El año político en Estados Unidos ha arrancado con polémica, y no tanto por la llamada del todavía presidente Donald Trump para alterar los resultados de las elecciones del pasado mes de noviembre, sino por el lenguaje inclusivo. Sí, en inglés también es este un debate que llega hasta los más altos órganos que representan al pueblo.

Noticias relacionadas

En la primera reunión del nuevo Congreso, el número 117 en la historia de EEUU y el más diverso, con récord de presencia femenina, la demócrata Nancy Pelosi ha sido reelegida como la presidenta de la Cámara de Representantes. Sin embargo, su compañero de partido Emanuel Cleaver protagonizó el momento de la jornada al cerrar la tradicional oración inaugural con una fórmula inédita: "Amen, and a-woman"

El demócrata quiso impregnar de carácter político la palabra que se utiliza para cerrar los rezos, jugando con que en inglés men significa "hombres" y woman "mujer". Este gesto comulga con la nueva línea que los demócratas quieren marcar a favor del lenguaje inclusivo: han propuesto un cambio en la normativa para reemplazar palabras como padre, madre, hijo, hija, hermano, hermana, tío o tía con otras de género neutro.

"Los demócratas han elaborado un paquete de reformas audaces sin precedentes, que harán que la Cámara sea más responsable, transparente y eficaz en nuestro trabajo para satisfacer las necesidades del pueblo estadounidense", ha anunciado Nancy Pelosi. El lenguaje inclusivo es una de las cuestiones incluidas en el documento de 45 páginas, además de otras referentes a la pandemia del coronavirus o el impulso de la economía, que será sometido a votación este lunes.

Por el momento, el "a-woman" de Emanuel Cleaver ya ha provocado feroces críticas de algunos representantes republicanos. "Amén en latín significa 'así sea'. No es una palabra con género. Desafortunadamente, los hechos son irrelevantes para los progresistas. Increíble", ha tuiteado Guy Reschenthaler, de Pensilvania.

Otros de sus compañeros se han manifestado en la misma línea. "Amén no tiene género. ¡Totalmente absurdo!", ha señalado Rick Crawford, de Arkansas. Tim Burchett, de Tennessee, ha añadido: "La corrección política se nos ha ido de manos".