siempre se escribe”.

Y hay otra que es la madre, pero decido no tocar el tema personal…, lo dejo para la intimidad. Estoy segura de que en el caso de un hombre entrevistado no le preguntaría por sus hijos, ni por como ha compaginado carrera y paternidad. Pues eso.

Créditos de Maquillaje:

El maquillaje ha corrido a cargo de:

Noelia Lara Morales (Nueva Visión) para Ten Image Professional (Grupo Cazcarra).