Mapa de la parte de Málaga en la que se va a instalar la Zona de Bajas Emisiones.

Mapa de la parte de Málaga en la que se va a instalar la Zona de Bajas Emisiones.

Málaga ciudad

Nueve empresas optan a diseñar la primera gran zona de bajas emisiones de Málaga

El objetivo de este proyecto, valorado en unos 5 millones de euros, es crear un ámbito de 437 hectáreas donde se limitará el acceso al tráfico más contaminante.

26 mayo, 2022 19:23
Málaga

Noticias relacionadas

El proyecto de delimitación de una gran zona de bajas emisiones en Málaga capital, con una superficie que alcanzará las 437 hectáreas, sigue avanzando. Tras licitar la puesta en marcha de este plan, cuya inversión final ronda los 5 millones de euros, el Ayuntamiento ya tiene sobre su mesa las propuestas de las nueve empresas admitidas por la mesa de contratación para hacerse con este contrato.

De acuerdo con la información oficial disponible, las entidades son Aeronaval de Construcciones e Instalaciones, Elecnor Servicios y Proyectos, Etralux, Kapsch TrafficCom Transportation, Sistemas y Montajes Industriales, Sociedad Ibérica de Construcciones Eléctricas, Tecnologías Viales Aplicadas Teva, la UTE integrada por Abertis Mobility y Alumbrados, y la UTE de Eysa y TIS.

La firma que sea finalmente seleccionada tendrá un plazo máximo de 12 meses para crear la ZBE. La finalidad del proyecto, financiado en buena medida con fondos Next Generation, es adoptar medidas que permitan mejorar la calidad del aire y del ruido mediante la reducción del tráfico. 

Y ello propiciando un cambio en el reparto modal de la movilidad, disminuyendo el porcentaje de viajes con vehículo motorizado; favorecimiento a la circulación de los vehículos no contaminantes, y digitalizando la movilidad urbana. 

De manera genérica, a largo plazo "se tiene previsto que la reducción del tráfico rodado sea de un 20%, así como la disminución del 50% del porcentaje en el reparto modal de los vehículos motorizados y una reducción de los niveles de ruido de hasta un 25%". Asimismo, está prevista la reducción de emisiones de CO2 un 60%, un 88% el CO y 94% el NOx y un 96,4% el PM10. 

El ámbito de la ZBE tiene una estructura en anillo, que permitirá su configuración en dos niveles con diferentes políticas de restricciones. En el interior, las restricciones de acceso serán mayores, "solo permitiendo la entrada a vehículos autorizados, que pueden ser o bien los residentes o bien las autorizaciones que se facilitan para carga y descarga, servicios municipales, además de las entradas a parkings públicos que posteriormente se cotejan con la información introducida por los gestores de cada parking". 

En el exterior, la entrada quedará restringida en función del etiquetado DGT de los vehículos, además de seguir el mismo proceso de autorizaciones que en la zona interior. Para esta zona se planifican tres escenarios: a corto, medio y largo plazo, donde las restricciones en función del etiquetado de los vehículos van aumentando. 

Para avanzar en esta operación, el Ayuntamiento plantea la creación de una serie de puntos de control de accesos mediante cámaras de lectura de matrículas. En general, habrá una cámara por carril de circulación, tanto de entrada como de salida (para permitir las autorizaciones por tiempo determinado en la zona, como puede ser las de carga y descarga). Se proyecta un total de 97 puntos de acceso.